"Me cortaré el dedo índice": 5 rusos confiesan sus tácticas para esquivar la llamada a filas para luchar en la guerra de Ucrania

Después de que Vladímir Putin haya anunciado la movilización parcial, miles de rusos intentan abandonar el país.
Después de que Vladímir Putin haya anunciado la movilización parcial, miles de rusos intentan abandonar el país.

DIMUSE

Hasta 1,2 millones de personas podrían ser enviadas a luchar a Ucrania en el marco de la movilización rusa. Oficialmente, solo los reclutas están sujetos a la movilización parcial. Sin embargo, la realidad es diferente: han sido movilizados incluso personas sin experiencia de combate, con problemas de salud o padres con muchos hijos ya han recibido citaciones

Los rusos protestan, se esconden, huyen o, en algunos casos, deciden marchar al frente. Business Insider ha hablado con varios ciudadanos rusos sobre sus planes, temores y pesadillas.

Nikita (29 años) ha recibido su notificación para el frente en la comisaría tras ser detenido en una manifestación

"Por favor, perdóname por hablar de forma tan confusa, nunca he estado tan nervioso", se disculpa Nikita. Tiene 29 años, es poeta y anarquista, cuenta. Cuando el presidente ruso Vladímir Putin anunció la movilización parcial en un discurso televisivo el pasado miércoles, Nikita salió a las calles de Moscú para manifestarse. Allí, los agentes de policía lo detuvieron, lo llevaron a una comisaría y le entregaron bruscamente su citación para servir en armas en Ucrania.

Nikita no tiene experiencia militar. El ejército lo reclutó cuando tenía 19 años, pero al cabo de un mes las autoridades lo clasificaron como no apto para el servicio. Tuvo episodios depresivos e incluso suicidas, lo que puede haber sido el motivo de su baja, comparte hoy. No esperaba que tuviera que volver a servir en el Ejército.

"Soy pacifista y antimilitarista. Durante todos los meses de la guerra me he sentido impotente, confundido y aterrorizado. He llorado mucho", explica. Por eso, ha organizado protestas, por ejemplo, leyendo poemas contra la guerra en la Plaza Roja: "Estaba dispuesto a ir a la cárcel por eso. Pero pensé que la movilización estaba completamente descartada".

Nikita ahora quiere esconderse. No va en metro, cambia regularmente de paradero y evita las cámaras: "Si la policía me encuentra, me cortaré el dedo índice para no poder apretar el gatillo ni ir a la cárcel como objetor de conciencia. No pienso luchar".

El número de personas que se pueden movilizar en Rusia se indica en el séptimo punto del correspondiente decreto del presidente ruso. Sin embargo, este punto es secreto. El ministro de Defensa, Sergei Shoigu, habla de 300.000 reservistas, la cifra citada en muchos medios desde el discurso de Putin de la semana pasada. 

El periódico Novaya Gazeta, crítico con el Kremlin y cuyos periodistas han tenido que exiliarse en Europa, sostiene que en el pasaje correspondiente se da la cifra de un millón de personas. El medio se basa en una fuente del Kremlin. El portal online independiente Meduza habla incluso de 1,2 millones de personas. Se trata de la primera movilización de Rusia desde la Segunda Guerra Mundial.

¿Quién será reclutado?

Si la ley sale adelante, el proceso sigue reglas claras. Los cabos, suboficiales y guardiamarinas menores de 35 años, los oficiales menores de 50 años y los oficiales superiores menores de 65 años son reclutados en primer lugar. 

La segunda oleada incluye a soldados mayores de 35 años, a los suboficiales menores de 55 años, a los oficiales superiores de hasta 75 años y a los exentos del servicio militar por motivos de salud. La tercera oleada es para los soldados rasos mayores de 45 años y los suboficiales menores de 60.

Esta es la carta con la que Putin obliga a los rusos a luchar en la guerra en Ucrania

Según todo esto, Nikita no debería haber sido movilizado por pertenecer al segundo grupo. En la práctica, ya se ha convocado a un gran número de personas: Viktor Burgeyev, informático de 32 años sin experiencia militar, ha recibido una citación en la región de Moscú (Rusia). 

Los hombres de unos 40 años de Chechenia, Yakutia, Tatarstán y otras regiones también han recibido avisos para acudir a la primera línea del frente a pesar de no tener ninguna experiencia militar: es el caso de un hombre de 38 años y padre de 5 hijos que no había servido en el ejército, o un hombre de 63 años con diabetes en la región de Volgogrado. 

Así, la actual política de reclutamiento en Rusia no es una movilización parcial de facto, sino que afecta a toda la población masculina mayor de 18 años y puede afectar a cualquier persona de este grupo. En Buriatia, incluso se decretó la mvolización de un hombre que había muerto hace dos años.

Cada día, la gente en Rusia sale a la calle contra esta situación. Según la organización de derechos humanos OVD-Info, que hace campaña contra la persecución política en Rusia, entre el 21 y el 25 de septiembre han sido detenidas más de 2.300 personas. En muchos casos, al igual que Nikita, los manifestantes han acabado recibiendo notificaciones que les ordenan acudir al frente.

Maksim (35 años) es un padre y opositor que prefiere ir a la cárcel que a la guerra

Otro ejemplo es Maksim, de 35 años, padre de 3 hijos y activista opositor. La citación le ha sido entregada en el pueblo de Sinjawino, en la región de Leningrado, donde Maksim está empadronado. Sin embargo, solo sus padres viven allí. 

Él vive en otra dirección en Moscú, y eso le ha salvado hasta ahora. Al día siguiente, agentes de policía y funcionarios de la junta de reclutamiento incluso pasaron por la casa de sus padres para recoger a Maksim.

"Soy padre de 3 hijos. No tengo ninguna experiencia militar", cuenta a Business Insider

"Primero me eximieron del servicio militar porque estaba estudiando, luego tuve un hijo y me eximieron otros 3 años. Entonces murió mi primera esposa y, como padre soltero, quedé exento del servicio militar hasta los 27 años. Luego llegaron las citaciones para el entrenamiento militar, pero no fui. No debía estar en la primera categoría de reclutas de esta movilización", aclara.

Maksim está en la oposición desde 2012: fue observador en las elecciones presidenciales y participó en concentraciones antigubernamentales. "Antes de cada manifestación, la policía venía a mi casa: querían asegurarse de que no fuera a la manifestación. Pero, por supuesto, fui de todos modos. Solo en 2021 me multaron con 175.000 rublos (unos 3.115 euros) por asistir a mítines no permitidos", recuerda.

Putin está "completamente acorralado": las posibilidades de que use armas nucleares tácticas en Ucrania aumentan "cada día", según un exagente de la CIA

Lo que más le duele de la situación actual es que los rusos sigan sin salir a la calle en masa, incluso después de la anunciada movilización parcial: "La única pesadilla que he tenido en todos estos meses de guerra es que estoy en medio de una multitud de gente que llevan camisetas con la letra Z". Tras la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero, la "Z" se convirtió en un símbolo de los partidarios de Putin y de la guerra.

Después de la orden de movilización Maksim ha dejado su trabajo porque los empleadores están obligados a emitir citaciones a sus empleados. La citación solo se considera recibida si se entrega al recluta en persona y con su firma. 

La no comparecencia en la oficina de registro y reclutamiento cuando no se ha entregado la citación en persona se castiga con una multa de 500 a 3000 rublos (unos 9 a 53 euros). Por este motivo, Maksim planea cambiar su lugar de residencia con regularidad y así retrasar la recepción de la citación el mayor tiempo posible.

"No voy a salir del país, ni siquiera tengo pasaporte. Tampoco voy a sobornar a nadie para que no me manden a la guerra. Llevo muchos años luchando contra la corrupción en Rusia y no voy a cambiar mis principios. Así que entiendo que tarde o temprano me encontrarán. Si me arrastran a la junta de reclutamiento, rechazaré el servicio militar. Pueden meterme en la cárcel. Mentalmente, estoy preparado para ello. Lo peor es que mis hijos crecerán sin mí", lamenta.

El 24 de septiembre han entrado en vigor las modificaciones del Código Penal ruso firmadas por Putin. Castigan la negativa a participar en operaciones militares durante la movilización con 2 o 3 años de prisión o, si la negativa tiene "consecuencias graves", hasta 10 años.

Fyodor (25 años) es un piloto civil y quiere esconderse cuando reciba su aviso de primera línea

Fyodor, un piloto civil de 25 años (nombre cambiado a petición del protagonista), también quiere esconderse de la citación. Todavía no ha recibido una convocatoria, pero como soldado ordinario menor de 35 años con experiencia de servicio, entra en la primera oleada de movilización. Poco después de dejar la escuela, a los 18 años, Fyodor comparte que recibió una llamada de atención y se unió a las fuerzas aéreas y espaciales como soldado.

"Para seguir siendo un ser humano en el ejército y no convertirme en un animal entrenado, tuve que hacer un gran esfuerzo. Desde los primeros días en el ejército, se quita todo lo que hace a un ser humano: la libertad, la capacidad de expresarse, el orgullo y el respeto por uno mismo. No se lo deseo a nadie", asegura.

El 24 de febrero, Fyodor se enteró por su amigo de que la guerra había comenzado: "Iba en el metro y me dieron ganas de saltar, atravesar el vagón y gritar a los pasajeros: '¿Qué hacéis ahí sentados?. El mundo se derrumba ante nuestros ojos'; con impotencia acabo de llorar", cuenta. 

Entonces, decidió que, si se anunciaba la movilización, huiría al bosque y esperaría el reclutamiento en el desierto.

En la primavera de 2022, ya había empacado una mochila con una tienda de campaña, una sierra, un hacha, una pala, una bombona de gas con un hornillo y una barca con motor. "En el bosque es muy difícil alimentarse. Sobre todo en invierno. Pensé que tendría que escapar en verano y tener tiempo para instalarme y abastecerme para el invierno", explica. 

¿Cuánto tiempo tendría que sobrevivir en el bosque? No lo sabe: "Más de un año no sería deseable, por supuesto. Pero incluso los opositores al régimen soviético pensaron que emigrarían durante unos meses, y así acabó prolongándose durante 70 años".

¿Cómo podría ser procesada la Rusia de Putin por crímenes de guerra en Ucrania?

Cuando se le pregunta qué haría si se lo llevaran y no tuviera tiempo de huir al bosque, Fyodor guarda un largo silencio: "Sinceramente, aún no he pensado en ese escenario. Probablemente iré a la cárcel. Y si acabo en el campo de batalla, en cuanto vea a los ucranianos, correré hacia ellos, para rendirme"

Si Fyodor abandona la lucha, puede ser condenado a entre 3 y 10 años de prisión en virtud de las nuevas modificaciones del código penal. Los que desertan se enfrentan a 15 años.

Novaya Gazeta Europa informa de que unos 261.000 hombres han abandonado el país tras el anuncio de la movilización

Según el medio, el 21 de septiembre los rusos compraron todos sus billetes a países vecinos exentos de visado, como Turquía, Azerbaiyán, Armenia y otros. Algunos han quedado atrapados en atascos de una hora en la frontera ruso-georgiana este lunes 26, mientras otros han esperado en colas kilométricas para peatones en la frontera rusa con Kazajistán, la más larga de Rusia, con 51 puestos de control. 

De acuerdo con Meduza, también crítico con el Kremlin, las autoridades rusas podrían cerrar las fronteras a los hombres en edad de movilización. Una segunda fuente confirma que esto ocurriría pronto, "después de los referendos" en las autoproclamadas Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, así como en los territorios ocupados de las regiones ucranianas de Jersón y Zaporiyia.

Incluso si los hombres llegan a un país vecino, no están necesariamente a salvo. Kazajistán ya ha anunciado que cumplirá el acuerdo de deportación con Rusia y devolverá a los desertores si están en busca y captura en su país de origen.

Vasily (25) ha logrado escapar a Egipto después de haber recibido una notificación

Vasily, un moscovita de 25 años (ha pedido que no se mencionen su apellido ni su lugar de trabajo), ha conseguido comprar un billete de avión y volar a Egipto, a pesar de que ya había sido convocado a su punto de notificación el día en que se anunció la movilización. 

Ha servido como empleado en el Cuerpo de Fusileros y, aunque solo ha empuñado un arma 2 veces durante su servicio, se ha visto afectado por la primera ola de movilización. Cuando la policía acudió a su piso, Vasily dijo que estaba en el trabajo y que solo estaba su novia en casa; que no conocía personalmente a Vasily y que solo le había alquilado el piso.

Cuando Vasily se enteró de que le buscaban, comenzó a tener ataques de pánico: "Sentí como si el miedo me destrozara por dentro. Empecé a organizar la salida", cuenta. Finalmente, ha conseguido comprar billetes para Hurgada (Egipto).

"Fuimos al aeropuerto en 2 coches: el conductor del primero se aseguró de que no hubiera policías ni militares en la carretera, y el segundo me llevó para tomar otra ruta si era necesario", cuenta a Business Insider. En el camino, Vasily bebió valeriana y coñac al mismo tiempo. 

"Me sentí como un prisionero de guerra de la Segunda Guerra Mundial, comprobando ahora con mi cuerpo si el campo estaba minado: ¿me dejarían pasar en la frontera del aeropuerto o me llevarían a luchar?", se planteaba.

¿Apretará Putin el botón nuclear? Probabilidad y consecuencias que podría tener, según los expertos

"Cuando entré en el aeropuerto, reuní las últimas fuerzas para no mostrar mi emoción", continúa. En el control de pasaportes, el guardia fronterizo se llevó a Vasily aparte y le hizo preguntas: si había prestado servicio, si estaba en condiciones médicas y si había recibido una citación. 

A excepción de la última, respondió positivamente a todas las preguntas y le dejaron pasar. "Probablemente nunca he sido tan feliz, pero no pude relajarme del todo hasta que me fui", rememora.

Solo había 5 mujeres a bordo del avión de más de 200 plazas, describe Vasily: "Nunca he volado en un avión como este. Por un lado, todos estábamos contentos de que nos dejaran pasar. Por otro, la gente estaba tensa. Un hombre con el que hablé había dejado atrás a su mujer y sus 3 hijos en Rusia".

Desde Egipto, Vasily ha volado a Armenia, donde esperará a su novia. "Entonces trataré de ir a Alemania, parece que conceden asilo a los rechazados. O me iré a Qatar: he estado trabajando en el sector hotelero, y Doha es la sede de la Copa del Mundo, así que necesitan gente en el sector servicios", explica.

Ruslan (20) sigue esperando a ser llamado a filas, pero también iría a la guerra como voluntario

Ruslan, de 20 años, de la ciudad de Lipetsk ?pide que no se dé su apellido ni profesión?, no ha sido citado. Aunque la primera ola de movilización se aplica a él porque ha servido en las tropas encargadas de los misiles, se dio de baja del ejército hace menos de un año, en noviembre de 2021.

Ruslan aún no ha recibido ninguna convocatoria, pero hay algo que le diferencia del resto de personas con las que Business Insider ha hablado para este artículo: Ruslan quiere luchar.

Está a la espera de que le envíen la notificación. "Entonces, por supuesto, serviré. Pensaba volver al ejército en febrero, cuando comenzó la operación militar especial. No fui por razones familiares, pero si la convocatoria no llega pronto, yo mismo iré como voluntario".

Cuando se le pregunta contra qué quiere luchar o por qué lo quiere hacer en Ucrania, responde: "Ya sabes lo que ha pasado ahí durante los últimos 8 años". Cuando habla, Ruslan repite confusamente los eslóganes de la propaganda rusa, hablando del "régimen de Zelenski", "la prohibición de la lengua rusa" en el Donbás o "los niños rusos asesinados": "Se trata de nuestros hermanos, hay que ayudarlos".

 

Cuando se le pregunta si estaría dispuesto a matar a un ser humano, Ruslan responde que los nazis (así denomina a los militares ucranianos) no son seres humanos y añade que "aunque también hay simples militares que son obligados por Zelenski a ir a la guerra contra Rusia".

Ante la posibilidad de matar a algún civil, Ruslan afirma que "da miedo pensar algo así, pero ese no será el caso. Nuestra gente no mata a los civiles".

Antes de nuestra conversación, el joven ruso no había oído hablar de las fosas comunes o de las violaciones en Bucha, Irpín e Izium.

Ruslan dice no tener miedo, pero ¿y si fuera capturado o torturado? Entonces su voz cambia: "No he tenido una infancia fácil. Crecí en un orfanato cerca de Liptsk, y allí sufrimos abusos. No puedo contarlo todo, pero me golpearon la cabeza contra la pizarra y en los codos con un tenedor de hierro. Por eso soportaré la tortura, no traicionaré a mis camaradas".

Otros artículos interesantes:

Esta es la carta con la que Putin obliga a los rusos a luchar en la guerra en Ucrania

Putin está "completamente acorralado": las posibilidades de que use armas nucleares tácticas en Ucrania aumentan "cada día", según un exagente de la CIA

¿Cómo podría ser procesada la Rusia de Putin por crímenes de guerra en Ucrania?

Te recomendamos