Cómo llevar una vida sana también puede suponer un mayor ahorro de dinero

Mujer preparándose la comida
Getty

Para ahorrar dinero hay muchas variables que pueden ayudar. Más de lo que te puedes pensar.

Más allá de llevar unas finanzas personales con una buena planificación financiera, que es fundamental, hay otros factores que influyen para que tu salud económica sea mejor. En este sentido, muchas de las metas de superación personal que las personas se establecen se reducen a 2 cosas: mejorar su salud o mejorar su economía doméstica.

Lo que muchos no saben es que el binomio entre salud y economía, que se ha puesto aún más de relieve con la pandemia del COVID-19, puede tener una importancia mayúscula si van de la mano. La mejora de la salud y la mejora financiera tienen mucho en común: ambas requieren concentrarse en realizar cambios en la vida diaria, y ambas tardan un tiempo en comenzar a mostrar efectos notables. 

No obstante, si como ahorrador te mantienes fiel a los cambios, los efectos positivos pueden alterar profundamente tu vida económica.

El truco está en que cuando tomas medidas para mejorar tu salud, a menudo también influye en tus finanzas personales. Si los cambios de hábitos, hacia una dinámica más saludable, se hacen con cuidado, dan como resultado grandes beneficios económicos a largo plazo, e incluso algunas ventajas en un marco temporal más inmediato.

La pregunta es obvia: ¿por qué una vida sana hace que puedas ahorrar dinero? Y algunos conceptos que lo explican.

La importancia de los vicios y de la alimentación

En primer lugar, cabe destacar que la mayoría de los vicios relacionados con el consumo, como el tabaquismo, el consumo de alcohol, el abuso de sustancias y los refrescos, no solo son perjudiciales para la salud, sino que también son costosos desde el punto de vista financiero. 

Esos hábitos repercuten en las finanzas personales por el desembolso que suponen después de su consumo, haciendo que tu bolsillo se quede más vacío. Por eso, reducir esas prácticas puede ser beneficioso desde el punto de vista del ahorro en el largo plazo. 

A ello hay que sumarle que seguir una buena alimentación también representa un mayor ahorro. Los alimentos crudos y saludables son bastante económicos. Los pilares de una dieta saludable, como las frutas y verduras frescas y los cereales integrales, son bastante baratos. 

Muchas frutas y verduras frescas, como plátanos, zanahorias y coliflor, siempre son económicas, y las frutas y verduras frescas a menudo tienen descuentos en los supermercados. Mientras, las verduras congeladas también suelen menos costosas. 

Además, productos como alubias, avena, arroz integral, requesón y quinoa también son casi siempre muy económicos. Hacer que estos elementos sean más importantes para sutu dieta puede ahorrarle muchas cantidades de dinero, en comparación con llevar una rutina alimenticia diferente y poco cuidadosa.

Una vida saludable mejora las pólizas de los seguros

Un concepto en el que seguro que no has caído es que llevar una vida saludable hace que tu salud sea mejor, lo cual repercute directamente en las pólizas que tengas que pagar de tus seguros de vida al tener menos probabilidades de desarrollar alguna patología

Las tasas de los seguros de vida y de otro tipo serán más bajas si estás sano. Algunos factores determinantes importantes para el coste de muchos factores de seguro incluyen tu peso, presión arterial y el resultado de un análisis de sangre básico, todo lo cual puede mejorarse si llevas una vida saludable.

Prácticas low cost para llevar una vida saludable que influyen positivamente en el ahorro

A pesar de que esos beneficios suenan muy bien, existe la percepción de que una vida más saludable es más cara. Pero eso no es verdad. Hay recomendaciones que puedes seguir para que tu bolsillo vea el impacto positivo a corto plazo. 

En primer lugar, si eliminas el tabaco, y reduces o eliminas el consumo de alcohol y los refrescos tendrás unos efectos inmediatos en tu economía doméstica.

Igualmente, comiendo más frutas, verduras y cereales. Mientras, el ejercicio siempre es bueno, pero no es necesario que te apuntes a un gimnasio. Haz que salir a caminar sea parte de tu rutina diaria.

Por último, una noche de sueño completa e ininterrumpida en la que te despiertes naturalmente por la mañana tiene enormes beneficios para la salud más allá de simplemente sentirse mejor al día siguiente. 

Trata de acostarte más pronto, idealmente lo suficientemente temprano para levantarte naturalmente antes de que suene la alarma.

Otros artículos interesantes:

5 formas de preparar tus finanzas personales antes de pedir un préstamo

Cuánto dinero habrías ganado al invertir 1.000 euros en acciones de Apple desde el nombramiento de Tim Cook como CEO

La nueva vida de la central hidroeléctrica más antigua del mundo: “Ganamos más dinero con la minería de bitcoin que vendiendo electricidad”