Cómo reconocer las grasas trans en las etiquetas, "un producto químico tóxico que mata" y que la OMS quiere erradicar

donuts, bollería, ultraprocesados
  • Su consumo causa unas 500.000 muertes al año por cardiopatías coronarias, advierte la Organización Mundial de la Salud (OMS). 
  • Aunque en Europa se impone un límite a su presencia en los productos de alimentación, los expertos aconsejan excluir por completo las grasas trans producidas industrialmente. Conoce cómo puedes identificarlas en el etiquetado.

La OMS designó la eliminación de los ácidos grasos trans producidos industrialmente (AGT) uno de sus objetivos prioritarios en 2018. Lo que pide cumplir a nivel mundial para 2023.

Desde que esta meta fue creada, la puesta en práctica de políticas obligatorias que regulen este compuesto artificial por parte de las naciones lleva un ritmo muy desigual. Mientras que alrededor de 940 millones de personas en países de renta alta están protegidas por estas medidas, nadie que viva en países de renta baja tiene la misma protección normativa

Lo que se traduce en que unos 5.000 millones de personas siguen expuestos a sus efectos nocivos en la salud. La grasa trans puede encontrarse en bollería industrial, alimentos envasados, o aceites de cocina entre otros productos. La OMS calcula que su consumo causa unas 500.000 muertes al año por cardiopatías coronarias, según el último informe sobre este tema, publicado este lunes.

"Las grasas trans no tienen ningún beneficio conocido, y entrañan enormes riesgos para la salud que suponen enormes costes para los sistemas sanitarios", remarca en nota de prensa Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS. 

"Por el contrario, eliminar las grasas trans es rentable y tiene enormes beneficios para la salud. En pocas palabras, las grasas trans son un compuesto químico tóxico que mata, y no deberían tener cabida en los alimentos. Es hora de eliminarla de una vez por todas". 

Cómo reconocer las grasas trans en el etiquetado

La grasa trans se obtiene de manera artificial a través de un proceso llamado hidrogenación por el cual los aceites líquidos se convierten en sólidos. Por otro lado, también están presente de manera natural en las carnes y productos lácteos de vaca, oveja o cabra. Estas grasas trans de origen natural suponen entre el 2 y el 9% del contenido total de grasa de estos productos. 

Su ingesta, en concreto la de origen industrial, se asocia a un mayor riesgo de infartos de miocardio y muerte por cardiopatía coronaria, una de las primeras causas de fallecimiento a nivel mundial. Entre otros efectos parece influir en la resistencia a la insulina del organismo.

 

La EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) establece que el consumo de AGT debe mantenerse tan bajo como sea posible. La OMS recomienda que las grasas trans supongan menos del 1% de la ingesta total de calorías. "En particular, las grasas trans producidas industrialmente no forman parte de una dieta saludable y se deberían evitar", añade.

Actualmente, el límite en la Unión Europea está marcado en 2 gramos de grasas trans por cada 100 gramos de grasas presentes en los alimentos, siguiendo las directrices de la OMS. Sin embargo, no es obligatorio reflejar el contenido en el etiquetado.

¿Cómo saber si un alimento aporta grasas trans industriales o no? En general este compuesto aparece en comida rápida, bollería industrial, cremas para untar, pizzas, salsas, helados o precocinados entre otros, permite saber la tecnóloga de los alimentos, Beatriz Robles.

"Para que los consumidores sepamos qué productos tienen AGT, el Reglamento 1169/2011 obliga a que los alimentos que contengan aceites refinados de origen vegetal que contengan grasas hidrogenadas lo indiquen en la etiqueta especificando si son “grasas parcialmente hidrogenadas” o “grasas totalmente hidrogenadas”, explica la experto en su blog.

Las grasas trans sólo estarán en los productos con "grasas parcialmente hidrogenadas". Por lo que este es el término que debes buscar en las etiquetas.

La ingesta de AGT se asocia a un mayor riesgo de infartos de miocardio y muerte por cardiopatía coronaria, una de las primeras causas de fallecimiento a nivel mundial

A pesar de los recientes avances hacia la eliminación de las grasas trans de los alimentos, unos 5.000 millones de personas siguen desprotegidas frente a sus efectos nocivos, lo que aumenta su riesgo de cardiopatías y muerte, afirmó el lunes la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

Las alternativas incluyen limitar las grasas trans a dos gramos por cada 100 gramos de grasa total en todos los alimentos, y prohibiciones nacionales obligatorias de la producción o el uso de aceites parcialmente hidrogenados -una fuente importante de grasas trans- como ingrediente en los alimentos. 

En la actualidad, nueve de los 16 países con la mayor proporción estimada de muertes por cardiopatías coronarias causadas por la ingesta de grasas trans no cuentan con una política de mejores prácticas.  

Se trata de Australia, Azerbaiyán, Bután, Ecuador, Egipto, Irán, Nepal, Pakistán y la República de Corea.

Actualmente, el límite en la Unión Europea está marcado en 2 gramos de grasas trans por cada 100 gramos de grasas presentes en los alimentos, siguiendo las directrices de la OMS. Aunque muchos expertos recomiendan directamente disminuir su ingesta todo lo posible.  

Sin embargo, la fuente principal de grasas trans es la industrial, que las produce al hidrogenar parcialmente aceites vegetales. https://fundaciondelcorazon.com/blog-impulso-vital/3739-este-es-el-peligro-de-las-grasas-trans-para-tu-corazon.html

Los expertos explican que actualmente la legislación no obliga a declarar el contenido de grasas trans en el etiquetado aunque se pueden reconocer como 'grasas hidrogenadas’ o ‘grasas parcialmente hidrogenadas’. 

Otros artículos interesantes:

15 comidas que pueden causarte enfermedades cardíacas

Científicos españoles identifican cómo el aceite de palma favorece la metástasis

Cómo diferenciar las grasas saludables de las grasas malas

Te recomendamos