Pasar al contenido principal

El reconocimiento facial va a llegar a tu oficina: por qué las compañías que desarrollan esta tecnología creen que la pandemia es un punto de inflexión para su adopción

Reconocimiento facial
Getty

  • Expertos en reconocimiento facial avisan de que esta tecnología se normalizará durante la pandemia, ya que tanto inquilinos como propietarios quieren métodos de acceso rápidos a oficinas para evitar exponerse al virus.
  • La tecnología ha sido vista como una potencial amenaza a la privacidad, pero estos expertos aseguran que se puede desplegar de forma responsable en oficinas y puestos de trabajo.
  • Firmas como Clearview AI han preocupado a muchos después de recopilar imágenes de internet para crear una base de datos con millones de caras sin el consentimiento de nadie.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El reconocimiento facial se ha estado usando de forma discreta en farmacias y tiendas de comida, y por al menos uno de los grandes arrendatarios de Nueva York.

La reacción ha sido feroz, lanzando preguntas difíciles de responder sobre cómo la monitorización y catalogación de caras promueve métodos de vigilancia e invade la privacidad.

Pero expertos conocedores de la materia aseguran que el estigma que sufre esta tecnología se podría reducir durante la crisis del coronavirus, a medida que el reconocimiento facial puede jugar un papel clave en los accesos a las oficinas ahora que se levanta el confinamiento en varias zonas de EEUU.

"Creo que ahora más que nunca podremos usar el reconocimiento facial de una forma responsable para acceder a sitios", detalla Shaun Moore, CEO de Trueface, una compañía que desarrolla programas que leen rostros.

Leer más: Logran hackear un modelo de reconocimiento facial similar al que se usa en los aeropuertos para identificar a personas que tienen prohibido volar: así lo han conseguido

"La gente asume que esta es una forma de vigilancia, pero creo que muchos olvidan que usar un móvil o una tarjeta de crédito es lo mismo. De hecho, se recopilan más datos con estas otras dos tecnologías".

El sistema de acceso a grandes oficinas ha sido el mismo durante décadas: los inquilinos pasan sus tarjetas en unos tornos para abrir puertas bloqueadas, mientras que los invitados deben dar sus datos a un vigilante.

Pero ya hay un movimiento para actualizar estos sistemas.

Leer más: La Guardia Civil quiere probar el reconocimiento facial y otras tecnologías de vigilancia en el festival de música Viña Rock

"Hemos hecho un estudio sobre edificios comerciales de más de 14.000 metros cuadrados y hemos descubierto que solo el 5% tienen compatibilidad con apps de móvil", apunta Aaron Lapsley, responsable de Edificios Digitales de la inmobiliaria Cushman & Wakefield. "Pero este número está creciendo rápido".

Implementar accesos sin interrupciones ha pasado de ser una anécdota distintiva a ser un imperativo sanitario, a medida que los propietarios buscan crear entornos seguros con el contacto físico minimizado, para evitar exponer a los inquilinos a gérmenes o virus.

Aunque algunas apps de móvil permiten a trabajadores e invitados recorrer un edificio e incluso llamar a un ascensor sin tener que pulsar ningún botón más allá de su teléfono, los expertos abundan en que la tendencia podría desembocar en la implantación de más reconocimiento facial para crear entornos más fluidos.

Leer más: La Agencia Española de Protección de Datos investiga a Mercadona por las cámaras de reconocimiento facial que está instalando en sus supermercados

"Si quieres entrar en un espacio usando tu móvil en el bolsillo, tienes que tener la app encendida constantemente para que se comunique todo el rato con los sistemas de seguridad del edificio", detalla Lapsley.

Las preocupaciones por la privacidad también prevalecen en este sentido por el rastreo de móviles. Algunas compañías han aprovechado estas apps para registrar la ubicación y el comportamiento de los clientes y vender todos estos datos para que productos lancen campañas de publicidad perfiladas.

"Creemos que hay futuro para el reconocimiento facial en edificios", incide también James Segil, presidente y cofundador de Openpath, una compañía que fabrica equipamientos y sistemas para controlar accesos. "Llevará tiempo", reconoce.

Segil considera que el proceso de visualizar a los inquilinos se normalizará gracias al uso de escáneres térmicos, que están siendo desplegados por firmas propietarias que quieren comprobar si empleados o invitados tienen fiebre.

"No será difícil añadir el reconocimiento facial en algún momento".

Los problemas de privacidad del reconocimiento facial

Algunas de las preocupaciones más recientes sobre el uso del reconocimiento facial es la polémica de Clearview AI, la compañía que ha desarrollado un algoritmo gracias a la recopilación de millones de caras de fotos publicadas en internet. La compañía crea apps y cámaras que utilizan la base de datos de esos rostros para identificar a cualquiera, sin su conocimiento o consentimiento. Ha sido denunciada en Europa.

Un reportaje de marzo de Buzzfeed revelaba que Rudin Management, una inmobiliaria de Nueva York, usaba Clearview AI como sistema de vigilancia en sus propiedades. La firma aseguró a Buzzfeed que habían dejado de utilizar su tecnología.

Expertos en reconocimiento facial aseguran que los métodos que utilizan ellos para controlar el acceso a oficinas son muy diferentes. Inquilinos y propietarios controlan las bases de datos con los rostros, la participación es voluntaria, y los individuos que no quieran seguir cediendo sus datos biométricos tienen el derecho a que se les elimine de las bases de datos.

Leer más: He probado una herramienta de reconocimiento facial para ver qué fotos mías hay publicadas en internet, y los resultados han hecho que me preocupe todavía más sobre mi privacidad

"La privacidad es una preocupación legítima si las cosas no se hacen bien", reconoce Moore. "Invertimos mucho tiempo educando a clientes sobre cómo se deben hacer las cosas".

Moore asegura que el interés por esta tecnología sigue creciendo. Trueface, dice, va camino de duplicar sus ingresos este año. Asegura que la firma ha levantado cerca de 5 millones de euros de inversores y todavía no da detalles de sus beneficios.

Openpath, que utiliza el software de Trueface, ha levantado cerca de 60 millones de euros en rondas de inversión en los últimos 4 años, dice su fundador, Segil. Asegura que sus productos de control de accesos ya están funcionando en más de 2.000 edificios.

"Hemos tenido mucho tirón en muy poco tiempo", considera. "Y tenemos planes más profundos y grandes".

Aun así, muchos propietarios siguen reticentes al despliegue de estas tecnologías.

Leer más: Una empresa española acaba de anunciar que su tecnología de reconocimiento facial es capaz de identificar a sus usuarios aunque lleven mascarilla

"Basándome en mis conversaciones con los inquilinos, muchos encuentran el concepto del reconocimiento facial algo intimidante y se oponen a la idea", resume Craig Deitelzweig, CEO de Marx Realty, que tiene un portfolio de más de 400.000 metros cuadrados en espacios comerciales.

Esta impresión podría cambiar rápidamente a medida que los inquilinos vayan regresando a las oficinas, entiende Lapsley. Habla en un país, Estados Unidos, en el que el confinamiento no se ha levantado por completo y muchos empleados todavía no han regresado a la oficina: siguen trabajando desde casa.

"Es difícil decir cuándo crecerá esto"; reconoce Lapsley. "Estamos en agosto y las decisiones sobre cuándo volver a la oficina se han retrasado. Los niveles de ocupación están por debajo del 10% en muchas ciudades. No está claro cuándo se invertirá en mejorar los sistemas de acceso. Pero sabemos que será importante en edificios comerciales grandes y esperamos que ocurra tan pronto como los usuarios vuelvan a los espacios".

Y además