Pasar al contenido principal

Así se verá afectada tu declaración de la renta de 2019 si tienes 2 o más pagadores

Un hombre entra en la Agencia Tributaria
Reuters
  • Que tengás 2 o más pagadores no significa necesariamente que tu declaración de la renta salga a pagar.
  • En realidad depende del caso particular de cada contribuyente, ya que son varios los factores que deben darse para que se cumpla o no este supuesto.
  • A continuación, se detalla qué debes tener en cuenta con tu declaración de la renta si dispones de 2 pagadores o más.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La campaña de la renta 2019 arranca el próximo 1 de abril de 2020, y ya puedes consultar todas las fechas clave en el calendario.

Aunque todavía no haya empezado el plazo, es habitual que en estos momentos aparezcan dudas y cuestiones que hasta ahora no te habías preguntado. Por ejemplo, el importe mínimo que te obliga a presentar la declaración de la renta, o qué aspectos debes tener en consideración si dispones de 2 pagadores o más.

El primer punto que debes aclarar es si estás exonerado de presentar la declaración de la renta. Según la Agencia Tributaria, aquellos contribuyentes cuyos rendimientos íntegros del trabajo no superen los 22.000 euros anuales con un solo pagador están exentos de llevar a cabo el trámite.

Del mismo modo, aquellos que dispongan de 2 o más pagadores no tienen que presentar la declaración de la renta si no superan los 22.000 euros anuales, siempre y cuando las cantidades recibidas por el segundo pagador y los sucesivos no superen en conjunto la cifra de 1.500 euros al año.

Leer más:  Cuánto tendrás que esperar la devolución de la declaración de la Renta

Hay un último límite, en este caso de 14.000 euros al año, si se obtienen ingresos por parte de 2 o más pagadores, superando la suma del segundo y los posteriores pagadores la cuantía de 1.500 euros al año conjuntamente. 

Cuál es el resultado de la declaración de la renta con 2 o más pagadores

Cuando se tiene un solo pagador normalmente la declaración no sale a pagar, ya que la empresa retiene el IRPF del contribuyente y no tiene por qué haber lugar a errores o desequilibros. Algo que suele ocurrir con más facilidad cuando se tienen 2 o más pagadores, ya que estos pueden aplicar la retención como si fuesen los únicos.

En estas situaciones, para que exista el equilibrio, el contribuyente debe pagar una cantidad determinada a la Agencia Tributaria. Llegado a este caso, existe la posibilidad de fraccionar el pago.

Para evitar que se produzca, el contribyente tiene que aplicar para cada renta la retención que corresponde según los ingresos que se obtienen, y teniendo siempre en cuenta a los pagadores sucesivos. De este modo es más complicado caer en errores y la declaración de la renta no saldrá a pagar.

[Fuente: 20 minutos]

Y además