Pasar al contenido principal

Enfermos de coronavirus que deberían estar inconscientes por falta de oxígeno pueden parecer perfectamente sanos: los médicos lo llaman "hipoxia silenciosa"

Un médico examina a un paciente de COVID-19 en la unidad de cuidados intensivos del hospital Circolo en Varese, Italia, el 9 de abril de 2020.
Un médico examina a un paciente de COVID-19 en la unidad de cuidados intensivos del hospital Circolo en Varese, Italia, el 9 de abril de 2020. Flavio Lo Scalzo/Reuters

Flavio Lo Scalzo/Reuters

  • Algunos pacientes con coronavirus están ingresando en hospitales con "hipoxia silenciosa", una situación en la que, a pesar de tener niveles peligrosamente bajos de oxígeno en sangre durante días, no presentan dificultad para respirar.
  • Los médicos suelen tratar a estos pacientes con un respirador, pero algunos se están recuperando sin ese tratamiento.
  • Las personas enfermas sin dificultad para respirar pueden controlar sus niveles de oxígeno en sangre utilizando un dispositivo llamado oxímetro de pulso.
  • Algunos pacientes con coronavirus están desarrollando niveles peligrosamente bajos de oxígeno mucho antes de que comiencen a sentir falta de aliento.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El doctor Richard Levitan fue el primero en notar lo que se conoce como "hipoxia silenciosa" cuando se ofreció como voluntario en un hospital de Nueva York durante 10 días en marzo. Pacientes aparentemente leves llegaron con niveles de oxígeno en sangre tan bajos que deberían haber estado inconscientes, escribió en The New York Times, y sus escáneres de tórax revelaron una neumonía desenfrenada.

"Sus rayos X se veían horribles, su oxígeno era terrible y, sin embargo, están completamente despiertos, y sólo decían que habían estado algo enfermos durante unos cuantos días", menciona a CNN Levitan, quien trabaja como médico de emergencias en Littleton Regional Healthcare, New Hampshire.

Si un paciente empieza a notar serias dificultades para respirar, su enfermedad podría estar peligrosamente avanzada. Levitan señala que esto ocurre —generalmente— entre 2 y 7 días después de los primeros síntomas de COVID-19, aunque se manifiesta de forma distinta dependiendo de la persona.

"Algunos pueden requerir un respirador", agrega el doctor. A la larga, el síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA) que provoca el coronavirus puede cicatrizar el tejido pulmonar, si el paciente sobrevive.

Leer más: Los ERTE por fuerza mayor se ampliarán hasta el 30 de junio tras el acuerdo entre Gobierno, sindicatos y patronal

Varios sanitarios estadounidenses han confirmado que el 80% de los pacientes con COVID-19 a los que se les trató con respiradores terminaron por fallecer en las dependencias neoyorquinas. Los supervivientes, pocos, salieron del aprieto con daños físicos y psicológicos a largo plazo.

"Contraer neumonía desde el principio, antes de que se presente la falta de aliento, podría evitar a los pacientes el sufrir hipoxia silenciosa, la cual supone un auténtico quebradero de cabeza para los médicos encargados", según Levitan.

Los doctores no saben tratar la hipoxia silenciosa

La neumonía hace que los sacos de aire de los pulmones se llenen de líquido, evitando que difundan oxígeno en la sangre. Si a su vez tienen la hipoxia regular, la más normal, esa acumulación de líquido endurece los pulmones rápidamente y provoca una sensación de disnea.

Pero la hipoxia silenciosa es diferente y mucho más peligrosa. Con ella, los pulmones siguen siendo (o pareciendo) flexibles, por lo que empiezan a perder su capacidad de absorber oxígeno poco a poco hasta que es demasiado tarde.

Leer más: La apertura de las guarderías y colegios en la siguiente fase de la desescalada contrasta con las dudas de los científicos sobre cómo propagan los niños el coronavirus

"El problema es que no estamos acostumbrados a ver este volumen de pacientes con SDRA profundamente hipóxicos y, sin embargo, no parecen enfermos", resalta a Business Insider el doctor Trevor Pour, médico de emergencias del Sistema de Salud Mount Sinai. "Es confuso".

En el último mes ha surgido un debate sobre si se debe tratar a los pacientes con falta de oxógeno con un respirador ("intubarlos"). "Comenzamos a tratar esto como un proceso de intubación porque es lo que hemos hecho históricamente", relata Pour.

Leer más: Test masivos, rastreo de positivos y tecnología: así ha conseguido Asia avanzar en la desescalada sin sufrir rebrotes

"Los pacientes que no tienen dificultades para respirar pueden recuperarse con un tratamiento de oxígeno simple en lugar de un respirador, incluso si sus niveles de oxígeno en la sangre son bajos", menciona a Live Science la Astha Chichra, doctora de cuidados críticos de la Facultad de Medicina de Yale.

"La diferencia clave que hemos encontrado entre estas personas es que las personas a las que más les cuesta respirar son los que generalmente necesitan intubarse", señala Chichra.

Un dispositivo barato y a la venta puede detectar niveles bajos de oxígeno en la sangre

Cualquiera puede medir sus niveles de oxígeno en la sangre con un oxímetro de pulso. Este dispositivo, que vale entre 25 y 45 euros en la mayoría de farmacias, es "extremadamente fiable".

"La oximetría de pulso no es más complicada que usar un termómetro", mencionaba Levitan en el Times. "Se encienden con un botón y se colocan en la punta de los dedos. En unos segundos, se muestran dos números: saturación de oxígeno y pulso".

La mayoría de médicos considera que una saturación de oxígeno del 95% al ​​100% supone que el paciente está sano. Una vez pasa por debajo del 90%, los datos indican una emergencia clínica, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Leer más: Sin camareros, ni cartas, ni descargarse una app: la solución de una startup para llevar la comanda automáticamente a cocina sin contacto

En el caso de algunos pacientes con COVID-19, los hospitales han visto niveles tan bajos como del 50%, lo que debería dejarlos inconscientes.

Para evitarlo, los enfermos con otros síntomas como tos, fiebre o fatiga, pueden usar un oxímetro de pulso diariamente durante dos semanas. Si se obtiene una lectura alarmante, se debe llamar al médico y comprobar que no se hayan malinterpretado los datos, o acudir al centro de salud u hospital.

Cualquier persona que tenga problemas para respirar debe buscar atención médica inmediata, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Lydia Ramsey ha contribuido en la realización de este artículo.

Y además