Pasar al contenido principal

Una nueva cepa del coronavirus más contagiosa que la original que podría poner en peligro las vacunas que están en desarrollo, según científicos estadounidenses

Médicos tratando a pacientes con COVID-19 en Roma.
Médicos tratando a pacientes con COVID-19 en Roma. REUTERS/Guglielmo Mangiapane
  • Científicos estadounidenses han identificado una nueva cepa del coronavirus más contagiosa que la original identificada en Wuhan, China, en diciembre de 2019. 
  • La mutación que ahora predomina en todo el mundo, apareció en febrero en Europa y puede hacer a las personas vulnerables a la reinfección. 
  • Sin embargo, el estudio del Laboratorio Nacional Los Alamos, Estados Unidos, no indica que sea más mortal, aunque sí que condiciona a los tratamientos y vacunas en desarrollo. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Un grupo de científicos del Laboratorio Nacional de Los Alamos en Estados Unidos, han identificado una nueva cepa del coronavirus más contagiosa que la cepa original del SARS-CoV-2 identificado en Wuhan, China

La nueva mutación de la proteína "espiga" (S, spike en inglés), base de la mayoría de vacunas y tratamientos con anticuerpos a la que han llamado D614G, empezó a extenderse por Europa a principios de febrero

"La nueva mutación espiga D614G es motivo de preocupación urgente. Cuando se introduce en nuevas regiones, se convierte rápidamente en la predominante", han recalcado los expertos del estudio publicado en Biorxiv

Hasta ahora, han identificado 14 mutaciones de la proteína S e infecciones por cepas múltiples, es decir, una combinación de cepas del coronavirus locales que podrían estar explicando los casos de reinfección de COVID-19

Leer más: El coronavirus vuelve a atacar a algunos pacientes que se creían curados: así golpea el COVID-19 durante la recuperación de la enfermedad

Con anterioridad, Business Insider España había informado de las entre 4 y 10 diferencias genéticas identificadas entre las cepas que habían infectado a los estadounidenses hasta finales de marzo, respecto al virus original identificado en Wuhan, donde surgió el primer brote de COVID-19.

Y de los únicos 2 linajes que se habían identificado en España gracias a las investigaciones de la Universidad de Valencia, que descartaban, como el presente estudio, que fuesen más agresivos que la cepa original del SARS-CoV-2. 

"Esa es una cantidad relativamente pequeña de mutaciones para haber pasado por una gran cantidad de personas", explicaba Peter Thielen, un genetista molecular en el Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins, Estados Unidos.

Por lo que los estudios aliviaban las incógnitas en torno al desarrollo de una vacuna eficiente contra el coronavirus si se mantenían las ligeras mutaciones del SARS-CoV-2. 

Leer más: Los científicos chinos alertan de que el coronavirus no se podrá erradicar y creen que seguirá apareciendo cada año

Pero el estudio augura que una cepa más contagiosa y reproducible que la original podría entorpecer dichos avances, basándose en más de 6.000 secuencias de coronavirus de todo el mundo recopiladas por la Iniciativa Mundial para el Intercambio de Datos sobre la Influenza (GISAID) de Alemania. 

"Tres factores relacionados se combinan para hacer que esta enfermedad sea tan peligrosa: los seres humanos no tienen experiencia inmunológica directa con este virus, dejándolos vulnerables a infecciones y enfermedades; es altamente transmisible y tiene una alta tasa de mortalidad", explican los autores del estudio. 

"No podemos darnos el lujo de tener una venda en los ojos mientras pasamos las vacunas y los anticuerpos a las pruebas clínicas", ha insistido Bette Korber, bióloga computacional en Los Alamos, a través de su perfil de Facebook según Los Angeles Times.

No obstante, el estudio no ha sido revisado por pares y otro de los expertos consultados por el mismo medio, el doctor Peter Hotez, codirector del Centro de Desarrollo de Vacunas del Texas Children's Hospital, ha recalcado que es muy especulativo y que falta verificación experimental. 

La nueva mutación del coronavirus podría estar provocando la reinfección en recuperados

Otro de los descubrimientos de la investigación de Los Alamos, ha sido la combinación de cepas locales que hacen más resistencia a la protección, es decir, a los anticuerpos. 

"Esta mutación podría conferir resistencia a la protección con la que responden los anticuerpos en personas infectadas, haciéndolos incluso más susceptibles a la reinfección", señalan en el estudio.

Por ende, los autores consideran que la alta capacidad para reproducirse y combinarse —lo que hace al presente coronavirus más peligroso que el SARS de 2002— es lo que está causando que algunos casos vuelvan a recaer en síntomas e incluso volver a infectarse

Leer más: Las grandes preguntas sobre el coronavirus que todavía no tienen respuesta

"No está claro si tales coinfecciones podrían estar ocurriendo antes de la respuesta inmune adaptativa, o en serie con la reinfección. La recombinación puede ser más común en comunidades con prácticas de distanciamiento social y confinamiento menos rigurosas o en salas de hospital con aislamiento de pacientes menos estricto", recogen los resultados. 

Casos que hasta ahora se han dado por la acumulación de restos de cepas completas del coronavirus en los tejidos profundos de los pulmones de pacientes recuperados de COVID-19, la formación de coágulos de sangre y el ataque al revestimiento de vasos sanguíneos

Además, auguran que el coronavirus podría no desaparecer nunca por la falta de inmunidad preexistente y su alta transmisibilidad en relación con la gripe.

"Mientras tanto, comprender tanto cómo la mutación D614G está superando la pandemia y cómo la recombinación está afectando la evolución del virus, será importante para informar las opciones sobre la mejor manera de responder para controlar la propagación y el resurgimiento de la epidemia".

Y además