Pasar al contenido principal

Entrevistas de trabajo: 5 consejos para convertir las debilidades en virtudes cuando te hagan preguntas incómodas

Un entrevistador habla con una candidata en una entrevista de trabajo
Un entrevistador habla con una candidata en una entrevista de trabajo. Getty Images
  • Responder bien las preguntas que te hacen en una entrevista de trabajo es clave para conseguir el empleo.
  • Una buena forma de presentarse como el candidato perfecto es mostrar los defectos como fortalezas y oportunidades que te hacen único.
  • Estas son 5 formas de convertir una entrevista de trabajo en una oportunidad de oro dando un punto de vista diferente sobre nuestros errores.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Una de las bases para clavar un proceso de selección es la organización e ir bien preparado para saber qué decir de antemano. Para ello lo mejor es saber cuáles son nuestros puntos fuertes y débiles para responder adecuadamente cualquier pregunta en una entrevista de trabajo.

Leer más: 7 formas de arruinar cualquier entrevista trabajo

El personal de recursos humanos te pone a prueba con cuestiones personales y privadas para saber cómo actuarías ante determinada situación, busca ponerte nervioso, descubrir tu personalidad, en definitiva, saber quién eres, cómo piensas, pero sobre todo, cómo actúas. 

El problema es que algunas de estas preguntas son delicadas y difíciles de responder, por ejemplo, decir cuáles son tus puntos negativos o qué te hace diferente son cuestiones que no puedes responder de forma plana y sin planificar.

Para ayudarte en esa tarea, aquí tienes un listado de 5 consejos para transformar tus debilidades en aciertos y aprovechar este momento para encandilar al entrevistador. 

Mostrar autenticidad y sinceridad

Mostrarse auténtico y sincero
Getty Images

Debes mostrar espontaneidad, ingenio y autenticidad si quieres aspirar a ser el candidato ideal. La clave es mostrarse natural ante el entrevistador de forma natural y sincero, pero con los deberes hechos.

Es decir, tener una idea básica de lo que vas a decir pero pensando cómo lo vas a hacer y resaltar en ese instante tan delicado. Dicen que se pilla antes un mentiroso que un cojo ya que este comete errores y contradicciones. 

No se trata de engañar al entrevistador, sino responder de forma auténtica y genuina para sorprenderlo gratamente ya que si la tienes pensada en exceso puedes conseguir el efecto contrario al parecer que estás sobreactuando.  

La autenticidad se nota y se busca, la mayoría de jefes y empresas buscan personal genuino que entiendan sus puntos débiles y que aprendan de ellos. Si eres capaz de mostrar eso en una entrevista tienes mucho terreno ganado. 

Cuenta una historia memorable

Cuenta una historia memorable
Getty Images

No cuentes lo que sabes hacer, demuéstralo con una historia. Así matarás dos pájaros de un tiro, lo primero es que probarás de lo que eres capaz además de mostrar tus cualidades verbales y la segunda razón es que conseguirás una cercanía con tu futuro jefe.

La clave es contar una buena historia. Saber relatar no es una técnica narrativa nueva, los humanos la llevan practicando desde hace siglos. Pasó con Edison en su guerra con Tesla, que perdió este último por no saber "venderse" bien.

En la historia hay más ejemplos; Google no inventó internet sino fue un desarrollo de Arpanet o Apple no fue la primera empresa en sacar un ordenador Mac con gráficos sino fue Xerox.

Quédate con la idea de que una buena historia puede definir la realidad y tu entrevista. Piensa que no tiene que ser en forma de cuento, existen muchas formas de relato usando ejemplos del día a día, metáforas o situaciones que te hayan pasado.

Steve Jobs es el ejemplo perfecto de saber contar historias

Leer más: Cómo responder a 'por qué quieres este empleo' en una entrevista de trabajo, según Forbes

La clave es conectar momentos en los que fallaste o te pusiste nervioso y contarlos en forma de historia para demostrar cómo te ha transformado ese instante. 

Habla del momento en que tu fortaleza te ayudó a conseguir algo en tu entorno profesional o privado.

Si tuviste un problema de impaciencia o angustia en una presentación o entrevista relata brevemente que la situación te pudo y un compañero de trabajo tuvo que intervenir, pero que seguiste adelante y la presentación fue un éxito, a pesar del mal inicio.

Compartir esa historia además de mostrarte auténtico, denotará honestidad y vulnerabilidad. Esto te servirá para conectar con el entrevistador ya que le estarás demostrando que tienes las cualidades que buscan los responsables de recursos humanos. 

Soluciona problemas no los provoques

Soluciona problemas no los provoques
Getty Images

No des problemas, ofrece soluciones. Y para ello no cometas los típicos errores que mucha gente hace en las entrevistas. Con eso habrás ganado mucho terreno, pero tampoco te olvides llamar la atención del entrevistador siendo diferente y aportando soluciones.

Aprovecha la charla para ofrecer tu punto de vista sobre cómo hacer las cosas en la empresa, esto se aplica en el momento en que respondas sobre tus fortalezas y debilidades. Así, puedes vincular tus capacidades con algo que la empresa necesite. 

Dile al entrevistador cómo tus puntos positivos pueden ayudar a su empresa en una determinada situación. También puedes hablar de un defecto y conectarlo con una solución. 

Volviendo al ejemplo del punto anterior sobre el nerviosismo en las presentaciones relata como eso puede ser de ayuda en la empresa ya que has aprendido sobre ello, muéstrale más ejemplos de tu experiencia y ponle situaciones corporativas que pueda entender.

Anticípate a sus temores y ofrece soluciones, aprovecha para decirle que ese nerviosismo te ha ayudado para lidiar con clientes y conseguir contratos. 

Directo y al grano

[Re] 11 cosas que hacer en los 15 minutos previos a una entrevista laboral
Strelka Institute for Media, Architecture and Design/Flickr

Dicen que "lo bueno si breve dos veces bueno", no se trata de contarle tu vida al entrevistador, pero sí ser breve y conciso. Tómate el tiempo que necesites para contestar las preguntas difíciles, pero vete al grano y sé directo con tus debilidades y fortalezas. 

No te centres en varias a la vez, es mejor formular dos buenos ejemplos que diez malos. Calidad frente a cantidad. 

Relájate, es sólo una entrevista

[Re] 11 cosas que hacer en los 15 minutos previos a una entrevista laboral
Strelka Institute for Media, Architecture and Design/Flickr

Sí, tu futuro económico depende de cómo hagas la entrevista. Pero eso no quita que puedas disfrutar de ella. Haz todo lo posible y vete preparado para dar tu mejor versión, pero si te pones nervioso o fallas, admítelo, es normal y humano.

Los entrevistadores buscan personal que sepa reaccionar ante una determinada situación aunque puedan estar nerviosos y que disfruten del proceso. No te estreses y mantén la calma, vete preparado y tendrás parte del proceso ganado. 

Piensa que hay que ser conscientes de que lo que provoca malestar o ansiedad no son los eventos en si, sino como vinculas las emociones a los momentos que vives.

Así, que intenta no darle demasiada importancia a las preguntas que te hagan por muy incómodas que puedan ser. Es sólo entrevista. 

Y con este consejo se completa el listado de 5 formas para convertir las debilidades en virtudes cuando te hagan preguntas incómodas. Ahora sólo te falta ponerlas en práctica.

Y además