Pasar al contenido principal

EEUU aprovecha la crisis del coronavirus para suspender las negociaciones sobre una tasa Google global y vuelve a amenazar a países como España, que prepara su impuesto para finales de 2020

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero.
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, llegando al Congreso. REUTERS/Juan Medina

  • El secretario del Tesoro de EEUU, Steve Mnuchin, envió una carta a los ministros de Economía de España, Italia, Francia y Reino Unido por las discusiones sobre la tasa Google.
  • Mnuchin entiende que estos debates para fomentar un impuesto global en la OCDE han llegado a un "punto muerto" y ha vuelto a advertir de "medidas" contra los países que lo adopten de forma unilateral.
  • Por el momento no hay respuesta oficial, aunque los países señalados preparan una contestación diplomática conjunta, según detalla el Financial Times.
  • La tramitación de la tasa Google continúa en España, y la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, espera que el impuesto entre en vigor a finales de 2020.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Estados Unidos responderá a la tasa Google que imponga el Gobierno español. Lo volvió a recordar este miércoles el secretario del Tesoro estadounidense, Steve Mnuchin, que anunció que las negociaciones en el marco de la OECD para consensuar un nuevo tipo para las multinacionales tecnológicas han llegado a "un punto muerto", según recoge el Financial Times.

Mnuchin advirtió por carta de las intenciones de la Administración Trump de responder a las tasas Google que impongan los países europeos en una misiva firmada el 12 de junio. Estaba dirigida a 4 ministros de Economía y Finanzas de España, Italia, Francia y Reino Unido.

El Gobierno mantiene la tramitación de la tasa Google

A pesar de ello, los planes del Ministerio de Hacienda siguen intactos según detallaba el diario El Confidencial en la última hora de este miércoles. El debate de totalidad de la famosa tasa Google se debatió en el Congreso de los Diputados a principios de junio, iniciando así su tramitación parlamentaria. Las intenciones del gabinete de la ministra María Jesús Montero es que el tipo entre en vigor antes de que acabe el año.

El tono bronco de la Administración Trump se materializa en la carta, a la que el Financial Times ha tenido acceso. El secretario del Tesoro escribe que Estados Unidos se sigue oponiendo a los "impuestos a servicios digitales y a medidas unilaterales similares". "Como hemos dicho en repetidas veces, si los países acuerdan adoptar estos impuestos, Estados Unidos responderá con las medidas adecuadas".

Leer más: Nannyfy y Auara, ganadoras de Insider Pitch: son las startups españolas que más han aportado a la sociedad durante el confinamiento

El Gobierno de España rescató en febrero la tasa Google, después de que se aprobara el anteproyecto de Ley en el Consejo de Ministros en 2018 y su tramitación acabara caducando al convocarse las elecciones generales en 2019. A finales de mayo, a preguntas de Business Insider España, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recordó que el Gobierno actuaría en el marco de lo que decidiera la OECD.

"Vamos a esperar a que decida la OECD, que inicialmente iba a ser a finales de este año cuando se planteara la imposición de este impuesto a corporaciones que insisto, no pagan impuestos como sí lo hacen autónomos o las pequeñas y medianas empresas, y por tanto, introducen una distorsión en el mercado muy importante". Sánchez defendió que el Gobierno de España habla de "justicia fiscal" cuando plantea que estas corporaciones "aporten recursos a la Hacienda pública".

Los países señalados por Estados Unidos preparan una respuesta

A la nueva misiva de Mnuchin todavía no hay respuesta oficial, si bien el Financial Times aseguran que los países que han recibido la carta de Estados Unidos preparan una respuesta diplomática conjunta. Con esta misiva, Estados Unidos ha abandonado de facto la negociación con los países de la OECD para plantear la imposición de este tipo a los servicios digitales a nivel global.

España no ha sido el primer país en aprobar su tasa Google. En Francia, el presidente Emmanuel Macron ha defendido la imposición de la tasa Google en el país galo, que acabó suspendiendo provisionalmente hasta que se alcanzase un acuerdo global. Francia y España no descartan que este nuevo impuesto acabe acordándose a nivel europeo. "El Gobierno de España estará encantado de que sea así", remachó el presidente Sánchez semanas atrás.

Para Mnuchin, en su carta, "tratar de acelerar discusiones tan importantes es una distracción sobre asuntos más importantes". "Este es un momento en el que gobiernos de todo el mundo deberían centrar su atención en cómo gestionar los problemas económicos derivados del COVID-19".

Leer más: Qué es la tasa Google que acaba de aprobar el Gobierno y cómo afectará a las grandes tecnológicas y a los usuarios

La tasa Google, cuyo proyecto de Ley en España recibe el nombre de Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales, ya está tramitándose en las Cortes. Ha superado el debate de totalidad en el que los partidos de la oposición —PP, Ciudadanos y Vox— presentaron enmiendas. Ahora el texto legal ha vuelto a la Comisión competente para que esta elabore una ponencia. Si no hay acuerdo global, España y los países europeos como Francia volverán a tener en vigor este impuesto.

Un impuesto que, con cálculos de febrero, esperaba recaudar cerca de 968 millones de euros, a pesar de que las primeras cuentas esperaban en 2019 una recaudación de más de 1.200 millones. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, defendió que se habían rebajado las expectativas por la ralentización de la economía. Ahora, tras la crisis del COVID-19, no se sabe cuánto espera recaudar el Gobierno de España.

Cómo afectará la tasa Google española a las grandes tecnológicas

El proyecto de Ley pretende gravar con un 3% los ingresos de las empresas que dependan de 3 actividades económicas:

  • La prestación de servicios de publicidad online.
  • Los servicios de intermediación en línea.
  • La venta de datos generados a partir de información proporcionada por el usuario.

Las empresas que se verán afectadas serán aquellas que ingresen más de 750 millones de euros al año a nivel mundial, y cuyo negocio en España genere más de 3 millones en el mismo periodo. Por esta razón, el Gobierno defiende que no afectará ni a pymes ni a startups.

Mientras su tramitación continúa, varias multinacionales tecnológicas como Amazon o la startup española Cabify se han pronunciado en Business Insider España contra este nuevo impuesto. La country manager de Amazon para España, Mariangela Marseglia, defiende que la multinacional de Jeff Bezos está "absolutamente a favor de una solución compartida dirigida por la OCDE". Pero lamentó que si un gobierno hace "algo solo, de manera aislada", lo que creará será "un terreno de juego desigual".

Leer más: El gigante que más licencias VTC controla en España, Moove Cars, pretende elevar la facturación mínima que exige a los conductores de Uber para poder cobrar incentivos, según denuncian los sindicatos

"El mercado no es solo un país. El comercio, por definición, es global. Así que necesitamos normas globales. Es lo que pienso", insistió.

En términos similares se ha pronunciado el vicepresidente de Asuntos Públicos de Cabify, Mariano Silveyra: "Quizás eso es algo que habrá que revisar porque, en definitiva, está logrando el efecto contrario. Estás desincentivando que se creen compañías tecnológicas de componente nacional, que se creen y que nazcan aquí".

Aunque todavía no se ha producido ninguna respuesta diplomática oficial, de momento lo único que ha trascendido ha sido una carta de la Secretaría del Tesoro estadounidense, que defiende cómo EEUU "ha planteado pausar las conversaciones en la OCDE sobre un impuesto internacional mientras los gobiernos de todo el mundo se centran en responder a la pandemia del COVID-19 y reabrir de forma segura sus economías".

Y además