Pasar al contenido principal

Un estudio indica que los edulcorantes artificiales pueden llegar a provocar obesidad y diabetes

La diabetes Tipo 2 o adquirida es la más común y se produce debido a un estilo de vida sedentario y a una mala alimentación.
La diabetes Tipo 2 o adquirida es la más común y se produce debido a un estilo de vida sedentario y a una mala alimentación. Pixabay
  • Los edulcorantes artificiales sin calorías se han puesto de moda como sustitutos del azúcar ante la preocupación por sus consecuencias para la salud.
  • Un estudio reciente ha revelado que los edulcorantes artificiales —como el stevia, azúcar o aspartamo— pueden provocar obesidad y diabetes.
  • El acesulfamo de potasio presente en los edulcorantes parece acumularse en la sangre, con concentraciones que tienen un efecto dañino sobre las células que revisten los vasos sanguíneos.

Los edulcorantes artificiales sin calorías se han puesto de moda como sustitutos del azúcar ante la preocupación por sus consecuencias para la salud. Sin embargo, un estudio reciente desarrollado por científicos estadounidenses de varias universidades ha demostrado que los edulcorantes también estarían relación con la diabetes y obesidad.

Cada vez se diagnostican más casos de diabetes en todo el mundo y la obesidad es una epidemia a la alza. En las últimas décadas, el mercado ha tratado de encontrar una solución al problema mediante la sustitución del azúcar por edulcorantes artificiales sin calorías. Sin embargo, este estudio que ha analizado la evolución de de ratas de laboratorio y cultivos de células ha demostrado que, al reemplazar los azúcares con edulcorantes artificiales no calóricos, se producen una serie de cambios negativos en la forma en que el cuerpo procesa la grasa y obtiene su energía. 

Leer más: Hábitos alimenticios saludables avalados por la ciencia

La investigación explora los cambios bioquímicos tras consumir azúcar y sustitutos del azúcar. Los resultados han sido presentados ante la Sociedad Americana durante el encuentro de Biología Experimental 2018, una cita anual que atrae a más de 14.000 científicos que este año se celebra del 21 al 25 de abril en San Diego. Se trata del examen más exhaustivo que se ha realizado hasta la fecha, según apuntan los autores, en el que se usa un enfoque conocido como metabolómica de alto rendimiento.

Se ha detectado que el acesulfamo de potasio, un compuesto presente en los edulcorantes, parece acumularse en la sangre con concentraciones que tienen un efecto dañino sobre las células que revisten los vasos sanguíneos. "Observamos que la sustitución de estos azúcares por edulcorantes artificiales no calóricos provoca cambios negativos en el metabolismo de la grasa y la energía", dijo Brian Hoffman, investigador principal y profesor del departamento de ingeniería biomédica en el Colegio Médico de Wisconsin y de la Universidad Marquette en EurekAlert, un medio digital de noticias científicas.

Leer más: Es más probable ser bipolar que tener diabetes, pero sigue siendo un estigma

Todavía no se ha demostrado que la stevia, sacarina o aspartamo sean peor que el azúcar. Lo que deja claro el estudio es que, lejos de solucionar el problema, lo perpetúa. La diabetes tipo 2 y la obesidad son dos enfermedades que se producen debido a un estilo de vida sedentario y a una mala alimentación, por ello Hoffman asegura que la clave está en comedirse: "observamos que con moderación, el cuerpo dispone de la maquinaria necesaria para manejar el azúcar; es cuando el sistema está sobrecargado durante un largo periodo de tiempo que este sistema se descompone".  

Te puede interesar

Lo más popular