Europa da un paso atrás e impone nuevas y más fuertes restricciones por el COVID-19

Un hombre con mascarilla pasea en Estocolmo (Suecia)
Reuters
  • Europa se instala nuevamente en el vértigo por la pandemia de coronavirus y casi retrocede al punto de partida.
  • La Organización Mundial de la Salud advirtió el pasado viernes de que Europa notificó la semana pasada una cifra de casos casi 3 veces mayor que durante el primer pico de marzo.
  • Reino Unido contempla confinamientos, Bélgica cierra bares, Suecia cambia de estrategia e Italia vaticina más restricciones.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Europa se instala nuevamente en el vértigo por el coronavirus y casi retrocede al punto de partida, aunque a menor velocidad que en la primera ola y ahora con mucha más información sobre cómo afrontar la pandemia. A las restricciones puestas en marcha en las últimas semanas en países como España, Francia e Italia, se suman ahora más limitaciones en algunos de esos países y en otros estados europeos con alta incidencia del COVID-19.

La situación está siendo extremadamente delicada en Bélgica, en cuya capital, Bruselas, se han celebrado todos los plenos del Parlamento Europeo durante la crisis sanitaria. El ministro de Sanidad belga, Frank Vandenbrouke, ha afirmado que la realidad de la pandemia en la capital actualmente es la "más grave de toda Europa" este domingo, en la víspera de la entrada en vigor de una batería de restricciones que recuerda mucho al confinamiento.

En Reino Unido, el Gobierno de Boris Johnson contempla confinar varias ciudades e imponer más limitaciones a los movimientos, mientras que Italia, que hace una semana había incrementado la presión ante el aumento de casos, ve que las medidas actuales se están quedando cortas. Incluso Suecia, hasta ahora contraria al confinamiento, ya ha advertido a sus ciudadanos de que su estrategia cambiará radicalmente ante el avance de la segunda ola.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió el pasado viernes de que Europa notificó la semana pasada una cifra de casos "casi 3 veces mayor que durante el primer pico de marzo". "Aunque el número de muertes notificadas en Europa la semana pasada es muy inferior al de marzo, las hospitalizaciones están aumentando", ha avisado el director general del organismo, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Leer más: Este mapa muestra los destinos europeos visitables durante la pandemia

A continuación, un resumen de las nuevas restricciones que se plantean los países europeos más afectados este otoño por el COVID-19.

Confinamientos en Reino Unido

Reino Unido prevé confinar Gales y Manchester, la tercera ciudad más grande del país, toda vez que la pandemia ha pisado el acelerador. El secretario de Vivienda del Ejecutivo de Johnson ha revelado este lunes que el confinamiento más duro podría retornar a estas localidades, tras haberle acusado el alcalde de una ciudad afectada de intentar sacrificar el norte de Inglaterra para salvar puestos de trabajo en el sur, informó Reuters.

Gales tiene transferidas las competencias y ha confirmado este mismo lunes las medidas adicionales que se pondrán en marcha en breve, entre las que destaca un confinamiento de dos semanas a partir del viernes. Reino Unido registró 16.982 nuevos casos diarios de coronavirus en las 24 horas previas al informe sanitario publicado por el Gobierno este lunes; un día antes, había computado 16.717 contagios diagnosticados en una jornada.

Bares cerrados y toque de queda en Bélgica

Las autoridades belgas temen un "tsunami" de casos por el constante agravamiento del cuadro epidemiológico en algunas partes de su territorio. Desde este lunes, y durante un mes, estarán cerrados los restaurantes, bares y cafeterías, el teletrabajo será obligatorio y se impondrá un toque de queda desde la medianoche hasta las 5.00 horas. La segunda ola está siendo tan hostil que los hospitales han tenido que empezar a cancelar citas.

Bélgica registró en los últimos 14 días una incidencia de 700 contagios por cada 100.000 habitantes, la segunda mayor de Europa después de República Checa (828), según datos del CDC europeo recogidos por AP. Si los casos continúan incrementando a este ritmo, las autoridades estiman que la ocupación de las camas UCI se rebasará a mediados de noviembre. El primer ministro Alexander De Croo dijo que la situación es peor ahora que en marzo.

Suecia modera su rebeldía

Suecia, el único país europeo que ha evitado el encierro obligatorio de sus ciudadanos en sus casas, ha admitido este fin de semana que probablemente decretará "confinamientos locales" para detener el avance sin freno del coronavirus entre sus habitantes. Convertido durante meses en el ejemplo de quienes abogan por la inmunidad de rebaño, el país se siente ahora obligado a rectificar, ante los paupérrimos resultados en la segunda ola.

Este lunes el director del departamento de enfermedades infecciosas se reunirá con las autoridades sanitarias para trasladar, entre otras cosas, su sugerencia de confinar determinadas regiones del país. Los CDC europeos han puesto el color naranja a Suecia en el mapa, implicando que tiene una media de 85 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días, lo que previsiblemente le obligará a tomar las medidas duras que durante meses ha sorteado.

Más limitaciones en Italia

La segunda ola estaba siendo benévola con Italia, en comparación con el primer trimestre, cuando se convirtió en el primer país europeo más afectado por el COVID-19, antes de que la OMS se decidiera a catalogar la pandemia como tal. Ya la semana pasada se pusieron en marcha nuevas restricciones como la prohibición de jugar fútbol entre amigos, la suspensión de la actividad en discotecas y el límite de 30 personas en bautizos o bodas.

Pero este domingo, el Gobierno de Giuseppe Conte dio a los alcaldes más poder para cerrar plazas por las noches y limitar las reuniones y los horarios de restaurantes. Así lo contempla un nuevo paquete de medidas. "La situación es crítica", dijo Conte. El país alcanzó un nuevo récord de contagios este domingo, con 11.705 detectados en 24 horas. Italia también computó 69 fallecidos en un día, por encima de los 47 del informe del sábado.

República Checa no descarta un confinamiento

Actualmente el país más afectado por el coronavirus, República Checa, anunció la semana pasada el estado de emergencia que contempla el cierre de bares y restaurantes, que solo podrán vender para llevar, así como la eduación a distancia obligatoria, mientras que el comercio sigue operando con normalidad. Pero las autoridades podrían anunciar un nuevo confinamiento la próxima semana, si las medidas no resultan suficientes.

República Checa registró el sábado 11.105 nuevos contagios por COVID-19 en 24 horas, el récord de casos hasta ahora. El descontrol es tal que ya ha regresado un viejo conocido de la primera ola. Y es que el Ejército checo comenzó este lunes con la instalación de un hospital de campaña en Praga, que podrá acoger a 500 enfermos de COVID-19 en estado leve. El país tiene en torno a 100.000 contagios activos.

Toque de queda en Francia

La madrugada del sábado entró en vigor el toque de queda en nueve áreas urbanas francesas y ese mismo día se alcanzó el máximo de casos diarios, con 32.427. La tasa de positivos sobre los test realizados, el número de hospitalizados y la cantidad de pacientes en camas UCI también siguen aumentando, pese al ligero descenso en los contagios registrado este domingo (menos de 30.000).

Los medios informaron de que las calles de París y otras ocho grandes ciudades de Francia quedaron desiertas el sábado ante el toque de queda a partir de las 21.00 horas y hasta las 06.00 horas. La medida afecta a unas 20 millones de personas y durará al menos cuatro semanas. El presidente Emmanuel Macron, criticado por los empresarios por las duras restricciones, ha defendido como necesario y urgente el toque de queda.

Países Bajos: de "confinamiento inteligente" a "confinamiento parcial"

Aunque no tan radical como Suecia en su negativa a tomar medidas semejantes a las de los demás países europeos, Países Bajos también quiso diferenciarse de 'la media' y bautizó sus restricciones en la primera ola como "confinamiento inteligente", dejando gran peso de las decisiones en la ciudadanía, que aparentemente no ha dado la talla. Ahora, el Gobierno holandés apuesta por un "confinamiento parcial" que ya ha empezado.

Desde el 14 de octubre están cerrados los bares y restaurantes, y están prohibidas las reuniones de más de 4 personas. "Tenemos que ser más duros con nosotros mismos. Estamos anunciando medidas nuevas y sólidas y vamos a un cierre parcial", anunció el primer ministro, Mark Rutte. Las restricciones durarán al menos cuatro semanas. Países Bajos es el tercer país de la Unión Europea en contagios acumulados.

España, con 60 municipios confinados

Este lunes ya se cuentan en España 60 municipios confinados por el COVID-19. Se trata de confinamientos perimetrales; es decir, que los ciudadanos no pueden entrar ni salir de las localidades. Las provincias en las que se está dando esta situación son Madrid, Ávila, Salamanca, Cáceres, Badajoz, Sevilla, Murcia, Albacete, Valladolid, Ourense, León, Palencia, Burgos y Navarra. Madrid es la comunidad con más municipios confinados.

En Cataluña no se habla por ahora de confinamientos, pero sí que entraron en vigor el pasado viernes las medidas más duras contra el COVID-19 aplicables a toda la comunidad desde que acabó el estado de alarma. Todos los bares y restaurantes están cerrados y solo pueden vender comida para llevar, hay límites de aforo en el comercio y se pide a los ciudadanos no salir de casa a menos de que sea estrictamente necesario.

Artículo original de Economía Digital

LEER TAMBIÉN: Tengo 10.000 euros ahorrados... ¿qué puedo hacer con ellos?

LEER TAMBIÉN: 6 cosas que hacer con tu dinero que te situarán a años luz de tus amigos

LEER TAMBIÉN: 9 señales que pueden anticipar que te quedarás sin dinero en tu jubilación

VER AHORA: El Black Friday del año del coronavirus: una antesala de las compras navideñas con un consumo contenido

    Más:

  1. Coronavirus
  2. Política internacional