Cómo crear un fondo de emergencia para el pago de multas y otros imprevistos

Ahorro para el fondo de emergencia.

Getty Images

  • En el plano de las finanzas personales se ha de tener una planificación para evitar cualquier contingencia.
  • Sigue leyendo para ver cómo crear un fondo de emergencia para hacer frente a multas u otros imprevistos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Disponer de un fondo de emergencia o de contingencia para imprevistos es necesario para tener unas finanzas personales equilibradas y saneadas.

En este sentido, una situación que no se espera es el pago de multas, ya sea de tráfico o de otro tipo, o, por ejemplo, la avería de tu vehículo. El denominador común es que son eventos que no se esperan y para al que se necesita estar preparado a nivel financiero. Con la planificación adecuada no tienes por qué tener ningún problema. 

Aquí es donde entra en juego el fondo de emergencia o contingencia para hacer frente a estas eventualidades. Por tanto, si en la actualidad no has podido contar con ese colchón financiero, lo primero que has de hacer es fijarte como objetivo tenerlo cuanto antes. Para ello, hay que seguir algunos pasos: conocer tus gastos fijos mensuales indispensables, analizar si tienes capacidad de ahorro mensual, y comenzar a destinar una cantidad cada mes para crear ese colchón de seguridad destinado a esos imprevistos.

Hay que tener en cuenta que no se puede invertir en la bolsa o en fondos de renta variable el dinero que te hace falta utilizar en los próximos meses, en el corto plazo, y, además, es decir, tener un remanente para emergencias, una cierta cantidad de ahorro suficiente para no tener inconvenientes en términos económico, genera una gran tranquilidad en tu economía doméstica.

La duda es cuál es el mejor método para hacerlo y cómo crearlo.

Cómo crear un fondo de emergencia o contingencia para los imprevistos

Llegados a este punto es muy posible que te cuestiones cuál es la mejor manera de crear ese colchón de seguridad para pagar multas u otras contingencias. En esta línea, la mejor opción es hace transferencias automáticas de un importe que hayas establecido previamente a una cuenta corriente diferente a la que utilizas habitualmente. 

21 maneras de ganar dinero sin hacer prácticamente nada

Por ejemplo, si cobras 1.500 euros al mes, una alternativa es traspasar 150 euros a esa otra. En el momento en el que lo hagas, de manera instintiva, comenzarás a actuar como su sobrases 1.350 euros, ya que se suele acomodar el nivel de gastos a los ingresos de los que se dispone y no más. Si no incurrirías en un problema financiero. 

Otra posibilidad es analizar si hay alguna posibilidad de tener entrada de dinero adicional para cubrir ese fondo de emergencia, vendiendo artículos que no necesitas, realizando algún trabajo extra o generando ingresos pasivos.

Seguridad y liquidez, los dos conceptos fundamentales

Lo fundamental que has de grabarte a fuego es que ese colchón necesita de una disponibilidad inmediata, pues nunca se sabe lo que pueda suceder. Es por eso por lo que se recomienda tenerlo en una cuenta corriente. Puedes incluso obtener una pequeña rentabilidad por tu capital para ahorrarte comisiones, pero es vital que tengas la liquidez a tu alcance con las menores trabas posibles. 

También se puede invertir, al menos en parte, en depósitos bancarios, aunque en ese caso debemos considerar el plazo al que tenemos que poner el dinero y si cuenta con ventanas de disponibilidad, o cuáles son las comisiones por gestión y por cancelarlo anticipadamente.

 Este es el dinero que debes ahorrar para jubilarte a los 40 años

Por tanto, es un remanente de capital que debe proporcionar seguridad y liquidez, dos conceptos clave en una estrategia financiera que cobran especial relevancia. Disponer de un colchón financiero en el momento actual, en el que la crisis económica y la incertidumbre siembran dudas entre muchos ahorradores, parece una decisión inteligente, sobre todo de cara a mantener las metas que te has planteado. 

Este fondo está destinado a poder satisfacer gastos más pequeños e inesperados, pero que pueden complicar la salud financiera si no se cuenta con la liquidez suficiente como para atenderlos a su debido tiempo.

¿Cuánto dinero necesitas para estar tranquilo?

El fondo de contingencia se diferencia por su tamaño. Este debe ser menor al del fondo de emergencia tradicional. Habitualmente, se recomienda que abarque entre los 1.000 y 2.500 euros. Es una cifra con la que se pueden cubrir las eventualidades más inesperadas que surjan, como puede ser el pago de una multa.

No obstante, hay que tener en cuenta que puede que coincidan en el tiempo más de un hecho inesperado, por lo que cuánto más grande sea el fondo, mayor capacidad tendrás de responder con suficiencia ante ello. 

Una posibilidad es coger algunas de las últimas situaciones en el pasado en las que hubiera sido útil contar con un fondo de emergencia, realizar una media ponderada de su coste, y multiplicarla por 2.

Otros artículos interesantes:

Cómo afecta la inflación a tus ahorros de cara a la jubilación: esto es lo que debes tener en cuenta

Formas de pensar y actuar que los ricos utilizan para atraer el dinero (y tú puedes aplicar en tu vida)

Cómo evitar que tu pareja gaste demasiado dinero y tener así unas cuentas saneadas