Pasar al contenido principal

He visitado el aeropuerto de Barajas y estas son las medidas de seguridad que se han implantado para prevenir contagios de coronavirus

Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez
El Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez, en la capital. Aena
  • La pandemia del coronavirus ha puesto en jaque al sector del transporte aéreo en todo el mundo. La movilidad ha estado restringida durante meses y tardará en recuperar los niveles anteriores a esta crisis.
  • En este contexto, las diferentes empresas del sector deben implantar protocolos de seguridad para no solo cumplir la ley, sino tranquilizar a los viajeros y convencerlos de que pueden desplazarse sin contagiarse del virus.
  • Por eso, he visitado el mayor aeropuerto de España, el de Barajas-Adolfo Suárez, en Madrid, para comprobar qué medidas de seguridad ha implantado allí Aena y para descubrir lo que te encontrarás si coges un avión próximamente.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

La pandemia del coronavirus ha puesto el jaque el transporte aéreo en todo el mundo.

La movilidad ha estado restringida durante meses —en España, hasta el final del estado de alarma el pasado domingo 21 de junio— y tardará en volver al estado anterior a esta crisis, e incluso quizá no lo haga hasta 2023, según apuntó el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, recientemente.

En este contexto, las diferentes empresas del sector deben implantar protocolos de seguridad no sólo para cumplir la ley, sino para tranquilizar a los viajeros y convencerles de que pueden desplazarse sin contagiarse del virus.

Por eso, he visitado el aeropuerto de Barajas-Adolfo Suárez, en Madrid, el mayor y más concurrido de España, para comprobar qué medidas de seguridad ha implantado allí el gestor aeroportuario Aena y para descubrir lo que te encontrarás si coges un avión próximamente.

De la cámara que mide la temperatura de los viajeros a las más de 600 mamparas instaladas pasando por la máquinas expendedoras con mascarillas y geles a precio de oro. Así fue mi visita:

La pandemia del coronavirus ha cambiado muchas cosas drásticamente y puedo asegurar que una de ellas son los aeropuertos. Si antes ya eran búnkeres, ahora no se puede acceder siquiera a la parte de salidas sin una tarjeta de embarque, un permiso especial, como el mío, o sin ser trabajador del aeropuerto.

Barajas 1
A. A.

 

Otro de los cambios que el viajero aprecia nada más llegar son los muchos avisos sobre el virus, que están distribuidos por todas partes y que recuerdan que en el aeropuerto es obligatorio llevar mascarilla y que debes lavarte las manos o usar gel desinfectante. También se insiste en los mismos mensajes por megafonía.

Barajas 5
A. A.

 

Me llamaron la atención la cantidad de pegatinas en el suelo que advierten de que es necesario mantener la distancia de seguridad con los demás pasajeros.

Barajas 2
A. A.

 

Las pantallas que muestran las salidas y llegadas apenas reflejaban durante mi visita una docena de vuelos, así que la mayoría de ellas estaban completamente vacías —nada que ver con la normalidad—. Según datos de Aena, la semana pasada el aeropuerto registró unos 80 vuelos al día, entre salidas y llegadas, frente a una media de 1.200 antes de la pandemia.

Barajas 3
A. A.

 

En los mostradores de facturación destacan las mamparas que separan al personal de tierra de las aerolíneas de los viajeros. Aena dice que han instalado más de 600 mamparas y más de 2.000 carteles.

Barajas 4
A. A.

 

También hay cintas que organizan las posibles colas de gente, aunque durante mi recorrido toda la zona estuvo vacía.

Barajas 6
A. A.

 

En los ascensores hay pegatinas que señalizan dónde tendría que situarse cada persona para mantener la máxima distancia, aunque en la puerta otros carteles indican que es preferible evitarlos.

Barajas 20
A. A.

 

Tanto antes como después del control se han instalado 'estaciones' de gel hidroalcohólico que recuerdan a las del agua y se activan con el pie.

Barajas 14
A. A.

Leer más: "Hemos podido transmitir el coronavirus en Madrid y Barcelona": los tripulantes de cabina piden auxilio para prevenir contagios en los aviones y proponen 9 medidas de protección a las aerolíneas

No me dejaron hacer fotos en el control de seguridad, pero allí encontrarás al personal con enormes máscaras protectoras y exigiendo que guardes la distancia recomendada. A pesar de las nuevas medidas de control, Aena no prevé ningún tipo de retraso en el proceso, al menos por ahora.

Barajas 8
A. A.

 

La zona de los embarques estaba algo más concurrida que la de facturación, pero aún así los viajeros eran muy, muy pocos.

Barajas 10
A. A.

 

El día de mi visita prácticamente todos los establecimientos estaban cerrados, así que para los usuarios era fácil mantenerse separados, pero no desayunar o comer. Todo ello daba a la T4 un aire fantasmagórico que los datos corroboran: los aeropuertos de Aena registraron en mayo un tráfico un 98,9% inferior al del mismo mes de 2019.

Barajas 9
A. A.

 

Asimismo, estaban cerrados los lugares de culto y de oración como esta sala multiconfesional.

Barajas 7
A. A.

 

En los baños se indica que no pueden estar dentro más de 12 personas, pero no hay otro tipo de medidas especiales.

Barajas 13
A. A.

 

Las áreas de juego también están cerradas, aunque tampoco había muchos niños que las reclamasen.

Barajas 12
A. A.

 

En las máquinas expendedoras encontré mascarillas y gel antiséptico, pero a precio de oro: 4 euros la unidad.

Barajas 11
A. A.

 

Después, en la zona de recogida de maletas, los asientos están señalizados para que los viajeros usen uno de cada dos.

Barajas 15
A. A.

 

Justo antes de dejar esta área está la cámara termográfica del aeropuerto, con la que Sanidad Exterior controla la temperatura de todos los pasajeros que proceden del extranjero —este es el lugar donde se han generado grandes colas en los últimos días—.

Barajas 16
A. A.

Leer más: El ingeniero español que lidera el desarrollo de un motor que podría revolucionar la aviación

Aquí está. Solo hay que pasar por la zona indicada para que mida la temperatura de tu cuerpo.

Barajas 19
A. A.

 

Los resultados se ven inmediatamente en un monitor situado junto a la cámara. Y esta soy yo: marqué 36,2 grados, como se aprecia en la imagen.

Barajas 17
A. A.

 

Si la cámara detecta en un viajero una temperatura demasiado alta y sospechosa de ser síntoma de coronavirus, hay otra pequeña estación de control con termómetros de mano donde se lleva a cabo un registro de datos personales.

Barajas 18
A. A.

 

Una vez superas el control, ya eres libre y solo debes tener en cuenta una cosa más: que probablemente no haya nadie esperándote al salir, puesto que está prohibido el acceso a esa zona, aunque desde Aena apuntan que podría abrirse en los próximos días.

Barajas
A. A.

 

Y además