FTX ha muerto: este es el nuevo y misterioso rey de las criptomonedas

Emily Stewart
| Traducido por: 
Crypto.com parece caminar entre el bien y el mal. Y camina despacio, pero con un gran presupuesto publicitario.
Crypto.com parece caminar entre el bien y el mal. Y camina despacio, pero con un gran presupuesto publicitario.

iStock; Rebecca Zisser/BusinessInsider

  • FTX ha muerto, y un nuevo exchange de criptomonedas se está dando mucha prisa para ocupar su lugar.
  • Se trata de Crypto.com, una empresa rodeada de misterio que, pese a su agresiva publicidad, continúa siendo relativamente anónima en el mundo cripto.

Crypto.com está en todas partes. Patrocina a Los Angeles Lakers, el equipo más famoso de la NBA. Patrocina también carreras de Fórmula 1 y peleas de la UFC. Ha vuelto a hacer anuncios con estrellas como Eminem, que aparece durante los playoffs de la NBA declarando que "la fortuna favorece a los valientes".

Pero al mismo tiempo, Crypto.com no está en ninguna parte. Su CEO no es mediático, como sí lo era Sam Bankman-Fried de FTX (que actualmente está en prisión) o CZ de Binance (a punto de ir a prisión). A diferencia de lo sucedido con Coinbase, los reguladores no parecen estar investigando nada sobre Crypto.com. Es una marca con una gran presencia a nivel publicitario pero que, a la hora de la verdad, parece bastante discreta.

Crypto.com lleva tiempo en mi cajón de "me pregunto de qué va esto", junto a Jojo Siwa, la gripe aviar y la diferencia entre la F1 y NASCAR. Parece imposible ver un evento deportivo sin que aparezca y, sin embargo, casi nunca charlo con alguien que lo utilice o veo su nombre en un titular. Parte del problema es que vivo en Nueva York, donde sus servicios no están permitidos. (No es una crítica a la empresa, ya que para muchos exchanges, el Empire State es un hueso duro de roer). No obstante, es cierto que la marca está rodeada de mucho misterio. Dice que tiene 100 millones de usuarios en todo el mundo, pero su perfil sigue siendo bajo.

Cuando menciono Crypto.com a alguien que trabaja en el sector de las criptomonedas, por supuesto lo conocen. Pero cuando les pregunto qué saben, responden poca cosa. Especulan sobre que quizás es una empresa más popular en otros países, o solo para novatos. Los datos de Google indican que, si bien una buena parte del interés de las búsquedas procede de Estados Unidos, la mayoría viene de fuera, sobre todo de Singapur, Nigeria y Bulgaria.

"Supongo que es más grande de lo que pensaba", reflexiona un criptoevangelista tras consultar su volumen de operaciones.

"¿Son dueños del estadio de los Lakers? No sé cómo lo han conseguido", indica un criptoempresario. (En realidad, la empresa no es propietaria del estadio, solo compró los derechos de branding). Este empresario en concreto abrió una cuenta en Crypto.com durante el ciclo de mercado 2021-2022 para hacer una maniobra específica no permitida en Coinbase en ese momento, pero en realidad no la ha utilizado desde entonces.

Cuando le pregunté sobre la empresa a Nic Carter, socio general de Castle Island Ventures, me respondió por correo electrónico: "Es un misterio, sí", y añadió que, al igual que yo, no conoce a nadie que la utilice. "Pero creo que eso refleja la base de usuarios: no son necesariamente criptonativos, sino más bien minoristas que quieren una experiencia casual y accesible", concluyó.

Crypto.com se está posicionando como la nueva cara de las criptomonedas, aunque siga sin tener rostro. Y puede que sea un movimiento inteligente: está impulsando su marca y aumentando su cartera de clientes, a la vez que evitar el escrutinio al que se han enfrentado otros exchanges. Crypto.com parece caminar entre el bien y el mal. Y camina despacio, pero con un gran presupuesto publicitario.

Evento Money Insider

Evento Money Insider

¿Es buen momento para invertir? ¿Qué son los fondos indexados? ¿Hay burbuja inmobiliaria? Los expertos desvelan tus dudas sobre qué hacer con tu dinero.

Quiero apuntarme gratis

Aunque la empresa no irrumpió en la escena estadounidense hasta hace unos cuatro años, y hace solo uno que obtuvo licencia para operar en España, lleva operando mucho más tiempo. Originalmente llamado Monaco, el exchange fue fundado en 2016 en Hong Kong por Kris Marszalek, un empresario de origen polaco. En 2017, recaudó dinero de los propios usuarios a través de una oferta inicial de monedas, creando y vendiendo un token digital propio, algo similar a una salida a bolsa. 

En 2018, la compañía consiguió el codiciado nombre de dominio Crypto.com, comprándolo por una cantidad no revelada a un académico que durante mucho tiempo se había negado a venderlo. (Resulta confuso que Crypto.com es técnicamente operado por Foris DAX Asia, que, según usuarios de Reddit, puede confundir a la gente cuando llega el papeleo de la renta). El negocio principal de Crypto.com es su exchange de criptodivisas, que funciona como intermediario para la gente que compra y vende cripto, pero también ofrece otros productos como tarjetas Visa de criptomonedas.

Durante el ciclo de mercado 2021-22 Crypto.com, ahora con sede en Singapur, llevó a cabo su gran salto. A finales de 2021 compró los derechos de branding de lo que entonces era el Staples Center de Los Ángeles como parte de un acuerdo de 700 millones de dólares por 20 años (unos 642 millones de euros). Firmó acuerdos de patrocinio con la UFC y la F1, y puso en marcha una campaña publicitaria con el eslogan "la fortuna favorece a los valientes", que originalmente contó con Matt Damon. Crypto.com buscaba imagen de marca y estaba dispuesta a gastar millones y millones en ello.

"Ladrillo a ladrillo, construiremos un muro para presentar Crypto.com como marca al mundo y comunicar cuáles son nuestros valores fundamentales", declaró en su momento Steven Kalifowitz, director de marketing de Crypto.com, a Business Insider.

Muchas de las personalidades de las criptomonedas resultaron ser un fraude

En ese momento, todo tenía sentido. FTX tenía éxito y había pagado 135 millones de dólares (casi 124 millones de euros) para poner su nombre en el estadio de los Miami Heat. Su fundador se paseaba con Bill Clinton y Tony Blair por las Bahamas y hablaba de donar 1.000 millones de dólares (unos 917 millones de euros) a las elecciones de 2024. CZ, de Binance, afirmaba que invertiría 200 millones de dólares (183 millones de euros) en Forbes para empujar a las empresas de medios de comunicación a adoptar las cripto y descentralizar la industria. Pero ya sabemos cómo acaba la historia: FTX implosionó, junto con otros criptoproyectos, y llegó el criptoinvierno. Muchas de las personalidades de las criptomonedas resultaron ser un fraude.

Crypto.com logró capear el temporal, aunque no perfectamente. La empresa envió accidentalmente varios millones de dólares a la cuenta equivocada, lo que llevó a algunos usuarios a retirar su dinero. A principios de 2023, despidió al 20% de su plantilla, culpando a las dificultades económicas y al colapso de FTX. El Financial Times publicó que Crypto.com operaba con equipos internos de negociación por cuenta propia, algo que los reguladores estadounidenses habían reprochado a Binance, aunque la compañía insistió en que no había problema. No obstante, las leyes estadounidenses parecen haber puesto un poco nerviosa a la empresa, que cerró su exchange institucional estadounidense a mediados del año pasado.

En Estados Unidos, Crypto.com ha logrado evitar gran parte de las represalias a las que se han enfrentado sus competidores. (No es el caso en otros países: en Países Bajos, por ejemplo, fue multada por operar sin registro). Mientras que la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC) ha perseguido a Coinbase y Kraken por operar en bolsas de valores no registradas, no ha dicho ni pío sobre Crypto.com. Hasta ahora, la marca ha pasado desapercibida, a pesar de que sigue muchas de las mismas pautas. En abril, el director de operaciones de la empresa reconoció en una entrevista con Decrypt que sus esfuerzos publicitarios podrían poner una diana en su espalda, pero dijo que les compensaba.

La determinación de Crypto.com de seguir adelante le ha permitido aprovecharse del momento actual. Bitcoin vuelve a estar en alza y Crypto.com también. La empresa está contratando de nuevo, vuelve a anunciarse de forma agresiva y habla mucho de sus perspectivas de negocio: su CEO, Marszalek, declaró a Bloomberg en abril que pretendía triplicar su número de usuarios registrados.

Los datos de la empresa de inteligencia de marketing Sensor Tower indican que el gasto digital de los criptoanunciantes en Estados Unidos aumentó un 185% interanual en el primer trimestre de 2024. Crypto.com gastó ocho veces más que Coinbase en publicidad digital durante ese periodo. (Vale la pena señalar que ya en el primer trimestre de 2022, Crypto.com superó a FTX en anuncios digitales por poco).

Pero lo que pasa con el gasto en publicidad de Crypto.com es que parece ser efectivo solo a medias. Los datos recopilados por CCData muestran que Crypto.com tiene una cuota de mercado del 2,3% por volúmenes de negociación en el mercado al contado a nivel mundial, que es aproximadamente la mitad de Coinbase, que tiene un 4%, y solo ligeramente por encima de Kraken, que tiene un 1,4%. (Según Sensor Tower, Crypto.com experimentó un aumento del 140% en descargas en marzo con respecto al mes anterior, aunque quedó ligeramente por detrás de Coinbase, que tuvo un incremento del 160%).

'Todo eso de comprar estadios y cambiarles el nombre es algo que la mayoría de la gente del mundo cripto considera poco convincente'

Crypto.com no ha respondido a ninguna de las peticiones de conceder una entrevista para este artículo. La mayoría de las personas con las que he hablado se encogen de hombros cuando les pregunto qué opinan de la empresa.

Un ejecutivo cripto argumenta que parte del problema es que Crypto.com, al ser una startup de Asia, está un poco fuera de los principales círculos cripto de Silicon Valley. Al igual que la 'mafia  PayPal' que dominaba el software en la década de 2010, Coinbase se ha apoderado de la criptoindustria de la década de 2020. El ejecutivo critica además la llamativa publicidad de Crypto.com, refiriéndose a ella como "decadente" e irresponsable.

"Todo eso de comprar estadios y cambiarles el nombre es algo que la mayoría de la gente del mundo cripto considera poco convincente. Creo que lo más hortera y francamente irresponsable es lanzar ese mensaje FOMO de 'comprar criptomonedas o quedarse atrás', un mensaje realmente irresponsable. JPMorgan no hace eso", afirma.

Por otro lado, y a pesar de la capacidad de la empresa de esquivar sanciones regulatorias, no está muy bien vista entre algunos criptoevangelistas.

"Apoyo el bitcoin, pero creo que Crypto.com es en general muy negativo para el público estadounidense. Es muy confuso. Parece un casino", opina Alex Gladstein, que como director de estrategia de la Human Rights Foundation ha defendido que el bitcoin es importante para el avance de los derechos humanos y la libertad. "Cuando entras en la página web, te animan a intentar apostar por monedas que van a cero. No creo que tenga nada que ver con la capacitación financiera de la gente ni con ningún tipo de creación de riqueza alternativa", añade.

Sin duda, lo del casino podría decirse de la mayoría de exchanges, de las aplicaciones de apuestas deportivas, y de muchas aplicaciones de trading habituales. Crypto.com parece tener cuidado de no salirse de los límites de la normativa. El jefe de su departamento legal en América acaba de publicar un "manual legal de cripto".

Se podría concluir que Crypto.com está incrustado en la cultura, y al mismo tiempo no lo está. En cierto modo, ha asumido el papel de FTX, pero con una inclinación más anónima. Para la empresa, es un espacio muy inteligente en el que operar: omnipresente pero relativamente anónimo. Para los demás, la opinión puede variar. Es un buen recordatorio de que, sea cual sea la empresa, es mejor utilizar los exchanges solo para comprar y vender criptomonedas, y no para almacenarlas.

Quizá Eminem no se arrepienta de haber puesto voz a esos anuncios, como le ocurrió a Matt Damon. O quizá dentro de cinco años recordemos este momento y digamos: "¿Te acuerdas de esa empresa de criptomonedas? ¿Sigue su nombre en el estadio donde juegan los Lakers? ¿O ya no?".

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.