Pasar al contenido principal

CaixaBank y Bankia negocian su fusión: las 7 claves de acuerdo que creará el mayor banco en España por volumen de activos

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, y el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri
El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, y el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri Reuters

  • CaixaBank y Bankia han confirmado ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que están negociando su fusión, como había adelantado el jueves por la noche el diario Ara.
  • Con esta operación, crearán el mayor banco del país por volumen de activos en España, con 625.000 millones de euros, aunque es la tercera entidad más grande si se tienen en cuenta los activos fuera del país, por detrás de Banco Santander y BBVA.
  • De confirmarse la operación, el Estado pasaría de poseer el 61,8% de Bankia a tener el 14% de la nueva entidad fusionada, cuyo principal accionista sería Fundación La Caixa, que tendría en torno a un 30%, según El País.
  • El FROB está "analizando las condiciones de mercado con el fin de proteger el interés público de la participación en Bankia", pese a que el Estado solo ha recuperado hasta el momento 3.000 millones de los 24.000 millones que inyectó en la entidad cuando la rescató en 2012.
  • Estas son las 7 claves del acuerdo de fusión entre CaixaBank y Bankia.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El sector bancario español avanza hacia una mayor concentración del mercado en un número cada vez más reducido de entidades, tal y como ha defendido el Banco de España y como había reclamado recientemente el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, para que la banca europea sobreviva al coronavirus después de que la cotización de sus principales entidades haya caído desde enero más de un 30%.

Pocos días más tarde, a última hora de este jueves, CaixaBank y Bankia han confirmado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que están negociando su fusión, que había sido adelantada 2 horas antes por el diario Ara, desvelando los primeros detalles que se han conocido sobre cómo se desarrollará esta operación.

Leer más: Las fusiones no son la solución para el mercado bancario sino la reestructuración, según este directivo de una fintech española

La fusión de CaixaBank con Bankia es la más importante del sector bancario español en décadas, superando la absorción de Banco Popular por parte del Santander en 2017 o la de BBVA con Catalunya Banc en 2016. Estas son las 7 claves de esta operación, en cuanto a su tamaño, a su repercusión en el mercado financiero, a cómo se repartirá el poder en la futura entidad o cuál será el rédito que sacará el Estado, principal accionista de Bankia.

La fusión creará la mayor entidad en España, sin tener en cuenta activos en el extranjero

Si se confirma la operación, la suma de Bankia y CaixaBank se convertirá en el mayor banco del país por volumen de activos en España, con unos 625.000 millones de euros, de los que 442.000 los aporta la entidad catalana y los otros 215.000 corresponden a la filial de Banco Financiero y de Ahorro (BFA), la matriz que recibió el rescate estatal en 2012.

Los activos de ambas entidades en territorio español superan a los del resto del sector y se sitúan por encima de los de BBVA, que cuenta con 419.475 millones de euros en activos en el país, y de Banco Santander, que dispone de 355.769 millones, apenas un 23% de sus activos totales, según El Periódico

No obstante, si se tienen en cuenta todos los activos de cada banco, la fusión de CaixaBank y Bankia cae al tercer lugar, dado que ninguna de las 2 entidades tiene presencia fuera del país. Así, Santander sería el mayor banco por activos totales, con 1,54 billones de euros, seguido del BBVA con 730.923 millones.

Tras la fusión, los 3 mayores bancos controlarán el 61% del mercado

La fusión de CaixaBank y Bankia supone una nueva fase en el proceso de consolidación bancaria en España, que se inició en 2010, en plena recesión mundial, cuando se completaron 12 fusiones de 32 bancos y cajas en un año para evitar quiebras, entre ellas la que dio lugar a Bankia con la suma de Caja Madrid, Caixa Laietana, Bancaja, Caja Ávila, Caja Segovia y Caja Insular de Canarias.

Tras otras 2 rondas de fusiones en 2012 y entre 2014 y 2017, el panorama bancario español contaba hasta ahora con 5 grandes entidades, Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell y Bankia, que representan una cuota conjunta de mercado del 67,7%, y un número cada vez más reducido de pequeños bancos que se reparten el resto.

Ahora, tras la fusión de Bankia y CaixaBank, la concentración del mercado bancario se acentúa aún más y las 3 mayores entidades del país representarán una cuota de mercado por activos del 60,6%, más de 8 puntos más que antes de la operación. Además, no hay que descartar que otras entidades, como Sabadell, Unicaja Banco o Liberbank, también terminen por fusionarse entre sí o con alguna de las grandes.

La participación del Estado en Bankia se diluirá, mientras aumentan las pérdidas del rescate

Si la fusión de CaixaBank y Bankia termina realizándose, el Estado pasaría de poseer el 61,8% de las acciones de Bankia, que actualmente ostenta a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) a quedarse con un 14% del capital social de la nueva entidad fusionada, cuyo principal accionista sería Fundación La Caixa, que tendría en torno a un 30%, tal y como ha adelantado El Confidencial.

Esta operación agravaría la dilución de la participación del Estado, que entró en Bankia tras rescatar a su matriz BFA y a Banco Mare Nostrum con una inyección total de fondos públicos de 24.069 millones de euros en 2012, de los que ha recuperado en torno a unos 3.300 millones de euros, mientras que el valor de las acciones de la entidad en poder del FROB se ha desplomado a 1.965 millones de euros, según Cinco Días.

Leer más: Draghi pide fusiones bancarias transfronterizas, pero los analistas alertan que serán más complicado de lo que parece y tardarán en llegar

Bankia debía haber sido privatizada antes del 2016, pero el anterior Ejecutivo aprobó 2 prórrogas, hasta 2018 y posteriormente hasta 2021, a la espera de que su cotización repuntase y las arcas públicas pudiesen recuperar parte del rescate. Pero, pese a las promesas de que "el rescate a la banca no costaría un euro a los españoles", la fusión podría elevar las pérdidas del Estado en Bankia en al menos 7.600 millones de euros, según el responsable de políticas económicas de IU, Carlos Sánchez Mato.

Goirigolzarri ostentaría la presidencia, pero CaixaBank sería el primer accionista

Respecto al reparto de poder dentro de la futura entidad fusionada, la Fundación La Caixa ostentaría la mayor participación, con un 30% del capital social, mientras que el FROB se quedaría con un 14%. El contrapeso a este reparto de poder tendrá lugar en la presidencia de la futura entidad, que ocupará el actual presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, según Ara

Mientras, el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ocupará esa misma posición en el futuro banco fusionado, mientras no está clara la función que podrían ocupar el presidente de CaixaBank, Jordi Gual, y el consejero delegado de Bankia, José Sevilla. En cuanto a la sede social, lo más probable es que se fije en Valencia, ciudad a la que ambas entidades habían mudado sus respectivas sedes en los últimos años, según La Vanguardia.

Casi 7.000 sucursales y más de 50.000 empleados, de momento

En cuanto a los activos de negocio que aporta cada entidad a la posible fusión, CaixaBank aporta en torno al doble de oficinas y de empleados que la entidad nacionalizada, con 4.460 sucursales, de las que 3.797 están en España y el resto en Portugal, frente a las 2.267 oficinas con las que cuenta Bankia, mientras que el banco catalán dispone de una plantilla de 35.500 empleados, por cerca de 16.000 trabajadores en Bankia.

No obstante, la fusión buscaría reforzar las sinergias entre ambas entidades, especialmente en sus servicios centrales y en territorios como la Comunidad de Madrid, la Valenciana, Cataluña, Canarias, Baleares o Murcia. En total, 6.727 sucursales y más de 50.000 empleados, aunque podrían producirse nuevos despidos y cierres de oficinas para ahorrar costes, tal y como ha sucedido en los últimos años.

En términos económicos, Bankia registró un beneficio neto de 142 millones de euros durante el primer semestre de este año, un 64% inferior al obtenido hace un año, debido a las provisiones ante el coronavirus, mientras que CaixaBank ganó 205 millones de euros, un 67% menos por el mismo motivo. A comienzos de 2020, la cuota de mercado de Bankia en volumen de negocio era del 9,70% y la de CaixaBank se situaba en el 28%, según El Diario

La operación depende del visto bueno del Gobierno

Mientras ambas entidades prosiguen la negociación, la última palabra de la operación la tendrá el Gobierno, que participa en Bankia a través del FROB, que a su vez depende de la vicepresidenta económica, Nadia Calviño. Precisamente, el Ministerio de Economía ha asegurado esta madrugada que "el equipo del FROB está permanentemente analizando las condiciones de mercado con el fin de proteger el interés público de la participación en Bankia".

Además, Economía ha afirmado que mantiene "contacto frecuente con las principales entidades financieras del país", entre las que incluye a CaixaBank, y ha destacado que, si la negociación para la fusión llega a buen puerto, "el FROB lo analizará con completa objetividad desde la perspectiva de generación de valor y optimización de su capacidad de recuperación de ayudas".

El Ministerio ha reiterado las prioridades del Gobierno respecto a su participación en Bankia, que son "proteger el interés general de los ciudadanos españoles, maximizar el valor de la participación pública y reforzar la estabilidad financiera del país", unos principios que han asegurado que serán los que definan sus decisiones respecto a esta operación.

Esta es la segunda vez que CaixaBank y Bankia intentan una fusión

Hace 8 años, en plena oleada de fusiones en el sector ante la crisis bancaria que acompañó a la anterior recesión en España, Bankia y CaixaBank ya intentaron fusionarse, aunque no llegó a concretarse. El entonces presidente de Bankia, Rodrigo Rato, rechazó la propuesta de fusión que contaba con el aval del Gobierno de Mariano Rajoy y del sucesor de Rato en Economía, Luis de Guindos, y defendió la conveniencia de aliarse con Unicaja o Liberbank.

La negativa de Rato daría al traste con la posible fusión y, al mismo tiempo, sería el punto de inflexión en su carrera y en la trayectoria de Bankia, dado que dimitió de su cargo y posteriormente fue imputado por su gestión al frente de la entidad y por cargar gastos personales a tarjetas opacas, las conocidas como tarjetas black.

Finalmente, estos escándalos de corrupción llevarían a Rodrigo Rato a la cárcel de Soto del Real con una pena de 4 años y medio de prisión, que cumple mientras espera que se dicte sentencia en el caso que investiga las irregularidades en la salida a Bolsa de Bankia. Mientras, en CaixaBank, el anterior presidente, Isidre Fainé, cedió en 2016 su cargo a Jordi Gual.

Y además