Miembros del gabinete de Trump estudian poner en marcha el proceso de destitución para que salga de la Casa Blanca antes de que acabe su mandato

El vicepresidente Mike Pence, en segundo plano, durante un acto en el Despacho Oval junto a Donald Trump.
El vicepresidente Mike Pence, en segundo plano, durante un acto en el Despacho Oval junto a Donald Trump.

Anna Moneymaker-Pool/Getty Images

  • Miembros del gabinete de Donald Trump están discutiendo sobre si aplicar la 25 Enmienda para destituirlo de su cargo, según apuntan las cadenas estadounidenses CBS, ABC y CNN.
  • Todo esto ocurre tras el ataque al Capitolio de Estados Unidos por parte de los partidarios de Trump: irrumpieron con violencia y obligaron a los legisladores y al personal a evacuar el edificio.
  • Jim Acosta, corresponsal para la Casa Blanca de la cadena CNN, ha asegurado que los secretarios del gabinete se encuentran en las etapas preliminares sobre si aplicar la Vigesimoquinta Enmiendad de la Constitución de Estados Unidos, mientras que Margaret Brennan, periodista de CBS News, asegura que por ahora no se ha presentado nada al vicepresidente Mike Pence.
  • Los demócratas del Comité Judicial de la Cámara de Representantes han enviado una carta a Pence instándole a invocar la enmienda y arrebatarle el poder al presidente.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Los miembros del gabinete del presidente Donald Trump están pensando en aplicar la Vigesimoquinta Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos para destituir a Trump de su cargo, según apuntan varios medios de comunicación.

Si al final se aplica la medida, sería completamente un proceso inédito en la historia de la política estadounidense desde que la enmienda fuese ratificada hace seis décadas. 

Jim Acosta, corresponsal de la cadena CNN para la Casa Blanca, ha explicado que de momento la medida está en su fase preliminar, mientras que Margaret Brennan, periodista de CBSasegura que aún no se ha presentado nada concreto al vicepresidente Mike Pence. Una tercera cadena de noticias nacional, ABC News, confirmó ambas informaciones, obtenidas a partir de fuentes que no han querido revelar su identidad.

Este evento extraordinario se produce poco después de que los partidarios de Trump, enloquecidos por las teorías de conspiración del presidente sobre las elecciones de 2020, convergieran en un ataque al Capitolio este miércoles, cuando el Congreso celebraba una sesión —un paso meramente testimonial en otros procesos electorales— para certificar los votos electorales y finalizar la campaña con la proclamación del presidente electo Joe Biden. 

El proceso se convirtió en noticia este año porque Trump y sus partidarios dijeron, sin fundamento, que el Congreso y, en particular el vicepresidente Mike Pence, tienen la autoridad legal para rechazar los votos electorales al afirmar que las elecciones estuvieron "amañadas" contra él

El Congreso y el vicepresidente no tienen esta autoridad y solo tienen la tarea de contar los votos emitidos por el Colegio Electoral que certifiquen los resultados de las elecciones. Los legisladores pueden presentar objeciones a los votos, pero para que esa impugnación sea válida, tanto la Cámara como el Senado deben respaldarla.

Debido a que el Partido Demócrata controla la cámara, prácticamente no hay ninguna posibilidad de que los republicanos que se han adherido al impulso de Trump para revocar las elecciones tengan éxito. Pence, por su parte, no juega ningún papel en la aprobación o el rechazo de los votos electorales de un estado y su participación en el asunto es en gran medida ceremonial. 

Líderes de todo el mundo condenan el violento intento de golpe de Trump y sus aliados tras el asalto al Capitolio de Estados Unidos

Independientemente de ello, Trump ha afirmado de manera constante y repetida que Pence y los republicanos del Congreso están obligados a "descertificar" los votos electorales de los estados clave que perdió porque, dice, sus respectivas elecciones se llevaron a cabo de manera fraudulenta y, por lo tanto, sus resultados fueron ilegítimos. Como ha informado Business Insider no existen pruebas de que ninguna de estas afirmaciones tengan crédito y de hecho, las elecciones de 2020 fueron las más seguras en la historia de Estados Unidos. 

Lo sucedido el miércoles en el Capitolio de Estados Unidos es propio casi de una novela distópica. Los partidarios del presidente rompieron las barreras, se enfrentaron a la policía, irrumpieron en el edificio del Capitolio, destrozaron y robaron todo tipo de objetos y llegaron hasta las salas de la Cámara y el Senado. 

Mientras tanto, los políticos, el personal del edificio y los reporteros se refugiaron en sus oficinas y detrás de barricadas improvisadas antes de ser evacuados. Los partidarios de Trump arrasaron el Capitolio, ocuparon las oficinas de los políticos y se arremolinaron en los aledaños del edificio durante horas después de la evacuación. Decenas de fotos mostraban a varios manifestantes portando banderas confederadas a través del edificio, a veces flanqueados por retratos de figuras de la Guerra Civil.

Se erigió una soga en el exterior del Capitolio y los leales a Trump atacaron a los miembros de los medios de comunicación que cubrían las protestas a medida que se desarrollaban. Tom Winter, periodista de la cadena NBC, informó que media docena de personas fueron llevadas al hospital y más tarde reportó que una mujer recibió un disparo dentro del Capitolio donde falleció. 

Una fotografía del asalto al Capitolio protagonizado por partidarios de Trump.Una fotografía del asalto al Capitolio protagonizado por partidarios de Trump.
Una fotografía del asalto al Capitolio protagonizado por partidarios de Trump.

Win McNamee/Getty Images

Después de que el área y el edificio fuesen asegurados, el Congreso se volvió a reunir para terminar de debatir las objeciones electorales y certificar los votos. Varios legisladores republicanos de la Cámara y el Senado revocaron sus decisiones de respaldar a Trump en sus esfuerzos tras los disturbios a los que calificaron de "aborrecibles", "ilegales" e "inaceptables"

Varios cargos públicos de la Administración Trump renunciaron después de las manifestaciones, incluida Stepanie Grisham, la jefa de gabinete de la primera dama Melania Trump y exsecretaria de prensa de la Casa Blanca; Sarah Matthews, subsecretaria de prensa de la Casa Blanca, y Rickie Niceta, secretario social de la Casa Blanca. Robert O'Brian, asesor de seguridad nacional de Trump; Matt Pottinger, asesor de seguridad nacional, y Chris Liddell, subjefe de gabinete, también están pensando en renunciar.

El Daily Beast ha publicado que los ayudantes de Trump y Mitch McConell, líder de la mayoría del Senado, quien está casado con Elaine Chao, secretaria de Transporte, llamaron personalmente a altos cargos de la Casa Blanca y secretarios del gabinete y les pidieron que se quedaran toda la noche. 

Invocando la Vigesimoquinta Enmienda

Si el gabinete del presidente invoca la enmienda, sería la primera vez en la historia de Estados Unidos que un presidente en funciones es destituido de su cargo por un problema que no tenga que ver con su salud. La enmienda establece los pasos que se pueden tomar para garantizar una transición de poder si se considera que un presidente no es apto o no puede cumplir con sus funciones. 

Se ha invocado tres veces antes, pero solo por motivos relacionados con la salud física del presidente. La primera fue en julio de 1985, cuando Ronald Reagan se sometió a una cirugía de cáncer de colon. En ese momento, Reagan autorizó al vicepresidente George H.W. Bush para cumplir con sus deberes mientras él no pudiera hacerlo. 

Las otras dos veces que se invocó la enmienda fueron durante la administración de George W. Bush, en junio de 2002 y junio de 2007. En ambos casos, Bush transfirió temporalmente el poder al vicepresidente Dick Cheney mientras se sometía a colonoscopias rutinarias.

Si el gabinete de Trump invoca la enmienda para destituirlo de su cargo, sería utilizando la Sección IV, que permite que el vicepresidente y la mayoría del gabinete destituyan al presidente de su cargo si determinan que no es apto o no puede cumplir sus funciones. 

La norma dice: "Siempre que el vicepresidente y la mayoría de los funcionarios principales de los departamentos ejecutivos o de cualquier otro órgano que el Congreso pueda establecer por ley, transmita al presidente pro tempore del Senado y al presidente de la Cámara de Representantes su declaración escrita de que el presidente no puede desempeñar los poderes y deberes de su cargo, el vicepresidente asumirá inmediatamente los poderes y deberes del cargo como presidente interino".

LEER TAMBIÉN: Caos en EEUU: miles de seguidores de Trump asaltan el Congreso

LEER TAMBIÉN: Líderes de todo el mundo condenan el violento intento de golpe de Trump y sus aliados tras el asalto al Capitolio de Estados Unidos

LEER TAMBIÉN: Los responsables de Apple, Facebook, Google o Paypal condenan la insurrección en el Capitolio de EEUU y la califican de "triste y vergonzosa"

VER AHORA: Ángel Sáenz de Cenzano, CEO de LinkedIn España: “El mayor reto del mercado laboral será la capacitación de las personas para dar respuesta a las necesidades del futuro”