Pasar al contenido principal

Este gráfico explica por qué la deuda soberana en Europa no consigue volver a los niveles precrisis

Un agente de bolsa trabaja en el parqué de la New York Stock Exchange
Un agente de bolsa trabaja en el parqué de la New York Stock Exchange Reuters
  • La deuda soberana de la mayoría de países de Europa no está consiguiendo reducirse por debajo de sus niveles precrisis, a pesar de haber experimentado mejoras, según la agencia de calificación Moody's.
  • En 2019, Moody's prevé que solo 3 de países de la eurozona consigan reducir su deuda, Alemania, Malta y Países Bajos, mientras otros podrían experimentar mejoras limitadas, como Grecia, Chipre, Bélgica o Portugal.
  • Mientras, la agencia estima que la deuda de España, Francia e Italia se mantendrá en sus niveles actuales.

2019 va camino de convertirse en el año de la deuda soberana. Desde finales de 2018, las principales instituciones y organismos internacionales han alertado de los niveles históricamente altos de deuda a nivel global y del riesgo que suponen para la economía en un contexto de ralentización del crecimiento en todo el mundo.

A principios de año, el Instituto de Finanzas Internacionales cuantificó el volumen total de endeudamento público y privado en 214 billones de euros, un valor que triplica el valor del PIB mundial. Además, el IFI valoró en 57 billones de euros el total mundial de deuda pública, lo que supone duplicar los ya de por sí elevados niveles de 2009.

Leer más: Estos son los 18 países desarrollados con mayor deuda pública del mundo (y España está entre ellos)

Mientras que en China y en los países emergentes ya se habla del estallido de la burbuja de la deuda, en Europa la situación no parece mucho más halagüeña.

La deuda sigue superando los niveles de 2008

Así lo advierte la agencia de calificación de riesgos Moody's en su último informe sobre los niveles de deuda en el Viejo Continente, en el que alerta de que la deuda soberana sigue siendo más alta que antes de la crisis económica de 2007 y las recesiones consecutivas de 2009 y 2011, en las que la deuda soberana jugó un importante papel desestabilizador.

Ahora, Moody's augura que "los niveles de deuda se mantendrán elevados en la mayoría de países de Europa durante los próximos 12 a 18 meses" y precisa que los esfuerzos para el desapalancamiento se han estancado a nivel estatal y regional. Por ello, prevé que el peso de la deuda respecto al PIB de la eurozona se reduzca "modestamente" desde el 86% de 2018 al 84% este año.

Leer más: La Airef alerta de la monstruosa deuda que se puede generar en 2048 si no se reforman las pensiones y se controla el déficit público

Así, la agencia de calificación estima que, de los 7 países más endeudados de la eurozona, 3 de ellos no mostrarán ninguna mejora, España, Francia e Italia, otros dos registrarán una mejora gradual, Portugal y Bélgica, y los dos restantes, Grecia y Chipre, vivirán los mayores recortes de deuda del año, aunque desde niveles tan elevados que les restará importancia.

Las previsiones de Moody's solo salvan a 3 países de esta situación. Así, Alemania, Países Bajos y Malta serán los únicos países de la zona euro que conseguirán reducir en 2019 sus niveles de deuda por debajo de los máximos alcanzados entre 2008 y la actualidad, como muestra el siguiente gráfico.

Peso de la deuda soberana en el PIB de los países de la eurozona
Moody's Investors Service

Por qué no bajarán los niveles de deuda, según Moody's

La agencia de calificación enumera cuatro factores que podrán amenazar los esfuerzos de la eurozona y de sus estados miembros por reducir el elevado peso de la deuda soberana sobre sus economías. En primer lugar, alude a la desaceleración del crecimiento a nivel global, de un 3,3% en 2017 y 2018 a un 3% en 2019 y 2020, lo que podría provocar una ralentización aún mayor en Europa, agravada por el Brexit y la inestabilidad en Italia y Francia.

En segundo lugar, Moody's advierte de que el impulso a las reformas se ha frenado en la misma medida en la que se ha disipado la crisis. "La consolidación fiscal ha frenado, las posiciones fiscales estructurales han comenzado a deteriorarse de nuevo y la deuda pública sigue elevada, lo que limita el margen de maniobra de los gobiernos para apoyar a la economía en caso de una nueva recesión", afirma el texto.

Leer más: La deuda pública alcanzó en 2018 su mayor nivel histórico por cuarto año consecutivo, empujada por la Seguridad Social y la administración central

Respecto a las políticas gubernamentales reformistas, el informe destaca que en Italia "el gobierno ha comenzado a revertir algunas de las reformas ya aplicadas, en particular en el sistema de pensiones", mientras que respecto a Francia reconoce que espera que el Ejecutivo de Emmanuel Macron mantenga sus promesas, a pesar de que augura que su impulso se frenará probablemente.

En tercer lugar, Moody's señala que la debilidad de la inflación en muchos países no está ayudando al desapalancamiento. También afirma que las dinámicas salariales están ayudando a contener el IPC, que se mantiene en torno al 1% en la zona euro y "no muestra ninguna indicación de que vaya a subir".

Por último, la agencia destaca que el fin de la compra de deuda de la eurozona por parte del Banco Central Europeo obligará a los países más endeudados a depender íntegramente de financiación por parte de inversores foráneos o de sus sectores privados domésticos.

Y además