Pasar al contenido principal

Dura advertencia del FMI: la deuda mundial sigue marcando récords y la economía se enfría

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde.
La directora gerente del FMI, Christine Lagarde. Reuters
  • El FMI estima que el PIB mundial crecerá por debajo de la cuota del 3,9% que el organismo predijo el trimestre pasado.
  • Christine Lagarde advierte de que este frenazo económico a nivel mundial se debe al incremento del proteccionismo comercial y a los elevados niveles de deuda.
  • El Fondo cifra la deuda global pública y privada en 182 billones de dólares (en torno a 157 millones de euros), tras incrementarse en 18 billones de dólares en los últimos meses.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, ha lanzado este lunes la voz de alarma acerca del estado de la economía global. En un discurso en Washington previo a la cumbre anual del organismo, que se celebra la próxima semana en la isla indonesia de Bali, Lagarde ha advertido de la ralentización de la economía global debido al endurecimiento de las tensiones comerciales y a los elevados niveles de deuda.

Estas afirmaciones dan a entender que el FMI va a rebajar la próxima semana sus previsiones de crecimiento. Así lo reconoció la directora gerente del FMI: "en julio, preveíamos un 3,9% de crecimiento global en 2018 y 2019. Desde entonces, la perspectiva se ha vuelto más sombría y lo podrán comprobar en la actualizaciones de previsiones" del Fondo.

Leer más: Los 11 países con los niveles más bajos de deuda pública

Lagarde ha hablado de la "materialización de algunos riesgos económicos", a pesar de la reducción del paro a nivel global o a la caída por debajo del 10% en el porcentaje de población que vive en extrema pobreza, un nivel nunca antes alcanzado.

Concretamente, ha destacado que el creciente uso de aranceles ya ha afectado negativamente a las exportaciones e importaciones a nivel mundial y, al mismo tiempo, también a la inversión empresarial y la producción manufacturera.

Christine Lagarde ha asegurado además que si las tensiones comerciales siguen escalando, podrían provocar turbulencias tanto en las economías emergentes como en las desarrolladas. Además, ha criticado veladamente al Gobierno de EE.UU., señalando que "los países deben resistirse a los cantos de sirena de la autosuficiencia porque, como nos enseñan las leyendas griegas, siempre conducen al naufragio".

El otro factor que está provocando la materialización de riesgos económicos es el incremento de la deuda global, que ha crecido un 60% en la última década para alcanzar un récord histórico de 182 billones de dólares (en torno a 157 millones de euros). Este dato supone que, en los últimos tres meses, la deuda mundial se ha incrementado en 18 billones de euros (algo más de 11 millones de euros).

Leer más: Un estudio asegura que la intensidad lumínica puede señalar qué países falsean su PIB

La directora gerente del FMI ha advertido de que la mayoría de países y empresas son "más vulnerables" al más que probable endurecimiento de la política financiera, con recientes subidas de tipos de interés por parte de la Reserva Federal de EEUU, el Banco de Inglaterra y el Banco de Canadá. Además, se espera también una decisión en este sentido por parte del Banco Central Europeo (BCE).

Lagarde ha destacado las dificultades de algunos países debido al desplome de varias divisas, como la lira turca, la rupia india o el peso argentino y al incremento de la preocupación entre los inversores sobre su capacidad para hacer frente a sus deudas. Por ello, ha advertido de que podrían venderse hasta 100.000 millones de bonos de países emergentes, una cifra que igualaría las desinversiones en deuda emergente durante la pasada crisis económica.

Te puede interesar