Los 8 grupos de riesgo que deben estar alerta ante una posible infección por la viruela del mono

Investigadora con un tubo de ensayo de la viruela del mono

REUTERS

El mundo mira con un ojo al coronavirus y con otro a la viruela del mono, que está presente ya en cerca de una veintena de países de varios continentes: desde Australia hasta Estados Unidos o Canadá, pasando por España.

Esta es por el momento la nación que ha registrado el mayor número de positivos (al menos 51 confirmados) de esta rara enfermedad, que se describe como zoonosis viral por tratarse de un virus transmitido de animales a personas (y de personas a personas, como vía secundaria).

La transmisión de la viruela del mono a los humanos se puede dar a través de diversos animales salvajes, como roedores y primates, mientras que la propagación de persona a persona se produce sobre todo por gotículas respiratorias, generalmente tras contactos prolongados cara a cara con la persona infectada.

Una vez contagiada, los síntomas asociados a la viruela símica incluyen fiebre, erupción, ganglios linfáticos inflamados, escalofríos, agotamiento y dolores de cabeza, musculares o de espalda.

Entre la población general, "la probabilidad de transmisión entre individuos sin contacto estrecho se considera baja", informa el ECDC (Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades). 

Qué es la viruela del mono, por la que España ha lanzado una alerta sanitaria: síntomas, formas de transmisión y qué hacer

Sin embargo, hay algunos grupos y personas que podrían estar expuestas a un mayor riesgo de contagiarse con la viruela del mono o de padecer una enfermedad más grave que el resto de la población:

Niños y jóvenes

La viruela del simio se detectó por primera vez en los humanos en 1970 en la República Democrática del Congo (entonces denominada Zaire) en un niño de 9 años, en una región en la que la viruela se había erradicado en 1968 (en 1979 fue erradicada a nivel mundial), informa la OMS.

La organización recuerda también que su tasa de letalidad ha variado entre el 1% y el 10%, si bien se considera que en los países desarrollados, donde hasta hace poco se habían encontrado escasos brotes, es menor.

"La mayoría de las defunciones se producen en los niños pequeños y, en general, los grupos de edad más jóvenes parecen ser más susceptibles a la viruela símica", añade.

Mujeres embarazadas

Para conocer cuáles pueden ser las personas con un mayor riesgo ante la viruela del mono se puede acudir a África, donde se han notificado la mayoría de los casos desde su aparición en 1970, especialmente en regiones rurales de la selva tropical de la cuenca del Congo y el África occidental.

"Allí se considera a los niños y a las embarazadas y a personas jóvenes" como personas de riesgo, apunta el doctor Juan José Badiola en Más Vale Tarde, según recoge La Sexta.

Personas inmunodeprimidas

El propio Juan José Badiola, veterinario e investigador español, añade que, en el caso de este brote, más aún que los niños, jóvenes y las embarazadas le preocupan "las personas que tengan un estado inmunológico deficiente".

El ECDC señala también a este colectivo: si bien el virus generalmente desaparece después de unas 3 semanas, puede ser grave en ciertos grupos de personas, incluidos niños pequeños, mujeres embarazadas y personas con sistemas inmunitarios más débiles, explica.

Contactos estrechos

Debido a la forma de transmisión de la viruela del mono, que requiere un contacto prolongado cara a cara, los contactos estrechos de las personas infectadas presentan un elevado riesgo de contagiarse.

De hecho, las autoridades sanitarias están llamando a realizar un seguimiento de estos contactos cercanos, con el objetivo de intentar controlar la propagación del virus y la aparición de más brotes. Además, estas personas están consideradas como uno de los posibles destinatarios de la vacuna.

La estrategia que valora España, según informa El País, consistiría en identificar, aislar y tratar los casos de personas infectadas, rastrear y vacunar a sus contactos, vigilar que no desarrollen síntomas y seguir hasta acabar con las cadenas de transmisión.

"Si las vacunas contra la viruela están disponibles en el país, se debe considerar la vacunación de los contactos cercanos de alto riesgo después de una evaluación de riesgos y beneficios", se suma el ECDC en un comunicado.

Viruela del mono: Europa aconseja a los países que planifiquen la "disponibilidad de vacunas" ante el incremento de casos

Personas con riesgo de exposición

"Todos debemos permanecer atentos, asegurarnos de que exista una capacidad de rastreo de contactos y de diagnóstico adecuada, y asegurarnos de que tenemos disponibles las vacunas, los antivirales y el equipo de protección personal necesarios para los profesionales de la salud", ha afirmado la comisaria europea de Salud y Seguridad Alimentaria, Stella Kyriakides.

Los trabajadores sanitarios, como colectivo expuesto a estos entornos de pacientes con viruela del simio, podrían correr también el riesgo de infectarse, por lo que en países como el Reino Unido están siendo incluidos entre las personas a las que se administra la vacuna, junto a otras que pueden haber estado expuestas, informa Reuters.

Quienes no estén vacunados contra la viruela

Aunque se trata de enfermedades diferentes, la viruela y la viruela del simio comparten puntos en común (son de la familia de los ortopoxvirus), y se ha observado que la vacuna contra la primera presenta una eficacia del 85% frente a la segunda.

"La vacunación antivariólica previa puede contribuir a que la evolución de la enfermedad sea más leve", aclara la OMS.

Esta dejó de administrarse tras su erradicación, hace más de 40 años, por lo que son las personas con más edad las que tienen más posibilidades de tenerla administrada. 

"Eso quiere decir que las personas mayores de 60 años, la mayoría vacunadas contra la viruela humana, tienen menos probabilidades de contagiarse respecto a las poblaciones jóvenes, que no recibieron esa vacuna", explica Raúl Rivas González, catedrático de Microbiología de la Universidad de Salamanca, a Nius

¿Qué se sabe sobre la vacuna contra la viruela del mono? Inyecciones y medicamentos con los que buscan 'armarse' países como España para frenar la transmisión 

Viajeros a países endémicos o con vínculos con África Central u Occidental

Las regiones de África Central y de África Occidental son los territorios en los que más casos de viruela del simio se han encontrado en los últimos años, aunque esta característica no se está encontrado en los brotes actuales.

"Desde 2018, se han notificado 7 casos de viruela del mono en el Reino Unido (en 2021, 2019 y 2018), principalmente con antecedentes de viajes a países endémicos. Sin embargo, es la primera vez que se notifican cadenas de transmisión en Europa sin vínculos epidemiológicos conocidos con África Occidental y Central", informa el ECDC.

Además, en la alerta sanitaria lanzada por España el pasado martes 17, se pedía a las comunidades que notificasen "de manera urgente" a los servicios de salud pública los pacientes con síntomas compatibles con esta enfermedad y que cumplan con uno de los siguientes criterios: haber tenido contacto con un caso diagnosticado en los 21 días anteriores, ser "un hombre que tenga sexo con hombres" o haber viajado a África occidental o central en los 21 días anteriores al inicio de los síntomas.

Personas con múltiples parejas sexuales

La viruela del simio no está declarada como una enfermedad de transmisión sexual y no todos los casos registrados estos días pertenecen a este tipo, pero la mayoría de ellos están relacionados con hombres que han tenido sexo con otros hombres (HSH).

"La mayoría de los casos actuales se han presentado con síntomas leves de la enfermedad y, para la población en general, la probabilidad de propagación es muy baja", señala Andrea Ammon, directora del ECDC. 

"Sin embargo, la probabilidad de una mayor propagación del virus a través del contacto cercano, por ejemplo, durante las actividades sexuales entre personas con múltiples parejas sexuales, se considera alta", aclara.

"Las organizaciones de salud pública y las organizaciones comunitarias deben tomar medidas para concienciar sobre la posible propagación de la viruela del mono en las comunidades de individuos que se identifican como HSH o que mantienen relaciones sexuales ocasionales o que tienen múltiples parejas sexuales", indica el ECDC en su comunicado.

"Las personas que presenten estos síntomas deben buscar atención especializada. Las personas que tienen múltiples parejas sexuales o que mantienen relaciones sexuales ocasionales deben estar especialmente atentas", complementa.

Otros artículos interesantes:

¿Qué se sabe sobre la vacuna contra la viruela del mono? Inyecciones y medicamentos con los que buscan 'armarse' países como España para frenar la transmisión

Qué es la viruela del mono, por la que España ha lanzado una alerta sanitaria: síntomas, formas de transmisión y qué hacer

La OMS confirma más de 80 casos en Europa de la viruela del mono: 30 de ellos pertenecerían a España

Te recomendamos