Pasar al contenido principal

Los organizadores del MWC justifican la cancelación alegando una "amenaza para la seguridad" por el coronavirus mientras los políticos niegan que tenga relación

Ada Cola y los organizadores del MWC comparecen para explicar la cancelación
R.A.
  • Los organizadores del MWC han comparecido para explicar la decisión de cancelar el congreso tras la oleada de bajas de empresas tecnológicas debido a la crisis del coronavirus. 
  • El consejero delegado de GSMA ha asegurado que la cancelación es una respuesta a "una amenaza para la seguridad de los ciudadanos y los asistentes". 
  • Desde la administración de la Fira han reiterado su "respeto por la decisión tomada", aunque han asegurado que la crisis del coronavirus no está afectando a España. 
  • Ada Colau ha asegurado que Barcelona seguirá trabajando conjuntamente con el MWC con el "máximo compromiso". 
  • Los responsables se han mostrado muy ambiguos respecto a quién pagará el coste económico: "hay que mirar la letra pequeña". 
  • Descubre más historias en Business Insider España.
Coronavirus

La organización del Mobile World Congress decidió ayer cancelar el congreso tras la ola de bajas de grandes empresas tecnológicas y operadoras debido a la crisis del coronavirus

Hoy, los responsables de GSMA, la organizadora del evento, han comparecido junto a los dirigentes políticos de Barcelona para explicar la decisión

John Hoffman, consejero delegado de la organización, ha explicado que "han respondido a una amenaza para la seguridad de los ciudadanos y los asistentes al MWC". 

Para el directivo, la imposibilidad de "predecir cuándo terminará la amenaza" ha hecho que fuera "imposible continuar con el evento". Además, Hoffman ha explicado que también han influido los problemas logístico, como "la dificultad para las personas de desplazarse y que luego se vean afectados por cuarentenas".

"Cuando el ecosistema tecnológico deja de asistir, el evento no tiene razón de ser", ha concluido. 

Leer más: Las 6 consecuencias económicas, políticas y empresariales que tiene la cancelación del MWC 2020 por el coronavirus

El consejero delegado no ignora las consecuencias que conlleva la decisión y ha asegurado que "es un día clave para el futuro del MWC en Barcelona". 

A pesar de estas declaraciones, Teresa Cunillera, delegada del Gobierno, ha insistido en el mensaje de tranquilidad que mantienen los políticos y ha asegurado que " no hay un peligro de salud pública". 

Por su parte, el presidente del Consejo de la Administración de la Fira de Barcelona (donde iba a tener lugar el MWC), Pau Relat, ha reiterado que el coronavirus no está afectando a España. Sin embargo, ha mostrado "respeto por la decisión tomada" y ha asegurado que "se ha trabajado hasta el ultimo momento para trabajar por la seguridad de los asistentes". 

Relat espera que, en el futuro, se pueda "trabajar de forma conjunta para garantizar el éxito de la próxima edición". La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se ha mostrado de acuerdo y ha afirmado que "MWC y Barcelona seguirán trabajando conjuntamnete con el máximo compromiso". 

En este sentido, Hoffman ha recordado que el contrato con Barcelona continúa hasta 2023 y Teresa Cunillera ha asegurado que ya están trabajando en el de 2021. 

Leer más: Las vicepresidentas Calvo y Calviño niegan que el coronavirus sea el motivo de cancelación del Mobile World Congress

Incertidumbre sobre quién se hará cargo del coste: hay que "estudiar la letra pequeña"

El gran interrogante que se plantea es quién va a hacerse cargo del coste económico de la cancelación del MWC y los responsables han sido muy poco claros al respecto. 

"Las aseguradoras tienen cláusulas de fuerza mayor así que tienen que estudiar la letra pequeña", ha dicho Mats Granryd, director general de GSMA. Las cláusulas de fuerza mayor son disposiciones negociadas en un contrato que suelen establecer que, si se da un suceso que escapa al control de ambas partes, la que se ve afectada sería liberada de sus obligaciones. 

Mats Granryd ha señalado que "no es un tema de dinero, se trata de un tema de salud", y ha asegurado que "todavía no han calculado el impacto económico de la cancelación". 

En cuanto a las indemnizaciones, el director general se ha mostrado igual de ambiguo: "hay que revisar los contratos de cada empresa". 

Con información de Rubén Andrés

Y además