¿Ha nacido la primera persona en llegar a los 150 años? El científico de Harvard que logró devolver la juventud a ratones viejos cree que sí

nacer
  • El catedrático de genética e investigador de Harvard David Sinclair no cree que esté muy lejos que la gente viva hasta los 150 años, a tenor de cómo avanza la ciencia.
  • Su investigación, que tiene como eje central el epigenoma, ha logrado devolver la vista a ratones viejos y ciegos. También rejuvenecer sus cerebros y tejidos.
  • De trasladarse a los humanos, esto podría suponer una forma "radicalmente nueva de tratar estas enfermedades" como el alzhéimer, las cardiopatías o el cáncer, cuya incidencia aumenta con la edad.

El investigador David Sinclair, director del Centro Paul F. Glenn para la Investigación de la Biología del Envejecimiento de la Facultad de Medicina de Harvard, se muestra optimista ante la pregunta ¿ha nacido la primera persona en llegar a los 150 años? 

En los últimos 20 años su trabajo y el de otros científicos ha revelado cómo una serie de moléculas son capaces de aparentemente retrasar el proceso de envejecimiento, al menos en animales. Lo que podría potencialmente trasladarse a los humanos.

"En algún momento moriremos, pero no demasiado pronto. Estas tecnologías se están desarrollando ahora, y la velocidad de desarrollo es cada vez más rápida. Así que no creo que esté muy lejos que la gente viva hasta los 150 años", afirma en una entrevista reciente con The Harvard Gazette.

Ensayos previos de su laboratorio lograron devolver la vista a ratones ciegos y viejos. Sus nuevos avances, publicados a finales de enero en Cell, suponen  haber rejuvenecido el cerebro y tejido de estos animales. Todo ello desde una perspectiva nueva de abordar el proceso de envejecer.

El epigenoma, ¿el verdadero responsable del envejecimiento?

Durante mucho tiempo se pensó que el envejecimiento era el resultado de mutaciones acumuladas en el ADN, las cuales van interfiriendo en el funcionamiento normal de células, tejidos y órganos dando lugar a enfermedades y muerte. La teoría de Sinclair señala en cambio como responsable de esto a la pérdida de información epigenética.

El epigenoma son proteínas y sustancias químicas que activan y desactivan los genes. Es decir, le dicen al ADN lo que tiene que hacer, dónde y cuándo. Con el tiempo ese proceso se altera, a medida que se daña más ADN y la célula olvida cómo funcionar. Los hallazgos en ratones apuntan, sin embargo, a que existe una copia de seguridad de la información epigenética perdida en cada célula. Por lo que esta puede recuperarse.

"En lugar de que el envejecimiento sea un problema de hardware, similar a tener un ordenador viejo, estamos descubriendo que es un problema de software y que se puede reiniciar el software de un ordenador viejo y hacer que vuelva a funcionar como si fuera nuevo", compara el investigador. 

 

Cómo la ciencia logró devolver la juventud a ratones

Para probar su "teoría de la información sobre el envejecimiento", el equipo de Sinclair ha conseguido envejecer tejidos del cerebro, los ojos, los músculos, la piel y los riñones de ratones a través de cambios en el epigenoma.

Esto supuso diseñar genéticamente una cepa de ratón sobre la que, en lugar de alterar secciones de ADN que dieran lugar a mutaciones, se llevaron a cabo cortes del ADN en distintos sitios del genoma, imitando al daño que producen los rayos ultravioletas, la contaminación y otros factores que contribuyen al envejecimiento.

En cuestión de semanas, los animales perdieron cabello y pigmentación de la piel; en cuestión de meses, se dio un deterioro de los tejidos. Al cabo de un año, los ratones mostraron síntomas de animales más mayores.

Hacia la eterna juventud: logran revertir en ratones los signos de envejecimiento

Después buscaron revertir estos efectos. Para lo cual se generó una mezcla basada en 3 de los 4 "factores Yamanaka", células reprogramadas para comportarse como células madre embrionarias, capaces de convertirse en cualquier célula del organismo. 

Los análisis de los músculos, los riñones y las retinas sugieren que que este cóctel permitió revertir los cambios epigenéticos inducidos por las rupturas del ADN. 

"En este trabajo demostramos que es posible retrasar la edad del cuerpo hasta en un 50%. Y, cuando se puede revertir el envejecimiento y no sólo ralentizarlo, entonces todas las apuestas están hechas", considera Sinclair. 

¿Estos resultados pueden trasladarse a los humanos?

Dado que el epigenoma es más fácil de alterar que el propio ADN, el hallazgo abre la perspectiva de poder reiniciar el organismo para luchar contra enfermedades como el Alzheimer, afecciones cardiovasculares o el cáncer, cuya incidencia aumenta a medida que se envejece.

"Si estamos en lo cierto, existe una causa universal de envejecimiento en todos los tejidos y aparentemente en todas las especies, desde la levadura hasta el ser humano, y enfermedades como las cardiopatías, la diabetes y el Alzheimer son manifestaciones de ello".

De confirmarse, esto supondría una forma "radicalmente nueva de tratar estas enfermedades". "El mismo tratamiento para las cardiopatías también podría curar el Alzheimer y la diabetes, además de rejuvenecer. Es un momento apasionante. Podríamos estar asistiendo a un nuevo enfoque del tratamiento de las enfermedades en general", enfatiza.

Sin embargo, qué esto suceda podría llevar décadas. El tiempo necesario para poder realizar ensayos clínico en humanos, comprobar su seguridad y obtener la aprobación de los organismos sanitarios.

Actualmente parte de su investigación está centrada en replicar el éxito de restaurar la visión ahora en primates. Si funciona, el científico estima que los primeros humanos podrían ser tratados un par de años después de que los estudios hayan finalizado. 

Sobre lo cual el investigador vuelve a mostrarse optimista.

"Se han invertido unos 5.000 millones de dólares en el desarrollo de fármacos contra el envejecimiento desde que se publicó nuestro artículo en Nature en 2020. Hay muchas empresas trabajando en ello. Así que, aunque estamos a la vanguardia, hay muchos otros que deberían tener éxito si nosotros no lo tenemos primero".

Descubre más sobre autor/a de este artículo.

Conoce cómo trabajamos en BusinessInsider.