Pasar al contenido principal

El creador del smiley original cobró menos de 50 dólares por su obra, que ha acabado haciendo multimillonaria a esta familia francesa

Nicolas Loufrain de The Smiley Company
The Smiley Company
  • El emoticono de la cara sonriente, que está presente en pegatinas de un euro y bolsos de marcas de lujo, tiene detrás un imperio que ingresa 500 millones de dólares al año. 
  • La empresa The Smiley Company está dirigida por la familia Loufrain, que encontró una oportunidad de negocio en el mítico icono. 
  • Sin embargo, los franceses no son los creadores originales de la imagen, sino un artista que cobró 45 dólares por el trabajo. 
Nicki Minaj X Smiley
The Smiley Company

¿Qué tienen que ver entre sí una pegatina que felicita a un niño por no llorar con las vacunas, un anuncio de Nicki Minaj en traje de baño y las Olimpiadas de 2012?

Todas forman parte de un imperio que ingresa casi 500 millones de dólares al año, según The Hustle, construido en torno a una carita sonriente. 

The Smiley Company tiene acuerdos con compañías como Nutella, Clinique, McDonald's, Nivea, Coca-Cola, VW, y Dunkin' Donuts. Suma más de 300 licenciatarios y su marca de la sonrisa aparece tanto en chapas, como juguetes o chuches. 

La compañía, con sede en Londres, está dirigida por la familia francesa  Loufrain. Es el patriarca de la familia, Franklin Loufrain, el que vio en esta universal imagen una oportunidad de negocio, pero no fue su creador. 

Leer más: Esta marca millennial que triunfa en Instagram fue fundada por dos jóvenes españoles inspirados por el Papa Francisco que ahora asesoran a uno de los mayores fabricantes de móviles del mundo

El origen: 45 dólares por una sonrisa

Harvey Ball
Harvey Ball en el día mundial de la sonrisa del año 2000. World Smile Day

Aunque existe algo de duda, la creación del smiley original se atribuye al artista Harvey Bell, que en la década de los 60 recibió el encargo de una compañía de seguros para diseñar algo que animara a la gente.

En 10 minutos dibujó el smiley que conocemos hoy en día y recibió 45 dólares como pago, según Business Insider Alemania.

Sin embargo, la creación de Bell coincidió en el tiempo con una campaña de promoción centrada también en el smiley de una estación de radio de Nueva York, la WMCA. 

A día de hoy, Harvey Bell tiene reconocida la autoría de forma más extendida, aunque nunca patentó la imagen para comercializarla. 

Franklin Loufrani The Smiley Company
Franklin Loufrani The Smiley Company

El símbolo se impuso y se usó a partir de entonces. La sonrisa, por ejemplo, aparecía en las matrículas y sellos estadounidenses. Sin embargo, fue Franklin Loufrani quien vio por primera vez una oportunidad de negocio en el smiley.

"Cuando se trata del uso comercial, el registro es lo que cuenta", contaba su hijo a The New York Times en 2006. 

Harvey Ball falleció en 2001, a la edad de 79 años, y nunca se benefició de la sonrisa más allá de su pago original de 45 dólares, aunque sí hizo algunas apariciones públicas para firmar productos derivados de su "invento" y dejó como legado la corporación World Smile Day

Leer más: Esta startup española quiere hacer un mundo más sostenible 'plantando papel' (y quizás sea una buena idea)

El Smiley como idea de negocio 

Smiley en la prensa
The Smiley Company

Franklin Loufrani era un periodista francés del France-Soir que se dio cuenta del potencial del smiley y lo registró como marca. Loufrani empezó a marcar las noticias positivas en los periódicos con la carita sonriente y la idea fue adoptada por otros diarios, incluso a nivel internacional. 

Smiley movimiento contracultural
The Smiley Company

Sin embargo, el smiley pronto pasó a formar parte del movimiento contracultural que estaban protagonizando los estudiantes franceses en la década de los 70.

Loufrain imprimió 10 millones de pegatinas que pronto aparecieron en todas partes.

Y en la década de los 80 y los 90, fue adoptado por el mundo de la música electrónica. En cuanto Loufrain detectaba una nueva tendencia, la capitalizaba, por lo que contactaba con los DJs y vendía camisetas y chapas en las discotecas. 

De forma paralela, algunas marcas del mainstream llamaban a su puerta para comercializar la imagen a través de licencias. 

Leer más: Estos son los 10 peores logos corporativos de toda la historia

Así se creo el imperio del Smiley 

Nicolas Loufrain de The Smiley Company
The Smiley Company

A finales de los 90, la imagen ya no estaba tan cotizada y bien valorada como antes y Franklin Loufrain encargó a su hijo Nicolas, de 26 años por aquel entonces, que reflotará el negocio. 

Lo primero que hizo Franklin fue crear The Smiley Company y asegurarse los derechos sobre el smiley en más de 100 países, según cuenta a The Hustle

Hasta entonces, el smiley había sido "simplemente un juego de licencias", explica Nicolas al medio. Solo había un logotipo sin una empresa detrás para sostenerlo, así que los Loufrain se centraron en crear un imperio. 

La oportunidad de Internet 

Smiley en el Apple Watch
Reuters

En contra de los deseos de su padre, que pensaba que no había que tocar el logotipo que tanto éxito había cosechado hasta entonces, Nicolas utilizó la tecnología para actualizar la cara sonriente tradicional transformándola en una esfera 3D con variaciones. 

Para 1999, Loufrani había diseñado 471 nuevos smileys que triunfaron a medida que más y más gente se comunicaba a través de Internet, según explica Business Insider Alemania.

Es importante destacar que los emoji que utilizamos a día de hoy en los mensajes de móvil son de Unicode y no tienen nada que ver con The Smiley Company. Aun así, Nicolas Loufrain asegura que cree que están basados en su smiley, pero no le importa no recibir beneficio de ello porque han servido para popularizar la marca aún más. 

Leer más: Cómo un par de zapatillas Adidas ayudaron a salvar el imperio de Lego

Del movimiento estudiantil de la década de los 60 al Fashion Show de Milán 

Smiley en Fashion Show Milan
The Smiley Company

El imperio de los Loufrain no se deja nada: cuelga de las mochilas de los estudiantes y ha conquistado hasta la pasarela en Milán.

La compañía establece acuerdos con marcas de moda de lujo como la italiana ANTEPRIMA a la vez que decora los brazos de los niños que no han llorado durante las vacunas. 

Pegatinas de Smiley
Reuters

Probablemente el mayor éxito de The Smiley Company sea la universalización del logo, que es adoptado por todos los sectores sin distinción.

De hecho, aunque puede parecer que la semana de la moda en Milán quede muy lejos de los inicios del smiley que dominaba en el movimiento estudiantil, la carita sigue formando parte de las protestas anticapitalistas del momento. 

Smiley durante una protesta anticapitalista
Un manifestante marcha durante una manifestación anticapitalista en Seattle, Washington, en 2014. Reuters

Y quizá ya no esté en las discotecas, pero no falla en los festivales.  

Smiley festival
Reuters

E hizo una aparición estelar las olimpiadas de Londres en el año 2012. 

Smiley en las Olimpiadas
Reuters

Y además