Pasar al contenido principal

Desde el IRPF al impuesto a las grandes fortunas: estos son todos los impuestos que estudia subir el Gobierno para hacer frente al coronavirus

Subida de impuestos en 2020
Reuters
  • El Gobierno quiere equiparar la presión fiscal de España a la de la UE y para ello necesita aumentar un 37% la recaudación.
  • La gran baza es el impuesto a las grandes fortunas que sustituiría al Impuesto sobre el Patrimonio.
  • Si no sale adelante se subirá el Impuesto sobre el Patrimonio.
  • Están previstos aumentos en el IRPF para las rentas del trabajo y también las inversiones
  • Subir el IVA no está sobre la mesa, aunque la UE quiere que se toque
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Entre recortar gasto y subir los impuestos, el Ejecutivo que dirige Pedro Sánchez ha optado por aumentar la recaudación. El propio pacto del pacto de Gobierno entre PSOE y Unidos Podemos ya incluía una serie de medidas fiscales a las que ahora se unen otras concretas para hacer frente a la crisis económica provocada por el coronavirus.

El objetivo final del gobierno sería recaudar 80.000 millones de euros más a largo plazo y 20.000 millones a corto. Así lo aseguró la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, en una entrevista en El País. Con esa cifra se pretende acercar la presión fiscal en España, que es del 34,5% a la media de la Unión Europea, que es del 40,3% (otra cuestión diferente es el esfuerzo fiscal, que en nuestro país sí es superior a la media).

La forma de conseguirlo va a ser una subida de impuestos cuyo foco serán, en principio, las rentas más altas. El pacto de Gobierno contaba con un aumento de los tramos de IRPF y también de las rentas del ahorro. A esto se suman la Tasa Tobin y la Tasa Google, así como la última propuesta del Ejecutivo. Una suerte de Impuesto sobre el Patrimonio reformado que ya han bautizado como la tasa COVID o tasa de reconstrucción.

Estos son los cambios que podemos esperar impuesto por impuesto:

Impuesto a las grandes fortunas o Impuesto sobre el Patrimonio

Este nuevo impuesto bebe directamente del programa de Unidas Podemos y supone una remodelación del Impuesto sobre el Patrimonio con un nombre con mucho más gancho comercial.

Y es que este nuevo tributo es muy similar al impuesto que ya existe con algunos ajustes. En concreto, eleva hasta el millón de euros de patrimonio la cantidad por la que hay que declarar frente a los 700.000 euros actuales.

Dentro del cálculo del patrimonio de cada contribuye sigue estando excluida la vivienda habitual hasta un valor máximo. Con el nuevo impuesto a las grandes fortunas o tasa de reconstrucción, ese valor sería de 400.000 euros frente a los 300.000 euros del actual Impuesto sobre el Patrimonio.

Además, el impuesto a las grandes fortunas cambia los porcentajes del impuesto actual por otros fijos, lo que simplifica su aplicación.

Así, a las personas con un patrimonio superior al millón de euros se les aplicaría un gravamen del 2% de su patrimonio. Este porcentaje se eleva al 2,5% a partir de los 10 millones de patrimonio y al 3% para las cantidades que superen los 50 millones de euros.

En caso de que este nuevo impuesto no prospere, el Gobierno se limitará a cambiar el actual Impuesto sobre el Patrimonio con un aumento del 1% para los patrimonios superiores a los 10 millones de euros.

A esto se suma la propuesta para armonizar este tributo, que ahora está cedido a las comunidades autónomas.

Rentas del trabajo en el IRPF

Los cambios en el Impuesto sobre la Renta ya venían recogidos en el pacto de gobierno. El plan es retocar los tramos de IRPF actuales para añadir dos nuevos y aumentar el tipo marginal máximo.

De esta forma, el IRPF sumaría un nuevo tramo a un tipo del 47% para quienes ganen más de 130.000 euros y del 49% para las rentas superiores a 300.000 euros.

Una vez sumados a los tramos autonómicos, hay comunidades donde el tipo marginal (el más alto que pagas en la renta) supere el 50%.

Leer más: Tablas de IRPF por comunidades autónomas: cuánto pagarás en la declaración de la renta según donde vivas

Impuestos sobre inversiones en el IRPF

En línea con la subida anterior, el pacto de Gobierno añade una subida de impuestos sobre las inversiones dentro de la renta. En este caso se prevé un aumento del 23% al 27% en al tipo que se aplica a los beneficios superiores a 60.000 euros.

El cambio en los impuestos sobre las inversiones puede ser mayor a esta propuesta inicial. Y es que desde Unidas Podemos siguen defendiendo la necesidad de acercar los impuestos que se pagan por el trabajo y el ahorro. Teniendo en cuenta que el tipo máximo sobre las rentas del trabajo es del 45% a falta de la subida fiscal que acabas de ver, hay mucho margen de maniobra.

Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones

El objetivo del Ejecutivo es armonizar este impuesto, que actualmente está cedido a las comunidades autónomas. El año 2020 ya arrancó con cambios en varias comunidades como Andalucía, Madrid, Aragón, Canarias o Cantabria para reducir su impacto.

Ahora con el coronavirus, Cataluña ha aprobado un aumento del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones con una reducción de las bonificaciones para los hijos mayores de 21 años y los ascendientes.

Leer más: Donación o herencia, ¿cuál es la mejor forma de dejar la casa a los hijos?

Impuesto sobre Sociedades

Los impuestos que pagan las grandes empresas fue uno de los caballos de batalla durante la campaña electoral y a día de hoy sigue siendo un punto de debate. La intención del Gobierno es aumentar el tipo mínimo sobre la base imponible para las grades empresas, especialmente para banca y petroleras. Este tipo pasaría del 15% actual al 18%.

A esta subida se sumaría un gravamen adicional del 5% sobre los dividendos anuales que reparten las compañías. Esto afectaría también a los pequeños inversores por dividendos.

También se espera un gravámen del 15% para los beneficios no distribuidos por parte de las Socimi o sociedades de inversión inmobiliaria.

La Tasa Tobin española

A principios de enero el Gobierno aprobó la Tasa Tobin española o el Impuesto sobre las Transacciones Financieras con el que espera recaudar 850 millones de euros.

Este impuesto grava con un 0,2% las compras de acciones con una cotización bursátil de más de 1.000 millones de euros y afectará a un total de 61 empresas nacionales, que son las que cumplen este requisito.

Leer más: Así ha funcionado la Tasa Tobin en los países que la han probado

La Tasa Google

Grava la publicidad, intermediación online y venta de datos de las empresas digitales con una facturación global en todo el mundo de más de 750 millones de euros y un mínimo de tres millones de euros en España.

En otras palabras, es un impuesto dirigido a las grandes empresas tecnológicas como Google (de ahí su nombre), Facebook o

Leer más: Qué es la tasa Google y cómo afectará a las grandes tecnológicas y a los usuarios

Impuestos especiales

En el ámbito de los impuestos especiales, ya está en marcha el aumento de los impuestos sobre el Diésel para igualar su carga fiscal al de la gasolina. Además, con la inclusión de la tarifa autonómica del impuesto dentro de la estatal ha hecho que se pague más en las comunidades que todavía no habían establecido el tipo autonómico máximo para este tributo.

¿Y el IVA?

Subir el IVA es uno de los anhelos de la UE a los que el Gobierno español se ha negado sistemáticamente en los últimos años.

Desde Europa llevan tiempo presionando a España para que iguale los tipos de IVA a los de la UE y que elimine del tipo reducido y superreducido algunos productos. Por ahora no parece que el Ejecutivo parezca muy dispuesto a tocar la actual estructura de IVA.

Estas son las armas fiscales con las que el Gobierno quiere recaudar por lo menos 20.000 euros más con los que acercarse a ese gran objetivo de igualar la presión fiscal con Europa.

Y además