Los incendios forestales podrían retrasar el progreso de la capa de ozono, que se curará del todo para 2060

El laboratorio volador DC-8 de la NASA pasó directamente a través de una gran nube de humo pirocumulonimbus a unos 30.000 pies.
El laboratorio volador DC-8 de la NASA pasó directamente a través de una gran nube de humo pirocumulonimbus a unos 30.000 pies.

US Navy Photo provided by Dave Peterson, PhD, US Naval Research Laboratory

El humo de los incendios forestales puede retrasar el progreso de una de las historias de éxito climático más aclamadas: la curación de la capa de ozono.

En la década de 1980, los investigadores descubrieron que una clase de productos químicos domésticos llamados clorofluorocarbonos (CFC) estaban perforando la capa de ozono, que protege a la Tierra de la radiación cancerígena. 

Una disminución del 10% en los niveles de ozono desencadenaría 300 000 casos adicionales de cáncer de piel en todo el mundo, según los cálculos de la Organización Mundial de la Salud.

Calor asesino, ciudades ahogadas, cultivos en declive y nuevas epidemias: el informe más detallado hasta la fecha revela cómo cambiará Europa por culpa del cambio climático

Los gobiernos del mundo se unieron para eliminar gradualmente los CFC de productos para el hogar, como refrigeradores y lacas para el cabello, cuando firmaron el Protocolo de Montreal en 1987. Las emisiones de CFC cayeron y el agujero en la capa de ozono sobre la Antártida comenzó a cerrarse. 

Ahora, la capa de ozono está en camino de recuperarse por completo para 2060, según una evaluación científica de las Naciones Unidas y la Asociación Meteorológica Mundial.

No obstante, existe una nueva amenaza inesperada: el humo de los incendios forestales, que podría retrasar esa recuperación, según sugieren un par de estudios recientes. 

Los investigadores descubrieron que los incendios forestales del Verano Negro de Australia a fines de 2019 y principios de 2020 crearon una nube de humo tan grande que se elevó a la estratosfera, rodeó el hemisferio sur y desencadenó una cadena de reacciones químicas que destruyeron el ozono. 

Vista del satélite Himawari-8 de los incendios forestales y las nubes de humo en Australia el 2 de enero de 2020.

"Se suponía que el humo no haría esto", dijo a Insider Peter Bernath, químico atmosférico de la Universidad de Waterloo, coautor de uno de los estudios y líder del otro. "Fue completamente inesperado que el humo hiciera estos cambios atmosféricos. Así que esta es una nueva química".

El humo se asoció con una disminución del 1% en el ozono en las latitudes medias del sur en marzo de 2020, según los cálculos de uno de los estudios, publicado este mes en Proceedings of the National Academy of Sciences. 

Aunque ese 1% pueda sonar muy pequeño, es un dato significativo, considerando que la capa de ozono se está reconstruyendo entre un 1 y un 3% cada década.

La segunda investigación, publicada el jueves en la revista Science, halló que el humo provocó un aumento de compuestos, como el ácido hipocloroso, que reacciona con las moléculas de ozono para separarlas. 

Los investigadores no están seguros de cómo el humo provoca un aumento de estos compuestos reactivos, pero confían en que esto fue lo que provocó que los niveles de ozono descendieran en marzo de 2020

Nancy y Brian Allen se paran afuera de la casa mientras los fuertes vientos empujan el humo y las cenizas del Incendio Currowan hacia Nowra, Nueva Gales del Sur, Australia, el 4 de enero de 2020.

En unos 9 meses, el humo se había disipado de la estratosfera y el ozono se había recuperado hasta los niveles anteriores al incendio forestal. Sin embargo, los científicos sospechan que otros grandes incendios forestales, como los de 2017 y 2020 en el noroeste del Pacífico, podrían tener un efecto similar en el agotamiento del ozono.

El humo probablemente no deshará la curación de la capa de ozono, dijo Bernath, pero podría ralentizarla. 

Informe reciente sobre el clima global, como el publicado por Naciones Unidas, se advierte que los incendios serán más frecuentes y severos a medida que la temperatura global se incremente. Eso podría significar más nubes de humo enormes que lleguen a la estratosfera y destruyan el ozono.

"A medida que aumente el número de incendios forestales graves, desempeñarán un papel cada vez más importante en el presupuesto mundial de ozono", concluye el estudio de Bernath.

Australia tuvo el primer 'súper brote' de tormentas eléctricas impulsadas por incendios 

En esta foto tomada con un dron proporcionado por el Comando de Incidentes de Incendio Bootleg, se ve una nube pirocúmulo sobre el Incendio Bootleg en el sur de Oregón, el 14 de julio de 2021.

Cuando los incendios forestales arden lo suficiente y en las condiciones adecuadas, su humo crea su propio clima. Se eleva en forma de tormentas eléctricas en forma de yunque llamadas nubes pirocumulonimbus, o piroCbs para abreviar. Son las nubes de tormenta. 

Este gráfico revela cuánto se ha alargado el verano desde 1950

El humo se enfría y se expande a medida que se eleva rápidamente millas de altura, lo que permite que el vapor de agua se condense en las partículas de ceniza y genere una nube que se asienta sobre la columna de humo. 

Los fuegos debajo alimentan las corrientes ascendentes calientes que sostienen la tormenta y canalizan el humo hacia la atmósfera superior, como si se tratase de una chimenea.

El humo se eleva a medida que el incendio de Big Jack Mountain se propaga en Bega Valley, Nueva Gales del Sur (Australia), el 1 de febrero de 2020.

Eso es lo que sucedió sobre Australia en los últimos meses de 2019 y principios de 2020. Cuando los incendios consumieron alrededor de 50 millones de acres de tierra, se formaron alrededor de 38 nubes pirocumulonimbos, que persistieron durante días.

Más de la mitad de esas nubes llegaron a la estratosfera, según una investigación dirigida por David Peterson, un meteorólogo que estudia las nubes de tormenta en el Laboratorio de Investigación Naval de Estados Unidos.

"Es por eso que nos referimos a él como el primer súper brote de piroCb", dijo a Insider Peterson, que no está afiliado a los nuevos estudios sobre el ozono.

No está claro con qué frecuencia los incendios arrojarán humo que destruye el ozono a la estratosfera.

El humo de los incendios forestales se eleva desde los bosques en llamas en Canadá el 12 de agosto de 2021.

Las nubes Pyrocumulonimbus que alcanzan la estratosfera podrían volverse más comunes a medida que el clima se calienta. Por ahora, es difícil de pronosticar.

"No es solo el fuego. Se necesita una cierta condición atmosférica que permita que se desarrolle la tormenta eléctrica", dijo Peterson.

"El hecho de que haya más incendios forestales no significa necesariamente que obtendrá más piroCbs. ¿A menudo tienes esta sinergia del clima y el fuego al mismo tiempo?", se pregunta.

Esa es un área de investigación en curso. Nadie sabe el futuro de las tormentas de humo de incendios forestales y su potencial para destruir el ozono.

Una vista de un incendio forestal en Bateman Bay, Australia, el 31 de diciembre de 2019.

Bernath y su equipo ni siquiera están seguros de cómo el humo de los incendios forestales genera compuestos que reaccionan con el ozono. Piensan que la superficie ácida hidratada de las partículas de humo desencadena reacciones químicas que de otro modo no tendrían lugar en la estratosfera, creando nuevos compuestos.

"Las partículas de humo tienen una superficie reactiva, y esa superficie cataliza esta química que destruye el ozono". "De ese modo sabemos qué está haciendo el humo. Y tenemos alguna pista de lo que la superficie de las partículas de humo parece. Pero en realidad no sabemos qué reacciones particulares están teniendo lugar en la superficie".

"Ha sido un salto increíble de la pizarra a la pantalla": cómo la app XeoCode usa tecnología de vanguardia para combatir los incendios a tiempo real en Galicia

La investigación de laboratorio que inserta partículas de humo en un entorno similar a la estratosfera y documenta las reacciones químicas resultantes podría llenar los espacios en blanco.

Por otro lado, los científicos también están estudiando datos satelitales de los incendios que asolaron la costa oeste de EE. UU. y Canadá en 2020. Esos incendios produjeron las mencionadas nubes de tormenta, y Bernath sospecha que el humo tuvo su propio efecto en los niveles de ozono.

"Este campo de investigación sobre piroCbs y sus efectos es relativamente nuevo, especialmente en comparación con otros tipos de impactos de incendios forestales", dijo Peterson, y agregó: "Aprendemos mucho, pero luego recibimos muchas preguntas nuevas".

Otros artículos interesantes:

El agujero de la capa de Ozono en la Antártida disminuye a su tamaño más pequeño desde 1982 debido a unas temperaturas más elevadas

Las emisiones de metano, un gas de efecto invernadero 28 veces más potente que el CO2, llevan décadas disparándose "peligrosamente rápido", alertan los científicos

Ni el hielo más remoto se libra: los nanoplásticos ya han llegado a ambas regiones polares del planeta

Te recomendamos