Recibir un diagnóstico a las 4 horas de realizarse la prueba: así es como ayuda la Inteligencia Artificial a detectar el cáncer de mama en zonas rurales

IA mama

GettyImages

La buena tecnología, o al menos la más eficaz, es aquella que se pone al servicio de la población para dar solución a grandes problemas. Y eso es lo que cumple Mamotest. Un proyecto argentino que busca llevar la Inteligencia Artificial a los puntos más remotos de Latinoamérica para detectar el cáncer de mama.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2020 se registraron 2,2 millones de casos de cáncer de mama que dieron lugar a 684.996 muertes en todo el mundo.

El principal problema de esta enfermedad es que suele ser detectada en una fase avanzada, especialmente cuando se trata de zonas pobres. 

Basta observar los datos de la OMS, que señala que la supervivencia al cáncer de mama a 5 años del diagnóstico excede del 90% en los países de rentas altas, mientras que en países como India es del 66% y del 40% en Sudáfrica.

Siendo consciente de esta realidad, Mamofest busca ser una respuesta completa a este problema. Desde la concienciación sobre la enfermedad, prevención a través de pruebas rutinarias, diagnóstico y seguimiento en el tratamiento del cáncer.

 

Una solución integral

Buscan democratizar el acceso a las pruebas de diagnóstico. Para ello, instalan mastógrafos digitales de última generación en sitios donde no tienen este tipo de tecnología. Las mujeres acuden a los centros, se hacen la prueba y la imagen se sube a la nube y es diagnosticada a miles de kilómetros de distancia por un médico especialista.

Además, trabajan con una Inteligencia Artificial que ha creado un algoritmo que realiza más de 5 millones de lecturas anuales. Esto asegura un diagnóstico acertado, al usar tecnología de última generación. De hecho, permite que el médico pueda ejecutar el diagnóstico 5 veces más rápido de lo que lo haría sin este sistema. En menos de 4 horas las pacientes tienen su informe.

Y no solo eso, también acumula datos, generando un registro con información de las pacientes y estudios complementarios. Toda esa base de datos llega a los médicos para que cada paciente pueda decidir con base en esa información y el asesoramiento de los profesionales cuál es el tratamiento ideal para seguir.

Esa base de datos que registra el estado socioeconómico, el historial de salud y la genética permite brindar la mejor orientación y desarrollar mejores tratamientos y equipamientos que ayudan a mejorar y medir los procedimientos. Una información que no estaba siendo recogida hasta el momento.

Expansión por Latinoamérica

El creador, Guillermo Pepe, explica que el proyecto nació en Argentina, pero están trabajando para expandirlo por todo el continente y poder derribar las barreras de la distancia gracias a los avances en el campo de la telemedicina y telediagnóstico.

Actualmente, Mamotest forma una red de telerradiografía en Argentina y México a través de un trabajo coordinado con gobiernos locales y fundaciones de ayuda social. 

Ya han logrado subvencionar los gastos de las mamografías, ecografías, además tratamientos a más de 600.000 mujeres en las edades de mayor riesgo, a partir de los 40 años. En apenas un año en México, por ejemplo, ya ha dado soporte a unas 18.000 pacientes.

Los tipos de cáncer más comunes en España: síntomas y cómo prevenirlos

Origen del proyecto

Mamotest nace de las inquietudes de Pepe y su padre, radiógrafo mamario, ante las esperas para los diagnósticos de esta enfermedad. Así, viajó a una universidad en un centro de la NASA en Silicon Valley y estudió un curso de Future Med, donde hablando con expertos conoció la  telemedicina.

Desde la empresa entienden que esta tecnología es muy necesaria, dado que mujeres que no tienen aseguradas las condiciones básicas de vida no pueden permitirse gastar dinero en un diagnóstico en un sistema sanitario con largas listas de espera o incluso hacer un gran desplazamiento para realizarse una prueba.

Y es que, como indica Pepe, en las zonas alejadas de las ciudades el equipo médico es analógico, faltan especialistas y una legislación que exija campañas de educación, prevención y que de facilidades de pago. Con esta inteligencia, sin embargo, una mujer puede hacerse una prueba en una zona rural y un médico la diagnosticará desde Buenos Aires.

Teniendo en cuanta que el cáncer de mama es el tumor maligno más diagnosticado del planeta y la principal causa de muerte entre las mujeres, esta tecnología le ha valido reconocimientos y premios internacionales y ha conseguido financiación del gigante farmacéutico Merck Sharpe & Dohme.

Otros artículos interesantes:

La huella fúngica de los tumores: descubren que cada tipo de cáncer alberga una población única de hongos

Esta startup está consiguiendo que la inteligencia artificial tenga 'sentido común' como los humanos

Un ensayo con hospitales españoles quiere evitar la quimioterapia en pacientes con cáncer de mama

Te recomendamos