Pasar al contenido principal

Por qué invertir en el negocio de comidas para llevar genera incertidumbre y amenazas para los inversores

Mayo-Agosto de 2018: Deliveroo se enfoca en el bienestar de sus ciclistas, ofreciendo cobertura de accidentes, formación en primeros auxilios y seguros médicos completos [RE]
Deliveroo
  • En Europa, las compras de alimentos y comestibles por internet casi se duplicaron en tamaño de 2009 a 2018, y en 2018 representaron alrededor del 25 % de los pedidos por internet.
  • Según Maria Toneva, analista de investigación global de Newton, a pesar de la popularidad de las aplicaciones para pedir comida por internet, invertir en ellas puede plantear una serie de amenazas y desafíos.
  • “Hay una gran incertidumbre en cómo los inversores ganarían dinero. Estas empresas pueden obtener una gran cantidad de dinero de los consumidores, pero al añadir los costes adicionales de pagar a los proveedores y restaurantes, los ingresos de las plataformas se erosionan”, señala Toneva. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Podría decirse que los avances tecnológicos han alterado todos los sectores de la inversión, mientras que el advenimiento de la economía de los trabajos independientes ha cambiado la naturaleza del empleo. La combinación de ambos ha hecho que las cosas sean extremadamente cómodas para los consumidores. Un buen ejemplo de ello es el mundo de la comida.

En Europa, las compras de alimentos y comestibles por internet casi se duplicaron en tamaño de 2009 a 2018, y en 2018 representaron alrededor del 25 % de los pedidos por internet. Según la agencia de inteligencia de mercado Mintel, solo en el Reino Unido, se pronostica que los pedidos de alimentos por internet representarán el 10% de todas las compras de alimentos durante los próximos cinco años, y las ventas crecerán un 60% hasta llegar a 19.800 millones de libras en 2023.

Al mismo tiempo, en todo el mundo se ha producido un auge impresionante en las empresas de preparación de comida. Algunas de ellas son Blue Apron, HelloFresh y Gusto, e incluyen "cajas de recetas" que contienen todos los ingredientes e instrucciones necesarias para preparar una comida. Este tipo de empresas empezaron en Suecia en 2007 y hoy en día hay más de 150 empresas de este tipo solo en Estados Unidos a nivel mundial se estima que el sector tiene un valor de 2.200 millones de dólares.

Leer más: Cómo invertir en bolsa desde cero: 12 consejos para principiantes 

Problemas en el camino

Con todo, según Maria Toneva, analista de investigación global de Newton, a pesar de la popularidad de las aplicaciones para pedir comida por internet, invertir en ellas puede plantear una serie de amenazas y desafíos.

Globalmente, las aplicaciones de entrega instantánea de alimentos son de lo más usado, por personas comprendidas entre la generación del milenio y la Generación X, en el sector de la comida por internet. Muchos reconocerán los nombres de servicios conocidos, como UberEats, Deliveroo, JustEat y GrubHub (Estados Unidos). Takeaway.com, fundado en los Países Bajos, es uno de los principales mercados electrónicos de entrega de alimentos por internet de Europa continental.

A estos servicios se puede acceder a través de aplicaciones que permiten a los consumidores pedir comida de cientos de restaurantes que están próximos a ellos a cambio de una pequeña tarifa. Es una extensión de los tradicionales servicios de entrega a domicilio de pizza y de comida china que ganaron popularidad en la década de 1990.

Tal es el aumento de la popularidad de dichos servicios, que en 2025 la entrega de alimentos por internet será una industria de 200.000 millones de dólares. Sin embargo, Maria Toneva, analista de investigación global de Newton, dice que debido a que hay nuevos participantes intentando ingresar a este espacio constantemente y a todos los costes adicionales que tiene asociados, esta industria es confusa para los inversores.

Dificultad para ganar dinero

Just Eat
Business Insider España

Getty Images

Hay una gran incertidumbre en cómo los inversores ganarían dinero. Estas empresas pueden obtener una gran cantidad de dinero de los consumidores, pero al añadir los costes adicionales de pagar a los proveedores y restaurantes, los ingresos de las plataformas se erosionan”, señala Toneva. 

"Otra aspecto a tener en cuenta es que hay mucha inversión procedente de capital privado. Este es un mercado altamente competitivo y muchos de los grandes actores están subvencionando el aspecto de la entrega”, continúa.

Por ejemplo, una aplicación de entrega famosa ofrece un programa de suscripción a sus clientes. Por una cantidad fija cada mes, los clientes reciben entregas gratuitas ilimitadas para sus pedidos, junto con otros descuentos y ofertas. Con ventajas como esa, los consumidores ganan al pedir todo lo que quieren, cuando quieren, durante todo el mes. Sin embargo, según Toneva, la compañía podría llegar a tener problemas de rentabilidad, ya que todavía tiene que pagar los salarios por hora de los "repartidores" y pagar una parte de las ventas al restaurante.

"La cantidad de gasto de estas empresas es alta, similar a lo que ocurrió a finales de los noventa con el auge de las puntocoms, y aún no ha surgido un modelo de negocio dominante o ganador", dice Toneva. "Para complicar las cosas, muchas de esas empresas cuentan con personal de entrega que personifica las desventajas de la economía de los trabajos independientes", añadió. Esto ha provocado críticas a estos servicios por la falta de seguridad laboral y beneficios.

A pesar del atractivo de este sector de la industria alimentaria, la pregunta sigue siendo: ¿es lo suficientemente maduro como para que los inversores obtengan ganancias? Según Toneva, la única manera de lograr ganancias en esta etapa sería a través de la consolidación. “Esa es la única manera de que se produzca un cambio en esta industria. En caso contrario, la tarifa de entrega tendría que aumentar significativamente. Y por otro lado, si eso sucediera, los clientes podrían perder el interés y pedir menos comida”, señala Toneva.
 

Y además