Pasar al contenido principal

Sánchez busca salvar la investidura 'in extremis' pero sin Podemos, que hoy culmina la consulta a sus bases

Pedro Sánchez y Oriol Junqueras
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y el exvicepresident Oriol Junqueras, durante la sesión constitutiva del Congreso el pasado mayo. REUTERS
  • Sánchez todavía no tiene todos los apoyos que necesita para ser investido la semana que viene.
  • Ha intentado que PP y Ciudadanos se abstengan en la sesión de investidura, por el momento sin éxito.
  • Hoy Podemos cierra la consulta que ha hecho a las bases del partido sobre qué tipo de Gobierno prefieren apoyar.
  • Sánchez plantea ahora apoyarse en el independentismo, pero Torra le dio la espalda este miércoles.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Quedan cuatro días para la sesión de investidura —el próximo lunes— y el candidato socialista, Pedro Sánchez, no las tiene todas consigo. Todavía no ha confirmado todos los apoyos necesarios para ser nombrado por las Cortes como jefe del Ejecutivo.

Después de que el pasado lunes anunciara en la cadena Ser la ruptura de sus negociaciones con Unidas Podemos, a lo largo de la semana el PSOE ha intentado forzar la abstención de PP y Ciudadanos para que ayude a desatascar el nombramiento de Sánchez.

Este miércoles se dio un paso más allá en este sentido. La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, confirmó que existe la posibilidad de que Sánchez sea investido gracias a los votos de los partidos independentistas catalanes (ERC y JuntsxCat).

Asegurando que la prioridad es que Sánchez salga del Congreso el martes como presidente, Calvo lanzó la posibilidad de que esto ocurra debido a una hipotética abstención de Unidas Podemos y de los votos afirmativos de las citadas formaciones, junto a los del PNV, EH Bildu, Compromís y el Partido Regionalista de Cantabria (PRC).

Sin embargo, esa abstención no está ni mucho menos garantizada. Hoy jueves a las 11.00 horas termina la consulta que la organización de Pablo Iglesias lanzó a sus bases militantes sobre qué tipo de gobierno prefieren —monocolor socialista o con presencia de Podemos en el Consejo de Ministros—.

Leer más: Qué pierden y qué ganan Podemos y el PSOE con la decisión de Iglesias de consultar a sus bases qué hacer con la investidura

PP y Ciudadanos no ceden

La idea de que el PSOE sume apoyos o abstenciones alternativas a Podemos, como el caso de PP y Cuidadanos, se plantea después de que las dos oganizaciones del centro-derecha hayan reiterado su rechazo a facilitar la investidura.

A pesar de los múltiples intentos de los socialistas para que Casado o Rivera se abstuviesen, desde PP y Cs han asegurado que votarán no. El pasado martes, la portavoz de la formación naranja en el Congreso, Inés Arrimadas, instó al candidato socialista a buscar acuerdos y lo culpó de tener bloqueada la Cámara Baja.

En la misma línea, el secretario general de Cs, José Manuel Villegas, le pidió al presidente del Gobierno en funciones que se dejara "de personalismos" y de "peleas por las sillas" y alcanzase consenso con sus "socios preferentes" de Unidas Podemos.

El tono no es muy distinto desde las filas del PP. Ante las insinuaciones socialistas que le piden abstención, este lunes el secretario general del partido, Teodoro García Egea, le pidió al PSOE que se "abstenga de presionar" porque, dijo, no tienen intención de "regalar" la investidura ni de "permitir que sea presidente [Sánchez] ni por activa ni por pasiva".

Además, García Egea añadió que "pase lo que pase" en la votación de investidura, la "responsabilidad única" será de Pedro Sánchez, ya que entiende que es el "único culpable" de la actual situación porque quiere "una investidura a la carta para tener un Gobierno en solitario".

Investidura con exigencias

Tras las declaraciones de Calvo sobre el posible apoyo de ERC, el ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, explicó este miércoles que lo que busca el PSOE es "sacar un gobierno que de estabilidad al país".

"Por eso mismo planteamos unas ciertas exigencias, no pensamos en sacar la investidura como sea, sino en la gobernanza del país", ha apostillado.

Ábalos también ha reconocido que para que Sánchez salga investido hace falta el respaldo de otros partidos: "Vamos a necesitar a otros, la realidad política es plural y fragmentada".

Torra da la espalda a Sánchez

Sin embargo, y a través de una carta publicada en el diario La Vanguardia, el president de la Generalitat, Quim Torra, defendía que su partido votará no en la investidura de Sánchez, si este no pone sobre la mesa una propuesta "para dar voz a Cataluña".

A su entender, Sánchez "accedió a la Presidencia gracias al apoyo de la mayoría de los diputados catalanes, de los grupos independentistas", algo que considera un gesto de generosidad que no cree que haya sido recompensado.

En la misiva, Torra ha instado a Sánchez a volver "a la mesa del diálogo de donde no nos hemos levantado ni nos levantaremos nunca. Es con quien tienes diferencias con quien hace falta dialogar [...] Le propongo un entendimiento basado en el respeto escrupuloso de los derechos humanos, civiles y sociales, incluido el derecho a la autodeterminación", ha dicho el president.

ERC apuesta por el 'no bloqueo'

A diferencia de sus socios soberanistas, desde ERC reiteran que no bloquearán la investidura de Pedro Sánchez el próximo martes, aunque no aclaran si su voto será positivo u optarán por la abstención.

Este miércoles, el exportavoz de ERC en el Congreso Joan Tardà ha reiterado que se debe dibujar un escenario de "no bloqueo" ante la investidura del candidato socialista para eliminar condiciones en un hipotético diálogo sobre Cataluña.

En contraposición a lo expresado por Torra, Tardà ha dicho que "La sociedad catalana acabará premiando quien priorice la conquista de un escenario futuro de "diálogo sin condiciones", que solo puede iniciarse a través del no bloqueo y con la voluntad de alcanzar el objetivo de una solución que incorpore las demandas independentistas y no independentistas".

Es la línea que ha estado expresando durante los últimos días el portavoz de la formación soberanista en el Congreso, Gabriel Rufián, quien siempre ha apostado por no bloquear la llegada de Sánchez al Ejecutivo.

De hecho, este miércoles Rufián ha asegurado no conocer la carta de Torra y ha recordado que, hasta ahora, JxCat había mantenido la postura de no bloquear la formación de Gobierno: "No ha comentado nada a ERC [Torra]. No sé si debería haberlo dicho, pero es verdad que nos hemos enterado por la prensa"

No obstante, desde ERC todavía no han aclarado si ese "no bloqueo" se traducirá en un en la investidura o en una abstención del grupo parlamentario.

Y además