La cazadora española de las falsificaciones online que ha conquistado Silicon Valley con Red Points

Laura Urquizu, presidenta del Global LegalTech Hub y CEO de Red Points
Red Points
  • Las compañías pierden millones de euros por las falsificaciones y la tendencia no se ha frenado por la pandemia.
  • Red Points es una startup con sede en Barcelona que se encarga de buscar falsificaciones de productos y de contenido en internet mediante unos algoritmos diseñados internamente. 
  • "Cuando pensamos en las falsificaciones, solo pensamos en ingresos, pero también hay temas de seguridad y salud que hay que tener en cuenta", señala la CEO de la compañía, Laura Urquizu, en una entrevista con Business Insider España.
  • Comienza el día bien informado con la selección de noticias de Business Insider España: suscríbete gratis aquí. 

Las falsificaciones de productos son un agujero por el que empresas de todos los sectores pierden millones de euros, ya se trate de productos o de contenido digital. Durante la pandemia, las cifras no han hecho más que aumentar y llegan a duplicarse en algunos sectores.

Según Red Points, la juguetería es uno de los negocios que más ha sufrido por las falsificaciones durante la pandemia: estas han aumentado un 123%. 

"Cuando pensamos en las falsificaciones, solo pensamos en ingresos, pero también hay temas de seguridad y salud que hay que tener en cuenta", afirma Laura Urquizu, CEO de Red Points, en una entrevista con Business Insider España. "Lo mismo pasa con los productos de cosméticos falsos, que pueden llegar a producir enfermedades".

En este último sector, las compañías pueden llegar a perder entre 1,5 y 25 millones de euros a causa de las falsificaciones, en tanto que las pérdidas de empresas de software podrían ascender hasta los 40 millones de euros.

Pero Urquizu es clara: hay falsificaciones en todos los negocios, según su experiencia como CEO desde 2014 de Red Points, una startup con sede en Barcelona que se encarga de detectar falsificaciones de productos y contenido en internet. La compañía cuenta con 700 clientes de industrias muy diversas: desde moda y belleza hasta plataformas de streaming que quieren proteger su contenido.

Red Points recopila al principio toda clase de datos del cliente, desde las características del producto hasta los distribuidores autorizados, y los mete en su sistema. Después, la compañía tiene varios algoritmos que se encargan de buscar las falsificaciones en todos los marketplaces y redes sociales y, basándose en las reglas establecidas por el sistema, se determina si lo son o no lo son.

Leer más: La cuarentena por el coronavirus empuja a las empresas del sector legal a la transformación digital: la 'legaltech' española Bigle Legal dispara sus demostraciones a clientes

Una vez detectadas estas falsificaciones, se lanza un proceso de eliminación que, en ocasiones, tiene que ser validado por la propia marca. Urquizu explica que, en los 6 años que lleva trabajando en la compañía, se ha construido una relación muy buena con los operadores y asegura que, una vez dan la voz de alarma, estos eliminan los productos en el 90% de las ocasiones.

Las imitaciones también suponen un problema para las enseñas ya que, como cambian alguna de las características del producto, es más difícil eliminarlo en los distribuidores, lo que causa frustración entre los clientes.

Un vuelco hacia la tecnología

Red Points se fundó en 2011 y, en un primer momento, se dedicaba más a temas relacionados con copyright. Urquizu entró en la compañía — que por aquel entonces ya trabajaba con marcas de entidades deportivas — como CEO en 2014 con el objetivo de hacerla más tecnológica, creando una plataforma que automatizase el proceso, que hasta ese momento era más manual. 

Ese mismo año levantaron 630.000 en solo 8 días y, al siguiente, lanzaron el prototipo de la plataforma. "Esa primera versión [Urquizu se refiere en realidad a la sexta versión desde que en 2009 se empezara a desarrollar la tecnología, incluso antes de la fundación de la compañía] nos costó un montón y, sobre todo, abordar primeros clientes con las características que queríamos: que estuvieses produciendo ya algún tipo de producto", explica.

En 2016, lanzaron una ronda de financiación serie A y levantaron 2 millones de euros, con los que empezaron a construir y establecer los procedimientos de go to market. Desde entonces no han parado de crecer y han seguido recaudando. En abril de 2019, Red Points captó 34 millones en una ronda de financiación liderada por Summit Partners y en la que también participaron inversores ya presentes en la compañía como Northzone, Mangrove, Eight Roads Ventures y Banco Sabadell. Así, el total levantado asciende a 54 millones de euros.

Red Points aún no es rentable pero Urquizu prevé alcanzar ese objetivo en el primer trimestre de 2021.

Asimismo, no descarta una salida a bolsa en el futuro. "Podría ser una posibilidad", aclara. "Seguimos muy enfocados en el crecimiento y en los pasos futuros. En este momento no estamos pensando en ello pero es una de las opciones". 

El equipo ha pasado de estar formado por 10 trabajadores a tener 240 distribuidos en las 4 oficinas de la empresa en Barcelona, Nueva York, Salt Lake City y Pekín.

Lo que necesitas saber para estar informado

Lo que necesitas saber para estar informadoLo que necesitas saber para estar informado

¿Te gusta lo que lees?

Comienza tu día sabiendo qué piensan y qué les preocupa a los ejecutivos de las principales empresas del mundo con una selección de historias enviada por Business Insider España a primera hora cada mañana.

Recibe la newsletter

Red Points tiene clientes en el extranjero desde el principio, pero no abrió sus oficinas en Estados Unidos hasta 2018, algo que para Urquizu supone todo un reto debido a la complejidad de hacerse un hueco en un país con tanta competencia. Ahora, el grueso de su facturación viene del exterior: España representa solamente un 5% del total.

Pese a este gran crecimiento, Urquizu insiste en que la compañía tiene "mentalidad de startup". Y explica: "Somos muy rápidos en nuestros procesos. El uso intensivo de la tecnología es lo que nos diferencia de nuestros competidores. La cantidad de datos que manejamos nos permite producir información útil para los clientes, que valoran la agilidad y la rapidez".

En cuanto a los retos para el futuro, destaca la complejidad de la tecnología y el crecimiento sano de la compañía.

Una carrera dedicada a la transformación digital

Laura Urquizu, que ha sido nombrada una de las 10 líderes mundiales que está transformando el negocio tecnológico a nivel empresarial, cuenta con una larga carrera en el mundo de la transformación digital y el emprendimiento. Empezó como auditora en Arthur Andersen y, después, participó en un proyecto de automatización de procesos de auditoría. Cuando volvió a España, trabajó en Caja Navarra y en Eurecan, un fondo que repartió 60 millones de euros entre startups en 2007 y 2008.

Leer más: Sabadell, KPMG, Cuatrecasas, Deloitte o Red Points se unen en el primer hub global de 'legaltech' creado en Europa para transformar el sector legal

Urquizu también es presidenta del Global LegalTech Hub, una asociación que tiene como objetivo "acelerar la transformación digital en el ámbito legal" y ser un punto de encuentro de referencia en el sector legal, uno de los más lentos en apostar por la digitalización.

LEER TAMBIÉN: Naifactory Lab, la startup española que crea lámparas y juguetes creativos con algo que tú tiras siempre a la basura: los huesos de aceituna

LEER TAMBIÉN: Nadie quería financiar su idea y desde 2012 ha fundado 6 marcas y una app multipedido y acumula más de 20 millones de euros de facturación

LEER TAMBIÉN: De la sal sin microplásticos al paté vegetal sin soja: dos jóvenes españoles crean una startup que quiere frenar el cambio climático cambiando lo que comes

VER AHORA: Los 4 consejos del CEO de LinkedIn España para buscar trabajo en tiempos de coronavirus

    Más:

  1. Legal
  2. Startups
  3. Trending
  4. Top
  5. selección