Luz verde a la ley de startups, una de las medidas con las que el Gobierno pretende "cambiar la estructura productiva del país" y que podrá entrar en vigor a mediados de 2022

Nadia Calviño, vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital.
Nadia Calviño, vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital.

Pool Moncloa/Fernando Calvo

  • El Consejo de Ministros acaba de aprobar el proyecto de ley de startups, que inicia su travesía parlamentaria y podría entrar en vigor a mediados de 2022.
  • Incluye novedades sobre el anteproyecto que se conoció en verano: tanto en la tributación de las 'stock options' como en nuevas exenciones y beneficios para firmas e inversores.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El proyecto de ley de startups que ha diseñado el Gobierno de España ya se dirige a las Cortes. Su tramitación parlamentaria podría ser ágil, habida cuenta de que fuentes del Ministerio de Asuntos Económicos ya señalaron a Business Insider España que se habían mantenido encuentros informales con grupos de la oposición para así garantizarlo.

Así, la nueva norma que ha presentado este viernes la vicepresidenta primera Nadia Calviño en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros podría verse aprobada a mediados del año que viene, con lo que su entrada en vigor podría producirse en torno al verano del 2022.

La propia Calviño ha enfatizado en la rueda de prensa que el proyecto de ley forma parte de un paquete de medidas con las que el Gobierno espera "cambiar la estructura productiva del país", pensando sobre todo "en las generaciones más jóvenes". Ha recordado que las startups son "la base de la nueva economía digital".

El proyecto de ley es fruto del trabajo de la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial (SEDIA) del Ministerio de Asuntos Económicos, que ha coordinado hasta otros 9 ministerios coproponentes del texto definitivo. El anteproyecto salió a la luz en julio de este año, y estuvo expuesto a audiencia pública durante meses.

En aquel momento, el ecosistema emprendedor mostró su decepción. Consideraba que la norma presentada incluía carencias tanto en la tributación de las opciones sobre acciones que algunas de estas empresas emergentes ofrecen a sus trabajadores, las conocidas como stock options, así como vetaba la posibilidad de contar con "emprendedores en serie" en el ecosistema.

Incluso la secretaria de Estado de Digitalización, Carme Artigas, reconoció en una entrevista con este medio que el Gobierno sabía que se les exigiría más ambición.

Las novedades del proyecto de ley

Ambos puntos han sido corregidos en el proyecto de ley definitivo al que el Consejo de Ministros ha dado luz verde. La exención fiscal sobre las stock options se eleva de los 12.000 a los 50.000 euros anuales (en el anteproyecto se planteó hasta los 45.000) y además se permitirá retrasar su tributación hasta el momento en el que se hagan líquidas, ya sea por venta o por salida a bolsa.

Las empresas emergentes que se podrán acoger a la norma tendrán que contar con una certificación que las dictamine como tales y que expedirá la ENISA. Así, las startups que así sean consideradas disfrutarán de una reducción del Impuesto de Sociedades durante sus primeros cuatro años de existencia hasta el 15%.

143 startups españolas que los fondos y expertos tienen en su radar en 2021

También se eleva la base máxima de deducción por inversión en startups (de 60.000 a 100.000 euros anuales), y el tipo de deducción pasa del 30% al 50%. Se amplía el periodo en el que se considera una empresa de reciente creación.

El proyecto de ley defina a una startup como una empresa de nueva creación o de menos de 5 años (7 años en caso de empresas de biotecnología, energía, industriales u otros sectores estratégicos que hayan diseñado tecnología propia íntegramente en España), que sean independientes, que no coticen en mercado ni hayan distribuido beneficios, y tengan un carácter innovador.

Además, un requisito indispensable para considerar a una empresa como emergente o startup será que su volumen de negocio anual sea inferior a los 5 millones de euros.

La ley de startups forma parte de un paquete integral de medidas de impulso al ecosistema emprendedor y a la transformación digital y se ampara precisamente en uno de los mecanismos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. De hecho, la ley crea y crece, que también acaba de iniciar su tramitación parlamentaria, será clave para entender su dimensión.

Beneficios también para trabajadores e inversores

Con esta última norma, las empresas se podrán constituir en España por solo un euro (aquí puedes ver cómo). Por su parte, la ley de startups prevé aranceles gratuitos respecto a notarios y registradores en el proceso de constitución de una sociedad limitada, así como para la publicación en el BORME. También ampara la creación de empresas por medios telemáticos.

En cuanto a beneficios a inversores y trabajadores, los primeros que no sean residentes no tendrán que presentar el número de identificación de extranjeros (NIE): bastará con el número de identificación fiscal (NIF). Además, se amparará los carried interest, un complemento que perciben los gestores de fondo cuando logran generar valor mediante sus inversiones.

Las startups europeas van camino de recaudar más de 100.000 millones de dólares en 2021: baten récords de financiación y se acercan ya a EEUU y Asia

Junto con el beneficio por el devengo de las stock options cuando estas sean líquidas, la ley de startups también permitirá aplazar la deuda tributaria del Impuesto de Sociedades o sobre el Impuesto sobre la Renta de No Residentes en los dos primeros ejercicios desde que la base imponible sea positiva, sin intereses de demora y hasta por un año y medio año cada uno.

La doble cotización para trabajadores que estén montando una startup mientras se desempeñan profesionalmente en otra compañía por cuenta ajena también se eliminará gracias a este proyecto de ley.

En sus planes para atraer nómadas digitales ahora que la pandemia ha disparado el trabajo en remoto, la norma también ampara a este fenómeno permitiendo que emprendedores y teletrabajadores lleguen al país y residan y trabajen en él hasta durante cinco años, acogiéndose a un régimen tributario especial y tributando por el Impuesto sobre la Renta de No Residentes.

También para atraer el talento expatriado que emigró durante la crisis, la ley de startups relaja los requisitos generales para acceder a este régimen: se reducen de 10 a 5 años el tiempo de no residencia previa en el país.

El proyecto de ley también pondrá en marcha un mecanismo conocido como el Foro Nacional de Empresas Emergentes, que el Gobierno pretende que sea un punto de encuentro entre el sector y las Administraciones Públicas.

Otros artículos interesantes:

Cómo un par de fundadores de startups consiguieron su primer millón de dólares tras ser rechazados por 500 inversores

España lidera la carrera tecnológica en el sur de Europa tras alumbrar 12 unicornios y ya es el sexto país europeo con más financiación para startups

Impacto en la economía, crecimiento de negocio, potencial de traspasar fronteras, diversidad y liderazgo: 5 cualidades que Google busca en las startups para ayudarlas a crecer

Te recomendamos

Y además