El futuro de los 'supermercados fantasma' en Europa pende de un hilo con la regulación en Madrid y el veto de Barcelona: "No queremos 'dark stores' en la ciudad"

La entrada de un 'supermercado fantasma' de la compañía alemana Gorillas.
La entrada de un 'supermercado fantasma' de la compañía alemana Gorillas.
BI España/Lucas Gª Alcalde
  • Los supermercados fantasma o dark stores en inglés son espacios no abiertos al público que albergan cerca de 2.000 productos.
  • Están controlados por empresas como Getir, Gorillas, Glovo o GoPuff y realizan envíos en menos de 15 minutos.
  • En ciudades como Ámsterdam o Nueva York ya han tomado las primeras medidas. Madrid, por su parte, ha presentado una serie de regulaciones y Barcelona ha prohibido la apertura de nuevos almacenes de este tipo en la ciudad.
  • Comienza el día bien informado con la selección de noticias de Business Insider España: suscríbete gratis aquí.

Con la misma rapidez con la que entregan sus pedidos, GoPuff, Getir, Glovo o Gorillas se enfrentan ahora a nuevos problemas derivados de su actividad y las molestias que causan a los vecinos.

Estas empresas están especializadas en los envíos ultrarrápidos, es decir, prometen llevarte a casa desde plátanos a cerillas en menos de 15 minutos.

En España llevan operando desde el pasado verano y todas están en plena estrategia de expansión a medida que lanzan nuevas ciudades y extienden su red de establecimientos no abiertos al público, conocidos como supermercados fantasma o dark stores.

Sin embargo, esa expansión puede verse socavada en el futuro.

Ayuntamientos de todo el mundo ya han tomado las primeras medidas para limitar esta actividad, desde la regulación en función de las dimensiones de los almacenes a su completa prohibición.

La mayoría de estos establecimientos empiezan a operar entre las 8 y las 9 de la mañana y realizan pedidos hasta bien entrada la madrugada, como en el caso de la turca Getir, que abre hasta las 2.00 horas.

Esto ha generado muchos problemas con vecinos en cientos de ciudades, que se quejan del ruido y del constante trasiego de repartidores debajo de sus ventanas al entrar y salir a toda velocidad de los supermercados fantasma, a los que se suman los camiones de suministro que abastecen diariamente estos almacenes.

Y no solo eso, muchas veces la seguridad de los propios riders se ve comprometida al tener que realizar entregas en tiempos de entre 10 y 15 minutos. 

De hecho, en ciudades como Nueva York ya estudian prohibir estas apps de reparto bajar de los 15 minutos por este motivo en concreto.

Ámsterdam y Madrid, las primeras en tomar medidas

La entrada de un 'supermercado fantasma' de Getir en Rotterdam (Países Bajos).

Ciudades como Ámsterdam o Madrid ya han prohibido la apertura de nuevos establecimientos de este tipo en zonas residenciales durante al menos un año. 

Para estas compañías, estar instaladas en las zonas residenciales es crucial, ya que para poder realizar sus entregas en el menor tiempo posible (a menudo en tan solo 10 minutos) tienen que contar con una gran red de almacenes distribuidos dentro de los grandes núcleos urbanos. 

En palabras de Daniel Alonso de Glovo, vicepresidente de Q-Commerce de Glovo, el área de envíos inmediatos de la compañía catalana "tienes que estar muy cerca del cliente". Además, según Alonso, para ellos es importante tener espacio. "El prototipo medio (del almacén) es de 1.000 metros cuadrados", señalaba hace unos meses.

Rotterdam ya se ha sumado a la prohibición y, según Wired, las ciudades holandesas de La Haya, Groningen, Arnhem y Amstelveen también van a seguir el mismo camino.

Aquí en España, el Ayuntamiento de Madrid ha presentado un avance de las nuevas modificaciones del actual Plan General de Ordenación Urbana, que data de 1997 e incluye una serie de medidas específicas ante la proliferación de nuevas dark stores en la capital.

Una es que estos centros logísticos no podrán estar en zonas residenciales si tienen una superficie de 350 metros cuadrados o más, y la carga y descarga siempre debe de ser en el interior del local. 

Desde el Ayuntamiento de Madrid señalan que "el objetivo es favorecer que se sitúen en polígonos industriales", donde "no habrá limitación de espacio". 

"Este cambio normativo permite la actividad en las zonas más residenciales, pero en locales de unas determinadas dimensiones, para no causar molestias al entorno. Y se dan muchas opciones para que se instalen en zonas industriales y polígonos, que también los hay dentro de la ciudad", asegura a Business Insider España un portavoz del área de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Madrid.

La mayoría de estos locales no superan ese límite de los 200 metros cuadrados, como este de la empresa Gorillas que pudo visitar Business Insider España el pasado mes de octubre, por lo que la nueva norma que se espera entre en vigor en breve no les afectaría.

"Por el momento, no nos supone un problema, todos los almacenes de Gorillas están en espacios autorizados para realizar nuestra actividad. Siempre hemos operado dentro del marco de la ley", señala un portavoz de la compañía.

Los vecinos se quejan

El exterior de uno de los 'supermercados fantasma' de Gorillas en una estrecha calle de Madrid.

Antonio (nombre es ficticio para proteger su identidad) es un vecino que vive en el portal de al lado de uno de los supermercados fantasma que Glovo tiene en una estrecha calle en el barrio de Prosperidad, en Madrid.

Este vecino asegura que al principio el ruido era muy molesto, pero que en los últimos meses la situación ha cambiado.

"Cuando aparecieron, sí que había repartidores por la acera o iban en dirección prohibida. Sin embargo, en los últimos meses ha cambiado, creo que les han debido de leer la cartilla", comenta. "Antes se podía ver entre 25 o 30 riders en la calle, con música y todo, y ahora apenas suele haber 8 o 10". 

"Desde Glovo les han debido de dar un toque", añade. "Aunque también puede ser que como ha sido invierno y hacía frío, los riders pasaban más tiempo dentro del local".

Un portavoz de Glovo apunta a Business Insider España que, "desde hace meses, los almacenes logísticos cuentan con zonas de espera para los repartidores, situadas en el interior del establecimiento y disponen de sillas, agua y café".

Otro vecino que vive enfrente de uno de los supermercados fantasma de Glovo en Madrid asegura que el trasiego de motos es diario. 

"Ocupan la calle y sospecho que venden alcohol los fines de semana porque siempre hay más movimiento. No creo que la gente compre papel higiénico o plátanos un sábado a las 11 de la noche", comenta.

"El 99% son motos. Los riders esperan dentro y fuera. Yo estaba pensando comprarme la casa donde vivo de alquiler, pero esto hace que me lo replantee", asegura este vecino.

El portavoz de Glovo no ha aclarado estas cuestiones y se ha limitado a reiterar su postura anterior: "Hay una zona de espera y se hace lo posible por garantizar que la operativa sea lo más fluida posible".

"Hasta ahora, nuestra relación con nuestros vecinos ha sido maravillosa y nos hemos integrado muy bien en todos los barrios donde operamos", asegura por su parte un portavoz de Gorillas.

Todas estas empresas de reparto cuentan con áreas de descanso en el interior de los almacenes, tal como fija la propia normativa municipal en el caso de Madrid. 

Barcelona es más contundente: "No a las 'dark stores'"

El interior de una 'dark store' de Gorillas.

En el barrio de Les Corts en Barcelona, la Asociación de Vecinos de Sant Ramon logró paralizar la apertura de uno de estos almacenes fantasma de la empresa turca Getir el pasado mes de noviembre porque, según reclamaban, estaba situado en una calle peatonal y cerca de 2 guarderías.

La compañía finalmente decidió no instalar en esa ubicación su supermercado. 

Esta misma semana, el Ajuntament de Barcelona ha presentado un nuevo plan para regular tanto las cocinas fantasma como las dark stores.

Desde el Consistorio lanzaron un mensaje claro en una rueda de prensa el pasado jueves: "No queremos negocios fantasma en nuestra ciudad".

Así lo aseguró Janet Sanz Cid, segunda teniente de alcaldía y concejal de Urbanismo, que anunció que Barcelona prohíbe y no aprobará la concesión de nuevas licencias para los supermercados fantasma. 

Sanz apuntó, además, que actualmente los que están operativos podrán seguir funcionando, pero las compañías no podrán abrir más.

"Las dark stores de Getir y Gorillas que tengan integrado el espacio de reparto dentro y cuenten con sus licencias no tendrán problema. Pero no habrá más licencias en la ciudad de Barcelona. No podrán abrir nuevos establecimientos", señaló.

Esto supone un duro golpe a las plataformas de reparto ultrarrápido y un freno a su expansión.

"Desde 2015, nos hemos comprometido a construir un negocio sostenible, seguro y respetuoso. Solo en Barcelona hemos creado más de 1.000 puestos de trabajo con pleno empleo y beneficios sociales y hemos establecido un alto estándar de seguridad y condiciones de trabajo en el reparto", ha señalado un portavoz de Getir a Business Insider España en un comunicado a raíz de esta prohibición.

"Respetamos a todos los comercios de alimentación existentes y nos gustaría coexistir con ellos, dando a los consumidores otra opción para comprar sus alimentos", recoge el comunicado.

"Creemos en el diálogo abierto y en explicar los matices de este nuevo modelo de negocio a la ciudad de Barcelona y en que habrá una forma de servir al público, crear beneficios económicos y ser un buen ciudadano para Barcelona al mismo tiempo", finaliza.

¿Cómo crecer ahora? Oleada de incertidumbre

Un 'picker' de una Glovo Market.

Gorillas cuenta con 10 dark stores en Madrid, 10 Barcelona, 3 Alicante y 3 Valencia. Un portavoz de la compañía señalaba esta semana antes de que se conociera la noticia de la prohibición en Barcelona a Business Insider España que, "llegado el momento, si la ley cambia, nos adaptaremos".

GoPuff (antes Dija) solo opera en Madrid y tiene 6 de estos almacenes en la capital. 

GoPuff no ha respondido a tiempo a la petición de comentarios por parte de Business Insider España para este reportaje.

En una entrevista el pasado verano con este medio, el director general de GoPuff, Daniel Alonso, aseguraba que su idea era cerrar 2021 con 35 tiendas y 230 en 2023. Por el momento, la compañía ha puesto sus planes de expansión en standby.

Por su lado, Glovo cuenta con 30 almacenes logísticos que funcionan como sus supermercados online llamados Glovo Express. En Barcelona y Madrid tienen 10 en cada ciudad y, en Valencia y Sevilla, tienen solamente 1.

En España, Getir cuenta actualmente con 40 de estos supermercados distribuidos por Zaragoza, Valencia, Sevilla, Barcelona y Madrid, siendo esta última la que mayor número tiene. 

La compañía turca tiene pensado arrancar en Bilbao próximamente, como revelan las distintas vacantes de empleo publicitadas en su página web.

La estrategia de todas estas empresas es crear una amplia red de almacenes para poder dar cobertura a áreas de la ciudad con una alta densidad de población y ofrecer su servicio ultrarrápido. 

Tener que estar fuera de la ciudad o en zonas industriales pone en jaque la viabilidad de su modelo de negocio. 

Por el momento, aunque muchas aterrizaron prometiendo las entregas en 10 minutos, poco a poco se han visto obligadas a renunciar a dicha proclama por lo complicado que es la operativa de última milla.

Otros artículos interesantes:

Los gigantes del 'delivery' baten récords de pedidos pero se desangran en bolsa: el duro camino hacia la rentabilidad de Glovo, Uber Eats, Deliveroo o Doordash

"No podemos entender por qué Delivery Hero sintió la necesidad de adquirir Glovo": los analistas de HSBC califican de "estrambótica" la operación del año en el 'delivery'

El CEO de Getir está convencido de que va a ganar la guerra de los envíos ultrarrápidos, incluso aunque algunos competidores abandonen o vendan: "Sabemos lo que hacemos"

Te recomendamos