¿Merecerá la pena actualizar tu PC a Windows 11? 6 ventajas y 6 desventajas

Windows 11
Microsoft
  • Puede que, a nivel técnico y objetivo, lo tengas todo listo para la llegada de Windows 11. Ahora bien, ¿te conviene actualizar tu PC?
  • Para ayudarte a tomar la decisión final, aquí tienes una serie de ventajas y desventajas sobre el nuevo sistema operativo de Microsoft.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Después de 6 años de vida prácticamente sin polémicas ni grandes problemas, la era de Windows 10 está a punto de llegar a su fin. A partir del 5 de octubre podrás actualizar tu PC para instalar en él Windows 11, un destacado rediseño del popular sistema operativo de Microsoft.

Objetivamente es muy posible que lo tengas todo listo para este salto. Al fin y al cabo, los requisitos mínimos para que un PC ejecute Win 11 son muy accesibles y se trata de una actualización gratuita.

Ahora bien, subjetivamente... ¿Deberías actualizar tu PC a Windows 11? ¿Te conviene hacer ya el cambio?

Si tienes dudas al respecto, a continuación tienes 6 ventajas a favor de actualizar ya a Win 11 y 6 razones para quedarte con Windows 10. A ver si te ayudan a tomar una decisión definitiva.

Una advertencia final: Microsoft cesará su apoyo oficial a Windows 10 el próximo 15 de octubre de 2025. A partir de esa fecha, sí que te convendría pasarte a Win 11 básicamente para que tu ordenador esté más seguro. Este final de apoyo significa que ya no habrá actualizaciones de ciberseguridad y, por lo tanto, un PC con Win 10 estará expuesto a un mayor riesgo.

Ventajas de Windows 11

Windows 11 ventajas
Microsoft

1. Un rediseño a favor de una experiencia de usuario personalizada

El rediseño tan Mac de Windows 11 no tiene solo fines estéticos. Para empezar, su aspecto cristalino y transparente ayuda a mantener la vista relajada en cualquier momento del día. Y, conforme se acerca la noche, se puede activar el mejorado modo oscuro.

Por otro lado, el nuevo lavado de cara se ha realizado también para que te sea fácil configurar tu propio diseño con las aplicaciones más utilizadas. Puedes reorganizar las ventanas usando todo tipo de disposiciones y de tamaños con mayor facilidad que con Windows 10. En parte, esto se debe a unos bordes redefinidos. Ahora son más curvos para que no quede espacio muerto en el monitor.

Finalmente, puedes agrupar estos diseños personalizados con nombres. Crea perfiles como Productividad, Entretenimiento o Gaming para que puedas cambiar de ámbito más rápido.

2. Preparado para el trabajo multitarea

Hoy en día si te pasas la mayor parte de la jornada laboral delante del ordenador, es difícil que te estés centrando en una sola tarea. Si solo tienes un monitor, en la mitad izquierda tienes el Excel y en la derecha el chat con tu equipo. Si usas varias pantallas, las posibilidades se expanden.

Windows 11 está más preparado que Windows 10 en este ámbito. Una nueva función llamada Snap Layouts te permite guardar grupos de ventanas (con disposición incluida) en la barra de tareas. Además, si usas monitores externos y los desconectas a menudo, Win 11 recordará siempre su configuración anterior, ahorrándote mucho tiempo volviendo a configurarlo todo.

3. Ahora sí: Windows optimizado para 'tablets'

El famoso Modo Tablet de Windows 10 es un apaño para cuando debes usar el sistema operativo en un formato táctil. ¿Funciona? Sí, pero es demasiado tosco y su diseño un tanto retro echa un poco para atrás.

Windows 11 carece de Modo Tablet porque el sistema operativo ha sido rediseñado para funcionar en cualquier tipo de entorno y dispositivos. Se adapta a cada momento sin que se lo debas indicar. Además, Microsoft ha añadido una serie de gestos especiales para que puedas realizar tareas rápidas como abrir o cerrar ventanas, cambiar configuraciones...

4. 'Apps' más diversas y variadas

¿Te apetece una pequeña confesión? ¿Cuándo fue la última vez que te descargaste alguna app de la Microsoft Store? Es más, ¿cuándo entraste por última vez aunque fuera para fisgonear? Seguro que pocas veces.

Aunque el diseño de la app store de Windows 11 se parecerá a la de Win 10, el gran cambio es que la de Windows 11 será compatible con apps de Android a través de la Amazon Appstore. Esta novedad no estará disponible el 5 de octubre, pero cuando lo haga esta tienda ofrecerá mayor variedad y más incentivos para visitarla.

5. Un explorador de archivos simplificado

El explorador de archivos de Windows 10 es una de las pocas funciones clásicas de este sistema operativo que parece anclada en el pasado. Demasiadas opciones y un diseño ruidoso que dificulta un uso fluido.

Precisamente, el explorador es uno de los grandes beneficiados del rediseño de Windows 11. Las tareas de arriba se han reducido al mínimo y con sus iconos es fácil saber qué representan. El nuevo botón llamado precisamente Nuevo es una navaja suiza que te crea carpetas, listas, documentos... Ahora sí que será fácil encontrar aquel archivo de Word tan esquivo.

6. Mejora visual y de rendimiento de videojuegos

Windows 11 traerá consigo algunas de las funciones ya habituales de ver en consolas Xbox. Es el caso por ejemplo del Auto HDR, que configura automáticamente los niveles de brillo de tus juegos para que por fin saquen toda la ventaja posible al rango de brillo de tu monitor. Si eres gamer PCero veterano, habrás estado eones en los menús de configuración perfeccionando este tema.

Además de una mejor visual, Windows 11 también incluirá DirectStorage, una función que emulará la forma en la que los subsistemas de almacenamiento de las CPU y las GPU de las consolas actuales están interconectadas para mejorar el rendimiento de juegos. DirectStorage realizará una labor similar para que tus partidas sean más fluidas.

Desventajas de Windows 11

Windows 11 desventajas
Microsoft

1. Una barra de tareas menos configurable

Aunque la mayoría de los cambios de Windows 11 parece que serán a mejor, la gran perdedora por ahora es la barra de tareas.

En general perderá muchas opciones de personalización: ya no se podrá mover a cualquier lado de la pantalla, clicar en sus iconos usando el botón central del ratón no invocará una nueva versión de las apps, desaparecerán opciones como la de Contactos...

2. Situación global peliaguda para mejorar tu PC

Uno de los requisitos mínimos que debe tener tu ordenador para que funcione Windows 11 es contar con una tarjeta gráfica compatible con DirectX 12 o posterior y tener un controlador WDDM 2.0. 

Si solo usas tu ordenador para trabajar o para consumir entretenimiento, es posible que tu tarjeta gráfica esté desfasada y toque comprar una nueva. Aunque marcas como Nvidia preparan GPU adecuadas para Windows 11, la situación global puede ponerte trabas.

Y es que un efecto inesperado del confinamiento debido al COVID-19 ha sido la escasez de los chips y componentes necesarios para la producción de dispositivos tecnológicos como las tarjetas gráficas. Quizás te convenga esperar a que todo vuelva a la normalidad antes de plantearte un salto a Win 11.

3. Adiós, Cortana

Si te has acostumbrado a usar a la asistente de voz Cortana para agilizar tu uso de Windows 10 o para realizar búsquedas y peticiones, no te gustará saber que Windows 11 no preinstala este software. Además, Cortana no está tan integrada en este nuevo sistema operativo.

Podrás descargar la app gratuitamente desde la Windows Store e instalarla sin problemas, pero seguramente sus funciones y posibilidades estarán más limitadas (sobre todo si lo comparas con su utilidad en Windows 10).

4. Es obligatorio tener una cuenta de Microsoft

Cada vez es más difícil encontrar un servicio online que no te obligue a hacerte una cuenta. Muchas personas prefieren no dar este tipo de pasos porque no quieren con ello dar acceso a las compañías a su información privada.

Hasta ahora, puedes usar Windows 10 sin tener una cuenta de Microsoft. Esto cambia totalmente con Win 11. Deberás tener cuenta sí o sí.

La empresa no ha aclarado nada al respecto, pero seguramente el sistema operativo mandará información a la compañía al menos para saber cómo mejorarlo en futuras actualizaciones. Las apps y recomendaciones del Menú de Inicio cambiarán según tu comportamiento e intereses.

Si no te gusta comprometerte tanto con las compañías, vas a tener un serio problema.

5. "Creo que ya no estamos en Kansas, Toto"

Aunque cada versión de Windows ha presentado cambios estéticos respecto a su antecesor, el salto de Windows 10 a Win 11 es posiblemente el más disruptor hasta la fecha.

Por un lado es inevitable: los tiempos han cambiado y ahora los usuarios están más acostumbrados a interfaces de smartphones y tablets, especialmente de la casa Apple. Por eso, Windows 11 parece un primo no-tan-lejano del Mac.

Si estás muy acostumbrado al diseño de Windows 10, esta decisión podría echarte para atrás, sobre todo si ya habías desarrollado memoria muscular para que tu mano arrastre tu ratón casi sin pensar por las configuraciones del sistema operativo.

6. ¿Y las baldosas animadas?

No sabes cuánto necesitabas algo hasta que ese algo desaparece de la noche a la mañana. Y es lo que te puede ocurrir con las baldosas animadas o live tiles, esos recuadros cambiantes que aparecen a la derecha del Menú de Inicio en Windows 10.

Estas baldosas quizás son un poco molestas pero, debido a que se adaptan a tus intereses, seguro que en alguna ocasión te ha sido útil que te avisaran de que iba a llover o que te destacaran un software interesante. Estas baldosas desaparecerán en Windows 11 con unos recuadros más cerrados y predefinidos.

Otros artículos interesantes:

Windows 11 tiene fecha oficial de lanzamiento: 5 de octubre

Este portátil es increíblemente barato y tiene Windows 10, ideal para niños

Un ordenador portátil low cost con Windows por solo 224 euros en Amazon

Te recomendamos

Y además