Noches tropicales: el calor nocturno extremo puede ser mortal, según la ciencia

Noches tropicales: el calor nocturno extremo puede ser mortal

GETTY IMAGES

  • Las noches tropicales, con temperaturas mínimas de más de 20 grados, suponen un cortocircuito en el ciclo natural del sueño y están asociadas a un incremento de la mortalidad en el sur de Europa, según recientes estudios. 
  • En España, Andalucía, Ceuta y Melilla, así como la costa mediterránea, acumulan el mayor número de noches tropicales, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) cree que este será un verano seco y cálido, similar en cuanto a comportamiento al de 2020 y con una anomalía positiva de 0,5 grados, frente a los 0,9 grados registrados en 2020. Esto implica que las probabilidades de vivir un episodio de noche tropical son muy altas. El sur y la costa del Mediterráneo son las regiones que más noches tropicales acumulan a lo largo del año, si bien zonas del interior de Extremadura, Castilla-La Mancha o Andalucía también sufren este fenómeno, que afecta al descanso y a la salud. 

Andalucía es la región que más noches con calor excesivo padece, si bien no son precisamente Córdoba o Jaén las capitales de provincia con valores más altos durante la noche, sino Almería, que se sitúa en los registros de Mérida: noches con temperaturas de 20,8 grados en julio y 21,6 grados en agosto. Y los pronósticos no son halagüeños. 

La Agencia Estatal de Meteorología estima que el cambio climático será el responsable directo del aumento del 30% de las noches tropicales hasta final de siglo, alargándose al final de la primavera y principios del otoño. En los últimos 75 años, el número de noches con temperaturas mínimas por encima de los 20 grados se ha multiplicado por 4, según la Aemet

Noches tropicales, noches ecuatoriales, islas de calor

En su diccionario de conceptos meteorológicos, la Aemet establece qué diferencia una noche tropical de una noche ecuatorial. 

Se dice que una noche es tropical cuando las temperaturas mínimas medias que se alcanzan no bajan de los 20 grados, mientras que se denomina tórrida si esas mínimas nocturnas se sitúan entre 20 y 25 grados. Si la noche transcurriera con temperaturas por encima de los 25 grados, entonces estaríamos ante una noche ecuatorial. 

Por su parte, la isla de calor refleja la variación de temperatura entre el extrarradio de una ciudad y el interior por efecto de los elementos que incrementan la sensación térmica como los vehículos, el asfalto o el hecho de que corra menos aire.

Cómo afectan las noches tropicales a la salud

¿Qué riesgos entraña para la salud dormir con temperaturas por encima de los 20 grados? Según un reciente estudio internacional publicado en Epidemiology y coordinado por Dominic Royé, existen evidencias que relacionan el aumento y la mayor duración del calor de estas noches tropicales con el incremento de la mortalidad en el sur de Europa. Algo que consolida las evidencias que relacionan el calentamiento global con 1 de cada 3 muertes por calor entre 1991 y 2018, según recoge la revista Nature Climate Change

Como recoge un estudio de la Universidad de Santiago de Compostela, las altas temperaturas nocturnas pueden provocar lo que se denomina estrés térmico prolongado, una sensación de cansancio y agotamiento continuos a causa de la falta de descanso durante la noche. El calor nocturno afecta directamente al proceso natural de recuperación del sueño, impidiendo que el organismo baje su temperatura, y modifica el ciclo natural. A medida que aumenta la temperatura ambiente, se acortan los ciclos del sueño. 

La temperatura ideal para conciliar el sueño se sitúa entre los 18 y los 21 grados. Por encima de esta referencia, el riesgo de sufrir insomnio veraniego se multiplica y, con él, los cambios en el ciclo natural, lo que lleva aparejada una mayor irritabilidad, pérdida de reflejos, ansiedad y fatiga crónica, entre otras consecuencias, según el Instituto de Medicina del Sueño. 

Otros artículos interesantes:

Sueño y memoria van de la mano: un nuevo estudio averigua cómo consigue el cerebro fijar a largo plazo los recuerdos mientras dormimos

Hacer ejercicio puede ayudar a las personas que duermen mal a reducir los daños para la salud que conlleva un sueño deficiente, según un estudio

Estos son los efectos positivos que tiene dormir en pareja en la calidad de tu sueño (y de tu salud)