Nvidia pone 34.000 millones de euros sobre la mesa para comprar ARM, el diseñador de la mayoría de los chips de móviles y tablets que usas

Jensen Huang, CEO de Nvidia, en un CES de Las Vegas en 2018.
Jensen Huang, CEO de Nvidia, en un CES de Las Vegas en 2018.
REUTERS/Rick Wilking
  • Nvidia ha confirmado la compra de ARM por 40.000 millones de dólares, unos 34.000 millones de euros al cambio actual.
  • La operación se cerrará con el pago de 18.000 millones de euros en acciones, otros 10.000 millones en efectivo, y unos 4.000 millones más si se cumplen unos objetivos financieros.
  • El gigante de las tarjetas gráficas acelera la compra de ARM después de que la diseñadora británica haya conquistado el mercado de los procesadores para móviles y tabletas casi al completo.
  • Apple anunció en junio que rompía su histórica alianza con Intel: los de Cupertino pasarían a fabricar sus propios chips... con arquitectura ARM.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La operación se ha confirmado un mes y medio después: el gigante de las tarjetas gráficas, Nvidia, acaba de confirmar la compra del diseñador de chips, ARM, por cerca de 34.000 millones de euros.

En un comunicado hecho público en la madrugada de este domingo a lunes, Nvidia ha confirmado que pone 40.000 millones de dólares —unos 33.750 millones en euros— para adquirir ARM, que hasta ahora era propiedad de la tecnológica japonesa SoftBank. ARM no fabrica chips, pero sí está detrás del diseño de los procesadores más conocidos en la industria de los smartphones.

El pasado mes de junio Apple confirmaba que abandonaba Intel y pasaría a desarrollar sus propios semiconductores con licencia y diseño de ARM, lo que ayuda a entender el potencial que tiene esta firma en el mercado tecnológico.

La operación permite a Nvidia, "líder en plataformas computacionales de IA", combinar su estructura con "el vasto ecosistema de ARM" para así crear "la primera compañía informática para la era de la inteligencia artificial", ha asegurado la firma de tarjetas gráficas en un comunicado.

Leer más: La ganadora silenciosa de la nueva generación de videojuegos y consolas: Nvidia puede elevar aún más su techo en bolsa tras haberse revalorizado un 2.200% en el último lustro

Los términos de la transacción han sido aprobados por las juntas directivas de Nvidia, SoftBank y la propia ARM: Nvidia pagará a SoftBank más de 18.000 millones de euros en acciones y algo más de 10.000 millones en efectivo, de los cuales un millón y medio serán entregados en el momento de la firma. SoftBank recibirá unos 4.200 millones más en efectivo o en acciones en función de que se satisfagan algunos objetivos financieros de ARM.

De este modo, la japonesa SoftBank permanecerá ligada a ARM poseyendo algo menos del 10% de las acciones de Nvidia.

"Uniendo las capacidades de Nvidia en computación IA con el vasto ecosistema de CPU de ARM, podemos mejorar la computación en la nube, en los smartphones, en el PC, en coches autónomos, robótica o en el internet de las cosas, y expandir la IA a cualquier esquina del globo", ha asegurado Jensen Hung, fundador y CEO de Nvidia.

ARM mantendrá su sede en Cambridge, Reino Unido: Nvidia se compromete a convertir sus instalaciones en un centro tecnológico "de clase mundial".

El CEO y presidente de SoftBank, Masayoshi Son, ha asegurado que Nvidia es "el socio perfecto" para ARM. La directiva de la diseñadora de procesadores también da la bienvenida a la operación. Simon Segars, CEO de ARM, recuerda que su firma y Nvidia "comparten una visión": "que la ubicuidad y la computación energéticamente eficiente ayudarán al planeta a enfrentarse a sus mayores desafíos; desde el cambio climático a la industria de la salud, desde la agricultura a la educación".

Una operación de calado

La compra de ARM por parte de Nvidia ha sido una de las dos grandes noticias tecnológicas que ha dejado este fin de semana —junto con la elección de Oracle como "socio" por parte del propietario chino de TikTok, ByteDance, para que la popular red social continúe su negocio en Estados Unidos tras las amenazas de Donald Trump—.

La industria de los procesadores en el mundo de los ordenadores ha estado históricamente disputado por AMD e Intel. Sin embargo, la británica ARM está irrumpiendo fuerte en este sector tras dominar, prácticamente, el segmento de los móviles inteligentes.

Una buena muestra de ello es la decisión de Apple de comenzar a desarrollar sus propios chips para sus Mac con licencia y diseño de ARM, tras confiar durante más de una década en Intel para ensamblar sus procesadores en sus portátiles y ordenadores.

Leer más: Ahora es el peor momento posible para comprar una tarjeta gráfica Nvidia para tu ordenador

Nvidia se hace con la compra de ARM Holdings y, por supuesto, con la firma responsable de una arquitectura en el diseño de estos procesadores que está presente en la mayor parte del mercado de chips para móviles. 

Qualcomm, la firma que fabrica los prestigiosos procesadores Snapdragon, utiliza una arquitectura ARM. HiSilicon, la firma de Huawei que desarrollaba sus Kirin, ahora en peligro, también. Incluso Samsung, cuando ensambla sus propios procesadores Exynos, también usa ARM. Por supuesto, Apple, y el Apple A13 presente en la familia de iPhone 11, usa una arquitectura de la británica ARM.

El potencial de ARM ha llamado la atención de Nvidia, que ya rivaliza en el segmento de las gráficas con AMD, también presente en la industria de los procesadores. Hace escasos días Nvidia presentó su nueva familia de tarjetas gráficas. Ahora se hace con ARM por unos 40.000 millones de dólares, cerca de 34.000 millones en euros.

SoftBank compró ARM en 2016, hace 4 años, por cerca de 32.000 millones de dólares, que al cambio de entonces supuso el desembolso de 28.950 millones, según recogía el diario El País.

Otros artículos interesantes:

La fusión Bankia y CaixaBank empuja a la banca digital hacia su auténtico reto: rentabilizar los datos de los clientes

La geopolítica del hidrógeno y la oportunidad para España de convertirse en una potencia

De Silicon Valley a Barcelona: por qué Marta-Gaia Zanchi decidió dejar Stanford para lanzar un fondo de inversión en startups de salud en España