Pasar al contenido principal

Odilo, el Netflix español de la educación online, acelera su internacionalización tras ofrecer su plataforma a colegios de todo el mundo de forma gratuita ante el confinamiento

Rodrigo Rodríguez, CEO de Odilo.
Rodrigo Rodríguez, CEO de Odilo. Odilo
  • Odilo es una startup española especializada en plataformas digitales para escuelas, universidades, bibliotecas y empresas.

  • Durante la crisis del coronavirus, su internacionalización se ha acelerado al ofrecer gratis sus herramientas a escuelas de todo el mundo.

  • Ha firmado acuerdos con 8 Ministerios de Educación de distintos países para que los centros educativos usen su tecnología durante la pandemia del coronavirus.

  • La compañía asegura que ya es rentable y confía en que el sector de la educación en línea siga creciendo una vez se solucione la emergencia sanitaria.

  • Hasta la fecha, suministra catálogo y centraliza material y recursos para una audiencia global de 146 millones de usuarios.

  • Desde su fundación, en 2011, ha levantado casi 10 millones de euros en tres rondas de financiación.

  • Descubre más historias en Business Insider España.

"Es el momento de ayudar". Así explica Rodrigo Rodríguez, consejero delegado de Odilo, la decisión que acaban de tomar: abrir su plataforma gratis a colegios e instituciones de todo el mundo mientras dure la pandemia del coronavirus.

Odilo es una compañía tecnológica con sede en Cartagena conocida como el Netflix de la educación. Distribuye a sus clientes una plataforma tecnológica en la que colegios, bibliotecas, universidades o empresas pueden reunir sus propios recursos —como apuntes o material formativo— para que los usuarios puedan acceder a ellos con solo unos pocos clics.

Leer más: Esta pyme madrileña ha fabricado más de 1.200 viseras 3D para proteger a los sanitarios y ahora está creando válvulas para convertir máscaras de buceo en respiradores

Además, los clientes de Odilo también pueden adquirir todo tipo de material gracias a los acuerdos de distribución que esta startup murciana ha rubricado en los últimos años.

Rodrigo Rodríguez explica a Business Insider España que, a través de un espacio habilitado en su página web, están ofreciendo un programa de apoyo a centros educativos afectados por el confinamiento: "Sean clientes o no".

"Conscientes de los efectos que tendrán los cierres de colegios y centros educativos en miles de familias en todo el mundo debido al avance del coronavirus, en Odilo nos solidarizamos y hemos puesto en marcha una serie de acciones con el objetivo de ayudar a garantizar la educación continuada para estudiantes, docentes y familias", detalla.

Leer más: El Gobierno activa un bot que resuelve dudas sobre el coronavirus en WhatsApp con inteligencia artificial: así puedes 'hablar' con él

Rodríguez asume que es "una decisión importante". Subraya que "una parte muy importante de nuestro modelo de negocio son los colegios, que han cerrado, y los clientes, que nos llaman porque necesitan una forma de hacer formación digital mediante un proceso mucho más acelerado".

Hasta la fecha, Odilo trabajaba con las Consejerías de Educación de 10 comunidades autónomas. "Nos faltaban el resto. Es el momento de ayudar a todos los colegios, estén o no con Odilo", incide el directivo.

"La plataforma se está conociendo más" en todo el mundo

Todavía es pronto para conocer el alcance real de cómo afectará la crisis del coronavirus a Odilo, aunque Rodrigo Rodríguez dice que la compañía ya era rentable —declina ofrecer datos—. Una primera consecuencia de la pandemia del COVID-19 es que Odilo ha acelerado su internacionalización: "Es una crisis que impacta a todos; trabajábamos ya con muchos países y ahora ampliamos al resto. La plataforma se está conociendo más".

La decisión de ofrecer la plataforma gratis a los colegios comenzó en España: "Pusimos las plataformas gratuitas para todos, sean clientes o no. Se apuntaron tantos colegios que nos empezaron a llegar peticiones de otros países, por lo que decidimos adoptar la medida a nivel global. Ya hemos llegado a acuerdos con 8 Ministerios de Educación de varios países".

Leer más: Teletrabajo, higiene, sanidad, investigación y educación: 5 lecciones que nos está dejando la crisis del coronavirus y que cuestionan nuestro modelo de sociedad

El CEO de Odilo ha detectado un nuevo comportamiento en los usuarios de las plataformas que suministra la startup: "Las empresas están triplicando la formación para empleados y el uso de los colegios es incluso superior".

Así, el enfoque de Odilo es ahora mismo "ver" dónde pueden llegar y poner a prueba "la capacidad para seguir ampliando nuestra propuesta a colegios de todos los países" que están contactando con esta empresa española. Hasta la fecha, la compañía suministra catálogo y centraliza material y recursos para una audiencia global de 146 millones de usuarios.

"Lo que le permitimos a los colegios es tener apuntes, libros y material en un único sitio. Junto con los recursos propios de las escuelas, también cabe la posibilidad de adquirir material de terceros: libros de matemáticas, vídeos, productos de Disney...", explica.

Leer más: El coronavirus empuja a colegios e institutos hacia la educación a distancia: así se están adaptando los centros de Madrid para que los niños no pierdan clase

La compañía no ha tenido problema para adaptarse a este nuevo escenario de teletrabajo: la planta tecnológica, que emplea a unas 70 personas, sigue estando en Cartagena. Pero Odilo ya cuenta con oficinas comerciales en Madrid, Londres o Nueva York.

"La educación en línea va a crecer mucho más"

Sobre el futuro, el CEO asume que el negocio se verá afectado. Todavía no está claro en qué sentido: "La educación en línea es uno de los sectores que ya estaba creciendo mucho y que va a hacerlo mucho más. La compañía sigue invirtiendo en la parte de productos y contenidos mediante acuerdos con terceros. Partimos de una posición de rentabilidad inicial para mantener un ritmo de inversión".

En España, Odilo trabaja con 10 autonomías y con la red de bibliotecas públicas del Estado, así como con la biblioteca del Congreso de los Diputados o las de varias universidades. 

Odilo nació en 2011 y ya ha cerrado a varias rondas de financiación. En la primera, en 2014, captó 2,2 millones de euros. La segunda, en 2015, 1,5 millones de euros. En 2016 consiguió captar otros 6 millones, explica en este artículo el diario Expansión. Active Venture Partners, Inveready, Kibo Ventures y JME Venture Capital han respaldado el proyecto.

Y además