Los primeros datos sugieren que ómicron puede complicar la protección vacunal más que otras variantes, pero las vacunas aún podrían seguir protegiendo contra la enfermedad grave

Una sanitaria prepara una prueba de COVID-19 en el Aeropuerto Internacional de Sídney (Australia).
Una sanitaria prepara una prueba de COVID-19 en el Aeropuerto Internacional de Sídney (Australia).

James D. Morgan/Getty Images

  • La vacuna contra el COVID-19 de Pfizer parece producir un número considerablemente menor de anticuerpos contra la variante ómicron.
  • Un estudio que está pendiente de revisión por pares ha detectado una reducción del nivel de anticuerpos en unas 40 veces.
  • En todo caso, hasta ahora las infecciones que se han producido con la variante ómicron parecen ser leves.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La variante ómicron reduce considerablemente los niveles de anticuerpos generados por la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech, según los resultados preliminares de un estudio sudafricano que aún está pendiente de revisión por pares.

Se trata de los primeros resultados de laboratorio para ver cómo una vacuna contra el COVID-19 se enfrenta a ómicron. Un equipo de investigadores dirigido por Alex Sigal, del Africa Health Research Institute, ha analizado 14 muestras de sangre de 12 personas contra una muestra viva de la variante ómicron. Las 12 personas estaban vacunadas y seis de ellas habían pasado ya la enfermedad.

Los científicos han descubierto una reducción de aproximadamente 40 veces en los niveles de anticuerpos neutralizantes, las proteínas que combaten el virus y que desempeñan un papel clave en nuestra respuesta inmunitaria, en comparación con la versión original del virus.

Ómicron no evade por completo la protección de la vacuna, ha explicado Sigal en Twitter, lo que significa que sigue siendo beneficioso vacunarse contra esta nueva variante

Sin embargo, la marcada reducción de anticuerpos plantea cuestiones sobre la duración de la protección de la vacuna contra ómicron, es decir, si las vacunas de refuerzo serán suficientes para evitar la enfermedad o si eventualmente se necesitarán nuevas vacunas. Sigal ha calificado los resultados como una "caída muy grande en la neutralización de ómicron".

"Un buen refuerzo probablemente disminuiría las posibilidades de infección, especialmente de una infección que lleve a una enfermedad más grave", explicó Sigal durante una presentación online este martes sobre los resultados de sun investigación, según recoge Bloomberg. "Las personas que no han recibido un refuerzo deberían hacerlo, y las personas que han sido infectadas previamente deberían vacunarse".

4 preguntas sin respuesta sobre la nueva variante ómicron que los científicos se apresuran a resolver

Poco después de que Sigal anunciara los resultados de su equipo, otro grupo de investigadores del Instituto Karolinska de Suecia dio a conocer sus propios resultados, que sugieren un descenso sustancial pero menos drástico de los niveles de anticuerpos ante la variante ómicron. En concreto, el equipo del Karolinska ha detectado una reducción de siete veces en 17 muestras de sangre.

Los científicos suecos señalan que el impacto de ómicron varía mucho entre las muestras, y explican que han utilizado una versión de ómicron fabricada artificialmente en un laboratorio en lugar del virus vivo. Un investigador principal de ese grupo ha planteado que los resultados hacen que la variante ómicron sea "ciertamente peor que delta, pero, de nuevo, no tan extrema como esperábamos".

Otras variantes también han mostrado capacidad de evadir parcialmente la protección de las vacunas, aunque en menor grado. Las pruebas de laboratorio realizadas semanas atrás constataron que la variante delta provocaba una reducción de 2 a 3 veces en los niveles de anticuerpos en comparación con el virus original, mientras que la variante beta causaba una reducción de 7 a 8 veces.

Los resultados no son definitivos y no se han publicado en una revista científica. Sigal ha advertido en Twitter que los resultados "probablemente se ajustarán a medida que hagamos más experimentos".

Los fabricantes de medicamentos están trabajando en refuerzos específicos para cada variante

El director científico de Pfizer, Mikael Dolsten, ha señalado a Business Insider que le preocuparía ver una disminución de 10 veces en los niveles de anticuerpos. Una disminución de esa magnitud, dijo, le haría temer que las vacunas actuales no ofrezcan la suficiente protección y se necesitara una nueva vacuna específica para ómicron.

"Si se excede una reducción [de los anticuerpos] de 10 veces con la variante ómicron, creo que estaremos empezando a entrar en la zona amarilla a roja, cuando es probable que la inmunidad se reduzca y haya un tiempo limitado después del refuerzo hasta que disminuya", explicó Dolsten en una entrevista del 29 de noviembre.

Varios desarrolladores de vacunas, como Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson, ya están trabajando en vacunas específicas para ómicron. Dolsten explicó que una versión actualizada de la vacuna de Pfizer podría estar lista para empezar a producirse masivamente tan pronto como en marzo de 2022.

8 diferencias que ya se conocen entre ómicron y delta

El estudio sudafricano sólo ha analizado muestras de sangre de personas que han recibido dos inyecciones de la vacuna de Pfizer, no de personas que hayan recibido una dosis de refuerzo. Cinco de las seis muestras de sangre que procedían de personas vacunadas y previamente infectadas mostraron niveles relativamente altos de anticuerpos neutralizantes contra ómicron en comparación con los que no habían pasado la enfermedad.

"Es probable que la infección previa, seguida de la vacunación o el refuerzo, aumente el nivel de neutralización y confiera probablemente protección contra la enfermedad grave en la infección por ómicron", plantean los investigadores.

Incluso los niveles reducidos de anticuerpos podrían proteger contra la enfermedad grave

Todavía no está claro si la variante ómicron tendrá un impacto en la protección de la vacuna contra la enfermedad grave.

Los virólogos son cautelosamente optimistas en cuanto a que las vacunas podrían seguir ayudando a prevenir la enfermedad crítica, a pesar de los importantes descensos en los niveles de anticuerpos. Las vacunas también activan otras partes del sistema inmunitario, en particular las células B y T, que suelen conferir protección contra las variantes.

Un estudio aporta más pruebas de que ómicron sólo provoca una enfermedad leve, pero los investigadores creen que aún es muy pronto para asegurarlo

Los expertos en epidemiología de Sudáfrica han sugerido que las vacunas parecen seguir reduciendo el riesgo de enfermedad grave entre los casos de ómicron, aunque todavía es necesario constatar el testimonio de los médicos con investigaciones científicas.

"Estamos observando avances en las infecciones de personas que han sido vacunadas, pero las infecciones que estamos viendo son muy leves o moderadas", dijo el viernes a Bloomberg Richard Friedland, director ejecutivo de Netcare, que gestiona la mayor red sanitaria privada de Sudáfrica. El ejecutivo añadió que "en el caso de los trabajadores sanitarios que han recibido refuerzos, la mayoría son leves".

Por otro lado, ómicron también ha dado muestras de ser altamente transmisible en comparación con otras cepas del coronavirus. Esta variante se ha extendido ya a más de 40 países desde que se detectó por primera vez hace aproximadamente un mes.

Otros artículos interesantes:

El tratamiento de anticuerpos de GSK funciona contra las mutaciones de ómicron, según un nuevo estudio

Ómicron podría haberse propagado entre 2 personas vacunadas que se encontraban en habitaciones de hotel separadas, lo que suscita preocupación por el grado de contagio de la nueva variante

La 'extraña' combinación de mutaciones de ómicron divide a los científicos sobre si se originó en humanos o en animales

Te recomendamos