La 'extraña' combinación de mutaciones de ómicron divide a los científicos sobre si se originó en humanos o en animales

Una sanitaria prepara una prueba de COVID-19 en el Aeropuerto Internacional de Sídney (Australia).
Una sanitaria prepara una prueba de COVID-19 en el Aeropuerto Internacional de Sídney (Australia).

James D. Morgan/Getty Images

  • La variante ómicron tiene un extraño conjunto de mutaciones. No se parece a delta, la cepa dominante.
  • Esto ha llevado a los científicos a preguntarse por su origen, es decir, si procede de los humanos o de los animales.
  • Una de las teorías más interesantes sugiere que ómicron apareció en una persona inmunodeprimida.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La variante ómicron es extraña, incluso para los científicos que estudian las cepas de coronavirus.

La variante se ha extendido a casi 30 países desde que se detectó por primera vez en Botsuana, al sur de África, hace aproximadamente tres semanas.

Los científicos intentan dar sentido a su preocupante número de mutaciones, que podrían hacer que ómicron sea más transmisible que Delta, que las vacunas sean menos eficaces o que la enfermedad sea más grave.

Por ahora, esas respuestas están pendientes de resolver.

Esta variante no se parece a otras variantes comunes de coronavirus como alfa o delta (que sigue siendo la cepa dominante en el mundo), y muchas de sus extrañas mutaciones no se han detectado antes en otras variantes. Los científicos estiman que los antecedentes más cercanos de ómicron se remontan a mediados de 2020.

"No es el hijo o la hija de delta", explica a Business Insider Andrew Read, que estudia la evolución de las enfermedades infecciosas en la Universidad Estatal de Pensilvania (Estados Unidos). e bifurcó antes del linaje humano, por lo que lleva un tiempo presente en algún lugar. Así que, ¿dónde está ese reservorio? ¿Se trata de una persona concreta o de un animal aislado, o de una población de animales o de personas de la que no se han tomado muestras adecuadas?".

Los científicos están debatiendo la respuesta.

Una de las teorías más peso parece estar ganando es que ómicron surgió en un huésped inmunodeprimido, como una persona con una infección por VIH no tratada. Las personas con sistemas inmunitarios debilitados son reservorios comunes de mutaciones, ya que sus cuerpos a menudo luchan por eliminar los virus, lo que permite que el patógeno se replique durante meses.

La mayoría de los casos de ómicron hasta ahora han sido leves, pero los expertos dicen que habrá que esperar semanas para conocer la magnitud de la variante

La teoría puede explicar por qué ómicron contiene "una combinación tan disparatada de mutaciones", resume a Business Insider Charity Dean, una antigua empleada del Departamento de Salud Pública de California (Estados Unidos). 

"Es más probable que sea el resultado de una evolución molecular continua dentro de un único huésped que se ha extendido a la población", expone.

Pero algunos científicos no están dispuestos a descartar la idea de que Omicron se haya desarrollado en una especie animal. Robert Garry, profesor de microbiología e inmunología de la Facultad de Medicina de Tulane (Luisiana, Estados Unidos), ha señalado a STAT News esta semana que ómicron contiene varias mutaciones clave que podrían haber ayudado al coronavirus a infectar a roedores. 

"Podría ser que el virus se trasladara a una población de animales salvajes y luego no lo viéramos durante un tiempo y volviera; no es una hipótesis descabellada", argumenta a Business Insider Martin Hibberd, profesor de enfermedades infecciosas emergentes en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres. "Pero no tenemos demasiadas pruebas de ello".

Otras variantes del coronavirus probablemente evolucionaron en personas inmunodeprimidas

Paciente con COVID-19.

REUTERS/Kirill Braga

Omicron contiene 50 mutaciones en total, de las cuales más de dos docenas son completamente nuevas. Para desarrollar tantas mutaciones, dicen los científicos, el virus necesita muchas oportunidades para replicarse, un signo de que ómicron probablemente evolucionó en un huésped inmunodeprimido.

"De momento no sabemos con gran detalle cuánto tiempo pueden perdurar las infecciones en animales concretos de cualquier tipo, mientras que sí sabemos que los humanos inmunodeprimidos pueden tener infecciones crónicas", afirma Read. 

El COVID-19 se llevó el año pasado más de 74.000 vidas, un 240% más de las que causa el cáncer más mortal en España

En un caso de estudio publicado en 2020 en la revista New England Journal of Medicine se descubrió que el coronavirus persistió durante cinco meses en un hombre de 45 años con síndrome antifosfolípido, un trastorno inmunitario. Durante ese tiempo, desarrolló mutaciones clave que se encuentran en otras variantes preocupantes como delta, alfa y gamma.

Los investigadores también sospechan que la variante alfa se desarrolló en una persona inmunodeprimida.

"Ómicron me recuerda un poco a cómo surgió la variante alfa en el Reino Unido", apunta Hibberd. "Por eso la gente ha pensado que quizás se originó en un único paciente".

La teoría animal podría explicar el origen temprano de la variante

Inspectores revisan civetas y otros animales salvajes en China.
Inspectores revisan civetas y otros animales salvajes en China.

Reuters/China Photo ASW/FA

Aun así, los científicos dicen que es teóricamente posible que el coronavirus infecte crónicamente a animales. Los brotes en ciervos de cola blanca el pasado invierno y en granjas de visones holandeses en junio de 2020 pueden ser una prueba de ello, aunque Hibberd y otros siguen siendo escépticos.

"No veo por qué el virus lo tendría más fácil en un animal que en un humano", dice Hibberd. "Lo vimos un poco en Europa con la infección del visón y nos preocuparon esas variantes que se transmitieron a través del brote del visón, pero al final no demostraron ser más favorables que las cepas actuales".

Sin embargo, la teoría animal puede ayudar a explicar por qué los científicos detectaron el primer caso de ómicron el 9 de noviembre, cuando el linaje de la variante se remonta al año pasado. Si hubiera estado presente en animales, habría sido particularmente difícil de detectar.

"La vigilancia en los seres humanos se ha intensificado recientemente hasta llegar a algo de lo que no nos avergonzamos", afirma Read. "La vigilancia en los animales está muy lejos de esos niveles".

Probablemente sea demasiado tarde para encontrar al 'paciente cero'

Cómo saber si los síntomas que tienes son de una gripe, el COVID-19 u otra enfermedad, ante la llegada de la campaña de la gripe

Getty Images

Puede que los científicos no conozcan nunca el origen de ómicron.

"Si encontráramos de verdad la variante Omicron en una población de animales salvajes, sería obviamente una prueba irrefutable", señala Read. Pero añade que la continua propagación de la variante aumenta las probabilidades de que se extienda a las especies animales, si no lo ha hecho ya. Eso significa que hay una ventana estrecha para ver si los animales fueron realmente los anfitriones originales.

Hibberd expresa sus reservas respecto a la posibilidad de que los científicos tomen demasiadas muestras de la variante en animales salvajes, ya que nuestras interacciones con ellos aumentan las probabilidades de que surjan nuevos patógenos. 

Los 2 factores que determinarán si ómicron es una verdadera amenaza, según el director científico de Pfizer: así se prepara la farmacéutica ante el peor escenario posible

"No quiero que la gente vaya por ahí persiguiendo murciélagos, por ejemplo, porque podríamos causar más problemas de los que estamos tratando de solucionar", señala. 

Incluso encontrar un huésped humano original para la variante resultaría difícil.

"Si encontráramos ahora a una persona inmunodeprimida con ómicron, no sabríamos si sería o no el paciente cero", reflexiona Read.

Así pues, los científicos tienen que apostar por sus mejores conjeturas en medio de la escasez de información.

"Apuesto por la persona inmunodeprimida, pero no mucho", sentencia Read.

Otros artículos interesantes:

Ómicron triplica el riesgo de reinfección con el COVID-19, según sugiere un nuevo estudio realizado en Sudáfrica

Facebook destapa una red china que creó un perfil falso de un supuesto científico suizo para propagar teorías conspirativas sobre el COVID-19

El COVID-19 se llevó el año pasado más de 74.000 vidas, un 240% más de las que causa el cáncer más mortal en España

Te recomendamos

Y además