Pasar al contenido principal

Pantallas faciales o mascarillas frente al coronavirus: qué protección ofrecen y cuándo deberías utilizar cada una

diferencias entre mascarilla y pantalla facial: cuándo utilizar cada una
Remo Casilli/Reuters

En este artículo, Business Insider podría recibir una comisión por tus compras. Más información.

  • A medida que el confinamiento va levantándose son más las personas que están apostando por vestir material de protección.
  • Junto a las mascarillas, las pantallas faciales cada vez son más populares.
  • Estos artículos ofrecen protección ocular y ayudan a evitar tocarse la cara.
  • Pero ofrecen menor protección frente a la posibilidad de inhalación del virus que las mascarillas. 
  • Según un estudio de 2014 "las partículas más pequeñas pueden permanecer en el aire por más tiempo y fluir alrededor del protector facial para inhalarse más fácilmente."
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Primero fueron las mascarillas. El símbolo más reconocible del coronavirus. A medida que el brote ha ido avanzando, su uso se ha vuelto cada vez más habitual en nuestras calles como medida de protección frente al contagio.

Y todo apunta a que tras el final del confinamiento lo seguirá siendo. Desde el 4 de mayo el uso de mascarillas es obligatorio en el transporte público.

Pero a medida que la sociedad va retomando la normalidad las prendas de seguridad frente al contagio son cada vez más frecuentes y variadas. En este contexto es donde ha comenzado a coger fuerza la pantalla de protección facial.

mascarillas

Mascarilla desechable 50 piezas

Pack de 50 unidades. Incluyen tres capas de tela no tejida de alta calidad para aumentar su capacidad de filtrado. Suaves, inodoras y no irritantes, están echas de material de alta calidad

Una tendencia que se confirma al analizar los productos más vendidos en Amazon, donde los protectores faciales se cuelan entre ellos. Concretamente esta Pantalla Facial Protectora se cuela en el puesto 4 del Top 100 de artículos en el campo de Industria, empresa y ciencia.

Leer más: Muchas mascarillas que circulan por varios portales de compra son falsas: ¿cómo detectarlo?

Si bien hace unas semanas podrían resultar llamativas, lo cierto es que esta herramienta de protección está cada vez más normalizada en nuestro día a día.

Ante este nuevo elemento, pueden surgir algunas dudas, y hay quien empiece a preguntarse si el uso de pantallas faciales puede sustituir a la mascarilla o qué método es más eficaz frente al coronavirus.

Qué son las pantallas faciales para el coronavirus

diferencias entre mascarilla y pantalla facial: cuándo utilizar cada una
Yiannis Kourtoglou/ Reuters

Los protectores faciales se componen de una única pieza transparente que cubre la cara, protegiéndola del exterior.

Se sujetan por un agarre a la cabeza, existiendo varios modelos según el tamaño de su pantalla o su fijación. Para mayor protección lo óptimo es que la pieza se extienda por debajo de la barbilla y hacia las orejas lateralmente.

Su uso tiene por objetivo asegurar la protección de ojos cara e incluso de parte del cuello en los trabajadores.

En concreto el Ministerio de Sanidad incluye los protectores faciales dentro del equipamiento de seguridad frente al nuevo coronavirus, como "protección frente a aerosoles y frente a salpicaduras". Aunque estas deben ser siempre utilizadas como complemento de la "protección respiratoria" aportada por las mascarillas.

Comprar Pantalla Protección Facial Transparente con agarre de velcro en Amazon

Ventajas de las pantallas de protección facial 

Una de las principales ventajas de las pantallas faciales es que resultan un mecanismo perfecto para evitar tocarse la cara con las manos. Una de las medidas más eficaces para evitar el contagio.

Por su diseño, son además mucho más cómodas de llevar que una mascarilla, sobre todo si se llevan gafas.

Por otro lado, los protectores faciales pueden ser reutilizados al poder desinfectarse fácilmente. Según una publicación en JAMA, para ello puede utilizarse agua y jabón o desinfectantes de uso doméstico

Y si nos vamos al ámbito de lo social, estas pantallas para el rostro facilitan la interacción y la comunicación mucho más que las mascarillas, al dejar ver las expresiones faciales y la boca.

Pero las pantallas no deberían ser un sustituto de las mascarillas

Los protectores faciales pueden servir como un elemento más de protección. En este sentido la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos (IDSA) ha incluido su uso social en sus recomendaciones a los ciudadanos. Pero nunca como un sustituto de la mascarilla.

Las pantallas para la cara están destinadas a la protección ocular, por ejemplo en el caso de sanitarios que deben llevar a cabo su trabajo sin poder marcar una distancia de seguridad con el paciente.

Estos protectores pueden reducir la cantidad de exposición por inhalación del virus, pero en cantidades mucho menores de lo que lo hace una mascarilla.

Leer más: Estos son los diferentes tipos de mascarilla y la protección que ofrece cada una frente al coronavirus

A este respecto un estudio de 2014 centrado en analizar la eficacia de estas pantallas encontró que si bien podían disminuir la exposición a corto plazo de grandes partículas infecciosas de aerosoles, "las partículas más pequeñas pueden permanecer en el aire por más tiempo y fluir alrededor del protector facial para inhalarse más fácilmente."

Por eso, si se decide llevar una pantalla facial será preciso utilizar junto con una mascarilla para garantizar la protección de las vía respiratorias

En este artículo, Business Insider recibe una comisión de sus socios afiliados por cada compra que realices a través de los enlaces de productos que hemos incluido, algo que en ningún caso supone un coste adicional para ti. No obstante, nuestras recomendaciones son siempre independientes y objetivas. Puedes consultar nuestra política de afiliados aquí.

Y además