Esto es lo que le pasa a tu cuerpo, día a día, si dejas de dormir

  • “¿Por qué dormimos?” ha sido una pregunta notoriamente difícil de responder para los científicos pero… ¿Qué pasaría si no lo hiciéramos? Bueno, esto es más fácil de responder: nada bueno. No dormir lo suficiente puede hacerte alucinar, desordenar tu pensamiento y tu memoria, e incluso podría conducir a un fallo multiorgánico.
  • Y realmente los problemas no tardarían en llegar desde el día en el que decidieras dejar de dormir. Esto es lo que le pasaría a tu cerebro y a tu cuerpo, día a día, si dejaras de dormir.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Esta es la transcripción del vídeo.

No dormir lo suficiente no solo te pondrá de mal humor. Podría llegar a matarte. Naciones Unidas incluso considera que la privación del sueño es una forma de tortura. Y cuanto más tiempo dure, peor será. La pérdida de sueño afecta a las personas de forma distinta, pero por lo general los efectos aumentan a medida que van pasando las horas. Solo 48 horas seguidas sin dormir se considera una privación extrema del sueño, pero seguro que mucho antes te sentirás un poco raro. 

Después de 18 horas sin morir, puede que sientas una leve sensación de embriaguez. Permanecer despierto tanto tiempo equivale a tener un contenido en alcohol en sangre de 0,05%, que es lo que obtienes tras tres o cuatro tragos en un lapso de dos horas. 

Tras 24 horas sin dormir, si lo seguimos comparando con el alcohol en sangre esto subiría al 0,1%, más alto que el límite legal de conducción en Estados Unidos. Puede que te sientas confuso, menos alerta o descoordinado, casi como si llevaras unas gafas de visión borrosa, que también tienen visión doble o neblinosa. Eso es porque la privación de sueño reduce la capacidad de nuestras células cerebrales de hablar entre sí. Así que si encima bebes alcohol, la somnolencia podría multiplicar sus efectos. Y aunque la cafeína puede hacerte sentir más alerta durante varias horas, solo funcionaría hasta cierto punto.

En un día y medio, todo esto podría empeorar, y luego podría ir a más. Las posibilidades de enfermar son mayores de lo habitual porque el cuerpo no puede luchar como normalmente lo haría, y al poco tiempo, el cerebro y el cuerpo se cansan tanto que empiezan a experimentar microsueños, pequeños períodos de sueño, de unos 30 segundos, que tal vez ni siquiera lo notes. Es molesto e incluso peligroso si estás haciendo algo como conducir un coche. Y luego está la posibilidad de empezar a sufrir alucinaciones. Las distorsiones visuales son las más comunes. Tu botella de agua parece crecer al doble de su tamaño o se mueve por la habitación. Pero también puedes experimentar alucinaciones sensacionales o auditivas, cosas como sentir que alguien que no está ahí te toca en el hombro o escuchas tu nombre. 

Cómo dormirse rápido: 5 técnicas para conciliar el sueño que funcionan

Una vez se cumplen las 48 horas, es una tortura literal, por lo que los estudios de privación extrema del sueño están ahora prohibidos por ley en la mayoría de los países.  Dos días sin dormir pueden hacer que empieces a perder la percepción de la realidad. Las alucinaciones empeoran, y puede que incluso te despersonalicen. Esa es la sensación de que la realidad se te escapa, que puede o no incluir una experiencia extracorporal. Si al final de lo que se trata es de ansiedad extrema, irritabilidad, estrés y fatiga, no es de extrañar que la ONU no permita este tipo de privación.

Después de 72 horas, no podrás pensar en otra cosa que no sea meterte en la cama. Olvídate de hacer tareas simples. Cosas como vestirte o encontrar un bocadillo podrían parecerte abrumadoras, en parte por la fatiga y en parte porque tu capacidad para regular las emociones está básicamente, descartada. Tus alucinaciones podrían volverse más complejas, creando imágenes con formas de persona, u osos, o quizás un coche que no deberías conducir. Y en al menos cuatro estudios históricos del sueño, los participantes informaron de alucinaciones compartidas, a saber, algo llamado el “fenómeno del sombrero”, que es una sensación de presión alrededor de la cabeza como si tuvieras un sombrero puesto. Todo esto abre la puerta a la paranoia, la depresión y los delirios.

Lo que nos lleva a 96 horas sin dormir. Decid adiós a la realidad, amigos. Más y peores alucinaciones y paranoia podrían llevar a una psicosis de privación del sueño, una ruptura total del mundo real. Históricamente, a las mujeres acusadas de ser brujas se las mantenía despiertas lo suficiente como para desencadenar esta psicosis. Los jueces consideraban sus visiones y confesiones divagantes, lo que conducía a las condenas de las mujeres. Ahora, el quinto día es a veces llamado el punto de inflexión. Esta es la zona de peligro. Tu salud mental sufre un peligroso declive, consolidando tus delirios como una nueva realidad.  Con el tiempo, tu cerebro dejará de funcionar correctamente de manera que podría desencadenar en un fallo multiorgánico, y en casos raros, la muerte.

Afortunadamente, recuperarse de la privación de sueño puede ser tan simple como ponerse al día con el sueño, pero si te privas del sueño con regularidad, ya se observan efectos a largo plazo como aumento de peso, acné, dolores de cabeza e hipertensión arterial, entre otras cosas. Y puedes tardar semanas en volver al camino correcto. Según un estudio, se necesitan cuatro días para recuperarse de la pérdida de una sola hora de sueño. Trata de acostarte temprano en vez de dormir tarde o, mejor aún, evita el período de recuperación por completo durmiendo de siete a ocho horas cada noche.

LEER TAMBIÉN: Un experto del sueño explica por qué las siestas pueden ser dañinas para la salud

LEER TAMBIÉN: 5 formas de conseguir dormir bien durante la pandemia, según un experto en sueño

LEER TAMBIÉN: Cómo calcular la mejor hora para irte a dormir y descansar más y mejor

VER AHORA: Las claves del fenómeno Spotify en la otra gran guerra del streaming y por qué su futuro va mucho más allá de la música