Qué plan de pensiones contratar en función de tu edad

Alternativas a los planes de pensiones
Getty Images
  • Contratar un plan de pensiones no es homogéneo y depende de la edad para decantarse por el producto que más se ajuste a tus intereses.
  • A continuación, puedes ver el plan de pensiones que más se ajusta a tus necesidades en función a los años que tengas.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Seguramente hayas escuchado muchas veces que cuanto antes comiences a ahorrar para tu jubilación y planificar tus finanzas personales, más control tendrás sobre tu futuro.

Eso es cierto.

Comenzar muy pronto a hacer aportaciones vía, por ejemplo, planes de pensiones, puede construir un mejor futuro para tu dinero que te lleve a no renunciar a la vida que llevas en la actualidad. En definitiva, a seguir gozando de una buena libertad financiera con una salud económica importante.

Sin embargo, no todo el mundo es consciente de esta situación que existe en el plano del ahorro de largo plazo y no diseña una estrategia desde el principio. 

Es por eso que hay que tener en cuenta que no todo plan de pensiones está pensado para que invierta el mismo tramo de edad. Los expertos en asesoramiento financiero siempre aconsejan que a mayor juventud se puede asumir productos de más riesgo, mientras que a mayor cercanía de jubilarse se debe tener una mayor cautela con los planes privados que selecciones. 

La Asociación Europea de Asesores Financieros (EFPA) ha desarrollado, en esta línea, un informe en el que detalla un abanico de recomendaciones para que, como usuario, puedas decidir qué plan de pensiones debes seleccionar en relación con los años que tengas. Dicho de otro modo, cómo deberías arriesgar más o menos en función a tu edad

Menores de 30 años: mayor peso de la bolsa

El consejo de partida es claro: si comienzas antes a invertir pensando en tu jubilación, menos problemas tendrás con tu capital a largo plazo. Por eso, los expertos consideran que la edad ideal para hacer la primera aportación a un plan de pensiones sería los 30 años. A esta edad y con un horizonte temporal tan amplio, se pueden hacer estrategias más arriesgada.

El informe de EFPA explica que, en estos casos, se puede destinar la mayoría del ahorro a la renta variable, por lo que proponen elegir un producto que invierta más del 80% en bolsa. El resto, se dedicaría a renta fija, activos alternativos o liquidez.

Entre 30 y 40 años: una exposición algo más amplia a renta fija

Si ya estás dentro del marco de 30 a 40 años, que por otra parte es el tramo más habitual para abrirse un plan de pensiones, el esquema cambia ligeramente sobre el enfoque del producto de inversión que debes tener contratado. 

EFPA resalta que para estos usuarios lo más aconsejable es diversificar la inversión, con una exposición del 60% a la bolsa y el 40% restante a la renta fija. Para los ahorradores más conservadores, que no quieran ninguna sorpresa, pueden apostar por los seguros de vida-ahorro, productos que ofrecen una garantía de rentabilidad. Son alternativas que tener en consideración.

Los planes de pensiones con un enfoque global de renta variable, los fondos mixtos y la renta fija que se pueda adaptar al ciclo de subida de tipos que se viene encima puede ser interesante para este perfil. 

De 40 a 55 años: decantarse más hacia los bonos

El tramo poblacional que se sitúa entre los 40 y los 55 años debe tener como prioridad en cuanto a sus planes de pensiones reducir al máximo la volatilidad. Es por eso por lo que sería un buen momento para dar prioridad a la renta fija en la inversión, destinando más del 60% a esta opción, tal y como concretan los expertos de EFPA.

Asimismo, los planes individuales de ahorro sistémicos (conocidos como PIAS) pueden ser productos ideales para esta fase de la inversión, puesto que son más líquidos y ofrecen un rendimiento asegurado. Eso sí, de menor interés que la que tienen los planes de pensiones de mayor riesgo. Las primas adquiridas se destinan destinadas a constituir una renta vitalicia asegurada en todo momento. 

De los 55 años en adelante: preservar capital como objetivo final

A partir de los 55 años la prioridad es, fundamentalmente, que el capital que has conseguido durante todo el tiempo atrás se preserve al máximo. Se llegaría tarde para contratar un producto de cara a la jubilación, en todo caso, “a pesar de que hay un pequeño margen para lograr acumular unos ahorros que complementen la pensión pública”, aseguran desde EFPA.

El tiempo se convierte en tu peor enemigo y, por tanto, lo ideal sería centrarse en apuestas más seguras aun asumiendo que tendrán un rendimiento más bajo, según los expertos. En este caso, los planes de pensiones de renta fija a corto plazo (24 meses) pueden ser una buena opción para los años previos a jubilarte. 

Otros artículos interesantes:

La SEC acaba de aprobar lo más parecido a un ETF de bitcoin en EEUU. Qué puedes comprar, por ahora

Cómo conseguir una mejor hipoteca con un bróker de crédito

Cómo invertir para vivir de las rentas: del alquiler de inmuebles, hasta el crowdlending

Te recomendamos