Los precios suman 4 meses en negativo: el IPC cae al -0,6% en julio ante la depreciación de ropa, calzado, productos frescos y alojamiento

Un hombre con mascarilla compra verduras en un mercado
Reuters
  • El Índice de Precios de Consumo (IPC) baja 3 décimas en julio en tasa interanual, hasta el -0,6%, y cae 9 décimas respecto a junio.
  • Julio supone el cuarto mes consecutivo con la inflación en negativo, aunque la inflación subyacente, que también ha disminuido 4 décimas, sigue más de 1 punto por encima del IPC general.
  • Dentro de las categorías creadas por el INE para analizar la evolución de los bienes y servicios vinculados al coronavirus también se registra una bajada de medio punto porcentual, que sitúa a los bienes en una tasa anual del 1,8% y a los servicios en el -2,9%.
  • Respecto a junio, los productos que más se deprecian son los de moda, un -13,6%, el alojamiento, un -11,5%, el calzado, un -9,8%, el transporte aéreo de pasajeros, un -7,1%, y la fruta, un -4,9%.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La desescalada de las medidas de contención del coronavirus se está traduciendo en España en precios a la baja. Así, pese al repunte en junio, el Índice de Precios de Consumo (IPC) interanual ha vuelto a retroceder 3 décimas en julio, hasta situarse en el -0,6%, lo que supone acumular 4 meses consecutivos con la inflación en tasas negativas.

Así, los datos confirmados del mes de julio que acaba de publicar el Instituto Nacional de Estadística (INE) muestran un retroceso interanual de la inflación, que ha atribuido el descenso del IPC en julio a la caída de precios en los servicios de alojamiento y restauración, entre otros, como muestra el siguiente gráfico.

INE

En concreto, la depreciación del alojamiento ha provocado que la categoría de hoteles, cafés y restaurantes descienda su variación 1 punto y medio, hasta el 0,3%, mientras que los alimentos y bebidas no alcohólicas reducen su tasa 6 décimas y se sitúan en el 2,2%, debido a que los precios de frutas, legumbres y hortalizas han caído más que en el mismo mes de 2019.

Leer más: La ONU alerta del posible impacto de la pandemia del coronavirus en la distribución de alimentos, pero advierte de que esta vez el problema no es la escasez como en la crisis de alimentos de 2008

Además, también han bajado los precios de servicios de telefonía y fax, lo que supone que la categoría de comunicaciones se sitúe en el -1,2%, casi 2 puntos menos que en junio, en tanto que el encarecimiento de los paquetes turísticos está por debajo del experimentado en julio de 2019 y los servicios culturales se han abaratado, reduciendo 8 décimas la tasa de ocio y cultura, hasta el -1,1%.

Por el lado contrario, ha aumentado 7 décimas respecto al mes anterior la tasa anual de precios de transporte, hasta el -4,5%. El INE lo atribuye a que "los precios de los carburantes y lubricantes para el transporte personal aumentan este mes más que en julio de 2019", aunque apunta que se han reducido los precios del transporte aéreo de pasajeros.  

Por otra parte, la inflación subyacente, que mide los precios sin tener en cuenta los de alimentos y productos energéticos, ha disminuido 4 décimas respecto al mes anterior y se sitúa en el 0,6%, lo que supone 1,2 puntos más que el IPC general. En mayo, la inflación subyacente subió un 1,1%, dos puntos por encima del IPC general, algo que no sucedía desde julio del 2009.

Además de los resultados habituales, el INE ha publicado en sus datos de julio por última vez los índices de los grupos especiales de bienes y servicios COVID-19, un indicador creado en abril con el que ha analizado la evolución de los precios de los productos y servicios más consumidos por los hogares durante la pandemia, como muestra la gráfica a continuación.

INE

El INE ha señalado ha incluido esta referencia "para permitir analizar la situación tras la finalización del estado de alarma" el pasado 22 de junio, señalando que los hogares ya han podido adquirir en julio todos los productos que se usan como referencia para el IPC, por lo que "los métodos de estimación de precios que se diseñaron para su aplicación de forma excepcional durante los meses de abril, mayo y junio han dejado de utilizarse". 

De este modo, los bienes COVID-19, que tienen en cuenta los precios alimentación, bebidas, tabaco, limpieza o productos farmacéuticos, se encarecieron un 1,8% en julio, lo que supone medio punto porcentual menos que en el mes anterior, debido al descenso de precios de productos frescos de alimentación.

Por su parte, los denominados servicios COVID-19, que incluyen los precios de alquiler de vivienda y garaje, de suministros de agua, electricidad y gasóleo para calefacción, de comisiones bancarias y de televisión en línea, se depreciaron un 2,9%, reduciéndose 5 décimas respecto a julio con los precios de telefonía liderando la caída.

En lo que respecta a la evolución mensual de los precios, el IPC se redujo en julio un 0,9 % respecto al mes anterior. Por categorías, los productos que más se abaratan son los de moda, un -13,6%, el alojamiento, un -11,5%, el calzado, un -9,8%, el transporte aéreo de pasajeros, un -7,1%, y la fruta, un -4,9%, mientras que los combustibles líquidos se encarecen un 8,9% y los paquetes turísticos un 4,5%.

LEER TAMBIÉN: El coronavirus precipita el hundimiento de los precios y podría situar a la economía mundial en deflación por primera vez en décadas

LEER TAMBIÉN: La cesta de la compra cada vez más cara: fruta, patatas y azúcar entre los productos que más suben de precio

LEER TAMBIÉN: Los precios de la gasolina son más baratos hoy que el fin de semana en el que se decretó el estado de alarma

VER AHORA: El Black Friday del año del coronavirus: una antesala de las compras navideñas con un consumo contenido

    Más:

  1. IPC
  2. Macroeconomía
  3. España
  4. Crisis
  5. Coronavirus