Pasar al contenido principal

Preguntas sexistas que no deberías nunca tolerar en una entrevista de trabajo

cómo administrar tu dinero de la lotería  según psicólogo
rawpixel / Unsplash
  • En una entrevista laboral no debería escucharse, ni permitirse, cuestiones acerca de cualquier tipo de preguntas de carácter personal y privado encaminadas a discriminar a un candidato en función de su raza, religión o género.
  • La ley ampara a la igualdad de todos los ciudadanos y establece la no discriminación en las relaciones laborales.
  • Más allá de la brecha salarial, las mujeres pueden verse incomodadas en las entrevistas de trabajo con preguntas sexistas sobre sus relaciones privadas, intenciones de ser madre o incluso vestimenta.
  • Estas preguntas son ilegales y cualquier entrevistada tiene derecho a no contestar o incluso dar por terminada la entrevista.

Hay ciertas preguntas que todo candidato espera en una entrevista de trabajo. Qué papel puedes desempeñar en nuestra empresa, cuáles son las habilidades por las que podrías encajar en este rol e incluso el clásico tres puntos fuertes y tres débiles.

A medida que la compañía para la que esperamos trabajar es más importante y popular cabe esperar cuestiones de elevada complejidad o incluso algún examen relativo a nuestro futuro rol.

Pero lo que no debería escucharse, ni permitirse, en una entrevista de trabajo son cuestiones acerca de cualquier tipo de preguntas de carácter personal y privado encaminadas a discriminar a un candidato en función de su raza, religión o género.

Según el artículo 14 de la Constitución española, "los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo religión, opinión o cualquier otra condición personal o social". Esta igualdad además se traslada al ámbito laboral a través del Estatuto de los Trabajadores, que en su artículo 17 establece la no discriminación en las relaciones laborales.

Pero lo cierto, es que actualmente, más allá de la brecha salarial, las mujeres deban enfrentarse a procesos de selección de personal no siempre igualitarios, en el que en muchos casos ciertas preguntas pueden ir encaminadas a establecer un sesgo en cuestión de género.

Leer más: 9 cosas que piensas que está bien decir en el trabajo, pero que en realidad son racistas, sexistas u ofensivas

Se trata de preguntas relativas a la maternidad o la estabilidad familiar, en definitiva sobre su ámbito privado que vienen a imponer más barreras a ellas que a ellos para acceder al mundo laboral.

Pero si bien esto podría sorprender, un estudio de 2017 venía a decir lo contrario. Elaborado por el organismo británico Equality Human Rights Commission, y realizado por YouGov, el informe recoge que más de un tercio (36%) de las empresas o reclutadores entrevistados consideraban perfectamente razonable preguntar en una entrevista de trabajo a una mujer sobre sus planes de tener hijos.

Cabe resaltar, como recoge Sílvia Forés, Directora de Recursos Humanos en Baker McKenzie Barcelona, en una entrada de blog para InfoJobs que este tipo de preguntas vulnera  la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de hombres y mujeres y el Artículo 14 de la Constitución Española citado anteriormente, con lo que pueden resultar ilegales.

Preguntas sexistas que no debes tolerar en una entrevista de trabajo

Lo primero que se debe tener en cuenta, como resalta Javier Moronatti en un artículo previo para Business Insider sobre preguntas ilegales en una entrevista de trabajo, es que como en todo hay dos esferas -la profesional y la privada- que no deberían mezclarse en una entrevista de trabajo. "Por ello, hay ciertas cuestiones que no debes tolerar, ya que incluso algunas de ellas pueden estar fuera de la ley".

Y es que aunque estas preguntas puedan ser disfrazadas de forma que parezca que se busca un nivel de compromiso con la empresa, lo cierto es que no estás obligado a ofrecer datos de tu ámbito personal con una compañía o profesional de recursos humanos. "En una entrevista laboral no están permitidas preguntas como si estás casada, soltera o divorciada, si tienes o piensas tener hijos y mucho menos nada relacionado con tu condición sexual."

Más allá de estas cuestiones que pueden resultar más evidentes, cualquier mención que establezca una diferenciación entre candidatos y candidatas debe tomarse por pregunta sexista y sería por tanto ilegal. Entre las más habituales, preguntar a la candidata si se sentiría cómoda trabajando con hombres, o si sería capaz de gestionar un equipo masculino.

Leer más: Qué es la brecha salarial y por qué las mujeres cobran menos

No obstante, cómo recuerda Moranatti en su artículo, durante una entrevista de trabajo, "no tienes obligación de contestar a preguntas que puedan atentar contra tu derecho a la privacidad y a la igualdad".

Y sobra decir que cualquier persona en condición de entrevistada puede dar por terminada una entrevista de trabajo en cualquier momento, y sobre todo si durante el proceso se ha sentido incomodada.

Y además