Esto es lo que le pasa a tu cuerpo cuando comes demasiada pasta

Comer pasta

Getty Images

  • La pasta es una gran fuente de carbohidratos, el combustible energético de tu cuerrpo, y también de minerales como el cobre, el hierro, el selenio o el manganeso.
  • Sin embargo, si comes pasta a diario o como mucha frecuencia puedes engordar, aumentar tu presión arterial o tener riesgo de padecer diversas enfermedades. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Rica, versátil, socorrida y sencilla de preparar, ¿pero qué sucede si comes demasiada pasta? Como todo en la naturaleza, la clave reside en el equilibrio: no es necesario ni bueno suprimirla de la dieta, pero tampoco tomarla a diario.

Comenzando por sus beneficios, la pasta es una fuente saludable de hidratos de carbono, uno de los 3 macronutrientes esenciales para que tu organismo funcione adecuadamente. La pasta tiene un alto valor energético, si optas por su variante integral es rica en fibra para tu tránsito intestinal y también viene con una carga de nutrientes como el cobre, el hierro, el selenio o el manganeso.

Comerla un par de veces por semana es recomendable y positivo para tu organismo: puedes aprovechar los virtuosos ingredientes de la dieta mediterránea para acompañarla, desde el pesto al ajo, la cebolla, el aceite de oliva, el tomate, el pescado o los huevos. 

Eliminar la pasta de la dieta no suele ser lo más adecuado. En este sentido, son muchos los estudios que revelan las consecuencias negativas de las dietas bajas en carbohidratos como la paleo o la keto. Los hidratos están vinculados a una vida más longeva, y debes aumentar su consumo si prácticas deporte de forma frecuente.

Según explican desde Eat This, Not That, cuando tu organismo digiere este nutriente, los carbohidratos, se descomponen en glucosa, que al ingresar al torrente sanguíneo se absorbe en las células del cuerpo y se usa para producir una molécula de combustible en particular (conocida como ATP). El exceso se almacena como glucógeno, generalmente en el músculo o el hígado, para usarlo de forma posterior. Por eso se conoce como la moneda para la actividad física intensa.

Si eres una persona sedentaria, hipertensa o estás buscando adelgazar, debes vigilar el consumo de pasta. De lo contrario, esto es todo lo que le puede suceder a tu cuerpo. 

Diabetes en el horizonte

Si comes demasiada pasta puedes acabar teniendo diabetes, o al menos aumentarás con creces las papeletas de sufrir este trastorno metabólico. 

Existen estudios que afirman que una dieta muy alta en carbohidratos incrementa el riesgo de diabetes, por lo que debes ser una persona precavida con la cantidad de pasta presente en tus menús. 

Pobreza nutricional

No solo es lo que comes, sino lo que dejas de comer al darle excesiva preponderancia a un alimento en tu dieta. Debes combinar el trigo con otros cereales como el arroz, la quinoa, el maíz o la avena. Además, recuerda que también hay otros tipos de pasta, como la elaborada con harina de legumbres. 

Si abusas de la pasta refinada, a tu dieta le faltarán nutrientes.  

Los especialistas recomiendan come pasta unas dos veces por semana a mediodía si no practicas actividad física regular.
Los especialistas recomiendan come pasta unas dos veces por semana a mediodía si no practicas actividad física regular.

Jorge Zapata/Unsplash

Más papeletas para que tu corazón enferme

Pasarte con la pasta implica más peligros de sufrir en el futuro una enfermedad cardiovascular, según una investigación publicada en el American Journal of Epidemiology. Introducir exceso de carbohidratos refinados se relaciona con un riesgo más alto de sufrir este problema.

Riesgo de hipertensión

Los hidratos de carbono simples también guardan relación con la subida de la presión arterial, según un estudio publicado en Metabolism. Si eres hipertenso o no deseas serlo en el futuro, al loro. 

Una sarta de calorías de más que te harán engordar

Si quieres adelgazar o mantener tu peso bajo control debes tener en cuenta la considerable carga calórica que trae consigo la pasta. Vigila el tamaño de la porción, consúmela un par de veces a la semana y sobre todo, atiende a las salsas y acompañamientos, muchas veces responsables del exceso de calorías y grasas de la ración. El queso, la carne roja de la boloñesa, la nata de la carbonara y un largo etcétera son culpables de que engordes. 

La pasta integral es más saludable y rica en nutrientes que la blanca o refinada.
La pasta integral es más saludable y rica en nutrientes que la blanca o refinada.

Getty Images

Indigestión

Si comes una ración de pasta demasiado grande puedes padecer indigestión, un aumento extremo de azúcar en sangre y sensación de letargo y poca energía, acompañados de molestias estomacales. 

Aprender a comprender tu hambre, a comer de forma intuitiva, a masticar despacio y a beber agua antes de cada comida te permitirá conectar mejor con tu cuerpo y reducir el riesgo de indigestos atracones. 

Optando por la pasta integral aumentarás la sensación de saciedad y además, la fibra apoyará las bacterias saludables de tu intestino y provocará una absorción lenta y regular del azúcar en la sangre. 

LEER TAMBIÉN: Estos son los tomates envasados menos recomendables que puedes comprar en el supermercado, según la OCU

LEER TAMBIÉN: 7 vegetales que deberías cocinar en lugar de comer crudos

LEER TAMBIÉN: Así debes cocinar la pasta para que sin perder sabor sea más saludable y engorde menos

VER AHORA: Tiempo para el 'rally' de Navidad en bolsa: los expertos dudan de si las alzas de noviembre pueden dificultar las subidas de final de año en los índices