¿Puede Netflix comprar Roku? Qué piensan los empleados de la compañía y los expertos del sector

Reed Hastings, CEO de Netflix.
Reed Hastings, CEO de Netflix.

Reuters

En Roku, un operador de plataformas de streaming de vídeo que ha sufrido un duro desplome de sus acciones, los empleados hablan de la posibilidad de una adquisición y sus conversaciones y esperanzas, están puestas en Netflix.

Los empleados de Roku han estado discutiendo la posibilidad de una absorción por parte de Netflix en las últimas semanas, según varias personas familiarizadas con el asunto. Estas conversaciones se producen en un momento en que las acciones de Roku han caído un 80% desde finales de julio debido a una menor demanda de vídeo streaming y la disminución de las ventas de los decodificadores de televisión que comercializa la compañía.

Roku compite con Apple, Amazon, Google y Samsung en el mercado de los dispositivos de streaming, y algunos de esos titanes de la industria están luchando con la empresa —que es mucho más pequeña— por el pastel que suponen los anuncios de vídeo. 

El desplome de las acciones de Roku ha complicado que la compañía pueda competir en salarios con sus grandes rivales tecnológicos en un mercado laboral ya de por sí ajustado en Estados Unidos. El resultado ha sido un asombroso aumento de las ayudas en forma de capital a los empleados, dejando a Roku muy por debajo en cuanto a la retribución en forma de stock options.

Roku ya ha sido vista como un objetivo de adquisición, incluso el año pasado, cuando, según The Wall Street Journal, el CEO de Comcast, Brian Roberts, consideró la posibilidad de comprar la empresa. En enero, la salida de un alto ejecutivo de Roku avivó las dudas sobre el futuro de la compañía.

En las últimas semanas, la posibilidad de una adquisición de Netflix se ha convertido en el centro de las conversaciones internas de Roku. En paralelo, Roku ha cerrado bruscamente la ventana de negociación para todos los empleados, prohibiéndoles vender cualquiera de sus acciones adquiridas en un momento en que normalmente deberían poder hacerlo, según 2 de las personas familiarizadas con el asunto. 

Puede haber otras razones para esta interrupción de la negociación. Las empresas suelen cerrar las ventanas de negociación para los empleados antes de publicar información que afectará al precio de sus acciones para evitar así el uso de información privilegiada. 

Los portavoces de Roku y Netflix no han querido hacer comentarios.

El recorte de gastos en Netflix alimenta uno de los grandes temores de sus empleados: ¿Se ha acabado la edad de oro creativa del gigante del 'streaming'?

Netflix quiere anuncios y Roku los tiene

El responsable de Netflix, Reed Hastings.

Algunas de las personas familiarizadas con el asunto, junto con banqueros de la industria y otros expertos, aseguran a Business Insider que el momento sería ventajoso para ambas partes si estuvieran buscando llegar a un acuerdo. 

La valoración de Roku se ha desplomado por debajo de los 13.000 millones de dólares (unos 12.000 millones de euros) al cierre de las operaciones del martes, lo que hace que una adquisición sea más fácil de digerir que hace un año, cuando se informó de que Comcast estaba buscando un acuerdo.

Netflix quiere introducir publicidad en su servicio por primera vez, ya que se enfrenta a una mayor competencia y a la pérdida de suscriptores. Por su lado, Roku ha creado una sólida plataforma de publicidad en vídeo que ha generado 647 millones de dólares de ingresos en el primer trimestre. Esta cifra es 7 veces superior a las ventas realizadas por el negocio de hardware de Roku, que fabrica reproductores de vídeo y dispositivos relacionados.

"Tiene sentido que Netflix quiera ir hacia allí", apunta un banquero de inversión en tecnología. "Y tiene sentido en este entorno actual. Todo el mundo está mirando a su alrededor pensando: 'Yo valía el doble el año pasado. ¿Qué ha pasado?" 

Un empleado de alto nivel de Roku añade que un acuerdo entre las dos compañías "se alinearía bien en términos de cultura, negocio y valoración actual." Netflix está tratando de entrar en el vídeo bajo demanda basado en la publicidad "y Roku lo tiene", comparte esta persona. 

Todas las personas que han hablado con Business Insider para este reportaje han pedido no ser identificadas al hablar de asuntos privados. 

Una larga historia entrelazada

Netflix ha recurrido a las adquisiciones en el pasado para ayudar a su expansión. Cuando la compañía decidió el año pasado comenzar a ofrecer videojuegos, se lanzó a una mini adquisición, adquiriendo varios pequeños desarrolladores de juegos, incluyendo Boss Fight Entertainment en un acuerdo en marzo. 

Roku y Netflix tienen una larga historia entrelazada. Anthony Wood, fundador y consejero delegado de Roku, desarrolló un decodificador dentro de Netflix a principios de la década de 2000. Durante muchos años, las empresas tuvieron sus sedes corporativas una al lado de la otra en Los Gatos, California. 

Reed Hastings, cofundador y codirector ejecutivo de Netflix, decidió escindir ese negocio en 2008 por la preocupación de que poseer su propia plataforma obstaculizara su capacidad de distribuir su aplicación de streaming en otros dispositivos. 

En 2014, Hastings reiteró su falta de interés por el hardware. "Ahora trabajamos con más de 1.000 dispositivos. No hay ningún valor añadido para nosotros para hacer un dispositivo", dijo durante una entrevista en la Code Conference.

Un conocedor de Roku se mostró escéptico con respecto a un acuerdo, diciendo que Netflix "nunca mostró apetito por entrar en el hardware". Roku lidera el mercado de la televisión conectada en EEUU, pero las ventas de sus reproductores cayeron un 19% durante el primer trimestre, lo que supuso pérdidas para la división.

Sin embargo, esa parte del negocio se ve eclipsada por las operaciones publicitarias de Roku. Y Netflix obtendría una escala inmediata en publicidad al comprar Roku.

Netflix recorta 70 estudios de animación y entre 60 y 70 puestos en redes sociales, además de 150 despidos de empleados

"Ya no se trata de una religión"

Netflix se encuentra bajo el asedio de otros proveedores de vídeo, lo que ha provocado que sus acciones hayan caído un 70% en los últimos 6 meses. Ser propietario de Roku le daría una enorme ventaja competitiva a la hora de saber qué ve la gente y cuándo deja de verlo, no solo en Netflix sino también en los canales de streaming rivales que se transmiten a través de los dispositivos de Roku.

Un ejecutivo de la industria de los medios de comunicación que ha hablado con Netflix en las últimas semanas ha revelado a Business Insider que la visión de Hastings sobre el futuro de su compañía es que: "Nada está fuera de la mesa", y que está abierto a todo.

"Ya no se trata de una religión", ha apuntado esta persona.

Roku tiene más de 61 millones de cuentas activas, lo que la convierte en un arma estratégica importante en la creciente batalla por el mercado de la publicidad en streaming de vídeo entre los gigantes de la tecnología y la industria de los medios de comunicación. 

Si bien su condición de neutral era una herramienta valiosa en el pasado, la conexión directa de la empresa con tantos consumidores y hogares podría dar a Netflix más poder para negociar con otras plataformas y titanes de la industria. 

De hecho, Apple y Amazon tienen servicios de transmisión de vídeo y venden sus propios dispositivos de transmisión. Eso no ha impedido que esas empresas ofrezcan servicios rivales a través de su hardware.

Sin embargo, algunos observadores del sector se preguntan si tiene sentido que Netflix gaste tanto en una adquisición en un momento en el que se enfrenta a la presión de los inversores para impulsar el crecimiento de los ingresos y frenar las pérdidas de abonados. A pesar de haber comprado recientemente varios pequeños desarrolladores de videojuegos, la empresa ha evitado las grandes operaciones de fusiones y adquisiciones.

Un analista de la industria también ha destacado que Netflix podría entrar en conflicto con los reguladores antimonopolio si intentara comprar Roku. Otra fuente de la industria comenta que Netflix estaba empezando a averiguar lo que quiere hacer en la publicidad y podría no saber todavía si necesita ir de compras para un negocio del tamaño de Roku.

A pesar de la reciente caída de las acciones, Roku probablemente le costaría a Netflix al menos una quinta parte de su valoración de mercado de 88.000 millones de dólares.

Nota: Mathias Döpfner, director general de la empresa matriz de Business Insider, Axel Springer, es miembro del consejo de administración de Netflix.

Otros artículos interesantes:

El co-CEO de Netflix explica el polémico nuevo modelo de suscripción de la plataforma que incluirá anuncios después una década resistiéndose a la publicidad

La producción original de Quibi resucita en Roku, confirmando que el contenido es el rey, pero la distribución es la reina

Netflix actualiza su manifiesto cultural: 2 de los cambios dicen grandes cosas sobre el futuro de la compañía de 'streaming'

Te recomendamos