Pasar al contenido principal

Por qué los analistas de Wall Street piensan que la UE puede ganar la guerra comercial contra Trump

Una mujer con una bandera de la UE en una manifestación por la democracia en el centro histórico de Varsovia, Polonia.
Una mujer con una bandera de la UE en una manifestación por la democracia en el centro histórico de Varsovia, Polonia. Kacper Pempel/Reuters
  • Las compañías europeas podrían beneficiarse de la guerra comercial que ha iniciado Trump, según analistas de Citi.
  • "Ganar la guerra comercial (...) sigue siendo una oportunidad real para Europa", ha señalado el banco.
  • Las empresas europeas pueden quedarse con parte de la cuota de mercado de las empresas estadounidenses en mercados como el de China, así como beneficiarse de los acuerdos comerciales a medida que disminuye la influencia de EEUU.
  • Esto podría perjudicar a la economía estadounidense y enfurecer a Trump.
  • La UE ya ha amenazado con aplicar a EEUU aranceles por valor de 300.000 millones de dólares.

Europa y las empresas europeas serán los mayores beneficiarios de la guerra comercial entre la administración Trump y el resto del mundo, si juegan bien sus cartas. Así lo afirman algunos analistas de Citi, que creen que el conflicto ofrece "una oportunidad real" a Europa.

La nota semanal sobre economía europea de Citi, que elabora un equipo dirigido por Christian Schulz, establece que el aumento de los aranceles que ha decidido la administración Trump podría permitir proporcionar a las empresas europeas una ventaja competitiva frente a sus homólogas estadounidenses.

"Ganar la guerra comercial, aunque ya no sea desde el margen, sigue siendo una oportunidad real para Europa", contaba el equipo a sus clientes a finales de la semana pasada.

La hipótesis del equipo se centra en dos argumentos. En primer lugar, la creencia de que, aunque los aranceles perjudicarán a las empresas europeas en EEUU, les permitirán competir de forma más agresiva frente a las compañías estadounidenses en mercados como China.

En segundo lugar, que empeorará la reputación internacional de Estados Unidos, permitiendo que la UE se convierta en el socio comercial mundial preferido de las principales economías.

"Las empresas europeas compiten con las estadounidenses en mercados clave como China y podrían ganar cuota de mercado a expensas de sus homólogos estadounidenses", argumentaban los analistas de Citi.

Con los aranceles que EEUU aplica a los productos chinos y las respuestas de China, es probable que las empresas chinas estén más dispuestas a hacer negocios con compañías europeas. Esto aumentaría la rentabilidad de las estas últimas, lo que también podría tener un impacto positivo global en el producto interior bruto.

Además, señala Citi, la postura de EEUU probablemente condicione las negociaciones de la UE con las economías de todo el mundo. Si parece que EEUU se cierra al resto del mundo, es poco probable que los demás países estén dispuestos a llegar a un acuerdo con dicho país.

Al posicionarse como un bastión del libre comercio, la UE podría beneficiarse  de condiciones favorables en las asociaciones comerciales.

"El poder de negociación de la UE en los acuerdos de libre comercio con terceros países aumenta, ya que EEUU ya no es un socio alternativo atractivo", señalaba Citi.

Si estos resultados se materializaran, probablemente habría dos consecuencias importantes: por un lado, podría perjudicar a los beneficios de las empresas estadounidenses, que perderían cuota de mercado frente a sus competidores europeos, lo que podría dañar a la economía estadounidense en general e incluso al crecimiento mundial.

"En el caso de que se produjera un nuevo deterioro notable de las tensiones comerciales que pudiera frenar el ritmo de crecimiento del comercio mundial, nuestras previsiones de demanda externa probablemente se revisarían a la baja", apuntaba el equipo de Citi.

Leer más: La lista de morosos de Hacienda: estos los famosos deudores de la agencia tributaria

En segundo lugar, lo más probable es que provoque la ira de Trump, lo que podría llevar a una escalada aún mayor del conflicto. El presidente estadounidense no ha respondido bien a este tipo de situaciones, como demostró ante el anuncio de Harley Davidson de que trasladaría parte de su producción fuera de EEUU al imponerle Trump mayores aranceles.

En ese sentido, podría ser que Trump haya percibido la decisión de Harley Davidson como algo personal, porque anteriormente ha recibido a ejecutivos de la compañía en la Casa Blanca y la ha elogiado por construir sus motos en EEUU.

Por la misma razón, las empresas europeas que ahora se beneficien de los aranceles podrían encontrarse con una reacción parecida, posiblemente en forma de más impuestos en EEUU.

Te puede interesar