China quiere poner fin al vacío legal que aprovechaban sus gigantes tecnológicos para cotizar en bolsas extranjeras

El presidente chino Xi Jinping.
El presidente chino Xi Jinping.

REUTERS/Aly Song

China quiere prohibir que sus gigantes tecnológicos coticen en mercados bursátiles extranjeros. ¿Por qué? Porque países como Estados Unidos exigen una transparencia que el gobierno chino no está dispuesto a ofrecer.

En agosto, Estados Unidos empezó a solicitar nuevos requisitos para las empresas chinas que querían salir a bolsa en Wall Street. Era básicamente información financiera que hasta entonces no se estaba dando, con el objetivo de que los inversores pudieran tener mayor conocimiento sobre los riesgos que comporta invertir en las empresas. En definitiva, mayor transparencia.

Pero la transparencia no es precisamente algo que caracterice a Pekín, y el gobierno chino no está por la labor de compartir esa información con el mundo. 

Según una noticia avanzada por Bloomberg, que cita fuentes conocedoras del asunto, el régimen de Xi Jinping planea prohibir a sus tecnológicas las salidas a bolsa en el extranjero. La Comisión Reguladora de Valores de China, por su parte, lo niega.

¿Cómo? Cerrando un vacío legal que la industria tecnológica ha aprovechado durante mucho tiempo para conseguir capital de inversores extranjeros.

"Estados Unidos ha pedido a las empresas que den información sobre sus estados financieros. China tiene una ley, la State Secrecy Law, para poder evitarlo, y con la que lo ha evitado todos estos años. Pero ya no pueden, porque los americanos han reforzado estas medidas", explica Alicia García Herrero, economista jefe para Asia-Pacífico de Natixis. 

Por eso China corta ahora por lo sano vetando las salidas a bolsa en el extranjero.

La prohibición se encuentra entre los cambios incluidos por Pekín en un nuevo borrador de las reglas de cotización en el extranjero. Un documento que podría estar listo este mismo mes, según las fuentes citadas por Bloomberg. 

¿Cuál es el vacío legal que Xi Jinping se quiere cargar?

El proteccionismo de China no sólo afecta a las empresas europeas o estadounidenses que quieren hacer negocio en el país asiático. También lo sufren las propias compañías chinas cuando salen al extranjero. 

Si una compañía estadounidense tiene que afrontar una carrera de obstáculos para entrar en China, lo lógico es que EEUU imponga las mismas limitaciones a los actores chinos que quieren entrar en territorio americano. Esto es lo que entre gobiernos se llama level-playing field.

Pero los gigantes chinos, como Alibaba, Baidu o Tencent, encontraron un huequecito entre las barreras a la inversión impuestas por EEUU: la llamada estructura VIE (entidades de interés variable), que les permite salir a la bolsa americana. Se trata de tener una sociedad china, y crear otra offshore en el país en el que quieren cotizar.

La respuesta de EEUU: exigir transparencia para los inversores

Pero EEUU no iba a quedarse de brazos cruzados viendo cómo los gigantes chinos saltan sus barreras sin cumplir con sus exigencias, y en agosto, la Comisión de Bolsa y Valores de EEUU (SEC) empezó a anunciar nuevos requisitos de transparencia en el uso de esas entidades de interés variable (VIE) para las salidas a bolsa.

"El Gobierno chino no quiere que sus empresas den datos, por eso van a prohibirlo, incluso de los estados contables", añade García Herrero. 

Y, ¿qué harán entonces? "Irán a otras bolsas...A Hong Kong, a Singapur, dentro de China... Esto es malo para EEUU, pero creo que ya era hora, por la defensa de los inversores".

Otros artículos interesantes:

China no deja que Tencent actualice sus aplicaciones ni lance otras nuevas como parte de sus medidas de presión contra las grandes tecnológicas

China pertenece ahora a Xi Jinping y lo que él cree podría sumir al mundo en el caos

Huawei confía en los acuerdos de licencias con terceros para eludir las restricciones estadounidenses y, así, incrementar los envíos de móviles

Te recomendamos

Y además