La cruzada de China contra la tecnología, paso a paso: así ha actuado el país contra los algoritmos o la minería de criptomonedas

El presidente chino, Xi Jinping, durante un discurso a finales de 2020.
El presidente chino, Xi Jinping, durante un discurso a finales de 2020.

REUTERS/Tingshu Wang

  • China ha ejecutado al menos 19 acciones de regulación de empresas en los últimos 12 meses.
  • Las nuevas medidas aplicadas responden a distintas prioridades gubernamentales, como la lucha contra los monopolios o el silenciamiento de voces disidentes.
  • China no pretende destruir a sus gigantes tecnológicos, sino controlar sus peores efectos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

China ha puesto en vigor una de las normativas más estrictas del mundo en materia de privacidad digital, que afecta a millones de empresas y modifica el funcionamiento de Internet para casi mil millones de usuarios.

La Ley de Protección de la Información Personal ha llegado en un momento en el que el Gobierno chino se encuentra en medio de una amplia serie de medidas enérgicas contra el sector tecnológico del país.

Desde el pasado otoño, China ha reforzado el control sobre las redes sociales y los sitios de comercio electrónico, ha obligado a huir a los mineros de criptomonedas, ha establecido nuevas normas para los fabricantes de videojuegos y ha anunciado planes para restringir el uso de algoritmos por parte de las empresas.

En los últimos 12 meses se han llevado a cabo al menos 19 acciones reguladoras importantes en el país, que han abordado una gran variedad de sectores, desde el reparto de comida hasta las plataformas de alquiler online.

A continuación, Business Insider detalla lo que hay que saber sobre las nuevas normas y lo que significan para el futuro de la enorme e influyente industria tecnológica china.

Antimonopolio y disidencia

Aunque Pekín ha anunciado su paquete de normas en rápida sucesión, los expertos dicen que no están necesariamente guiadas por una visión singular de la economía.

En su lugar, la avalancha de nuevas normas aborda al mismo tiempo una serie de prioridades gubernamentales que pasan por objetivos como frenar el comportamiento monopolístico o aplastar la disidencia.

"No es fácil decir que se trata de un 30% de control y un 70% de política pública, o al revés, porque están inextricablemente ligados", explica Martin Chorzempa, miembro del Instituto Peterson de Economía Internacional.

En consecuencia, hay que mirar la normativa desde varios puntos de vista, sostiene Samm Sacks, investigadora principal del Centro Paul Tsai de China de la Facultad de Derecho de Yale y miembro de política cibernética de New America, un centro de estudios centrado en cuestiones de política pública.

"No hay una sola norma, aunque teóricamente se puede incluir en un conjunto más amplio de cosas, como el control de los partidos sobre el sector privado", afirma Sacks.

Protección del consumidor

La nueva ley de privacidad, y otra ley de seguridad de datos que entró en vigor en septiembre, son probablemente esfuerzos genuinos para crear protecciones más fuertes para los consumidores.

En gran parte, ambas leyes se han diseñado para responder a preocupaciones similares sobre la vigilancia corporativa que se han planteado en Estados Unidos y otras partes del mundo. 

Pero algunas disposiciones, según Sacks, podrían servir de base para que el Gobierno presione a las empresas para que entreguen los datos de los usuarios.

En el pasado, las empresas se han opuesto a las solicitudes de datos cuestionando su legalidad, pero ahora las autoridades pueden ampararse en las nuevas leyes y citar la seguridad nacional u otras justificaciones, argumenta Sacks.

Google se alió con Facebook para burlar los intentos de Apple de ofrecer más privacidad, según los fiscales que mantienen la causa contra las tecnológicas

Algoritmos de restricción

Aparte de la ley de privacidad, lo más destacable de la normativa desplegada por China se refiere a la seguridad de los datos y los algoritmos. "Son las nuevas reglas del juego para toda la economía digital", detalla Chorzempa.

Una de las medidas relevantes es una campaña lanzada el mes pasado por la Administración del Ciberespacio de China para frenar el mal uso de los algoritmos.

Un borrador de proyecto publicado en agosto muestra que el gobierno exigirá que las plataformas en línea ofrezcan a los usuarios la posibilidad de desactivar las recomendaciones automáticas y prohíben a las empresas utilizar algoritmos, por ejemplo, para discriminar precios. 

Muchos investigadores y activistas occidentales han dado la voz de alarma sobre los algoritmos depredadores y tendenciosos, pero China es el primer país que aborda seriamente la cuestión.

España ultima su observatorio para analizar el impacto social de los algoritmos y se postula como país piloto para probar el futuro reglamento europeo de la inteligencia artificial

La razón por la que China ha pasado al ataque antes, se debe en parte a que opera bajo un sistema autoritario que le permite tomar decisiones rápidamente, mientras que la democracia y la deliberación llevan tiempo, argumenta Shazeda Ahmed, investigadora visitante del AI Now Institute y estudiante de doctorado en la Universidad de California, Berkeley.

Ahmed señala que las normas de algoritmos de China son un experimento que los responsables políticos de todo el mundo tendrán ahora la oportunidad de estudiar.

"Si algunos de estos problemas persisten, entonces tendremos más pruebas que sugieren que regular los algoritmos no es suficiente", afirma.

Préstamos abusivos

Pese a que muchas de las regulaciones impuestas parezcan repentinas o drásticas, han tardado años en llegar. En algunos casos, detalla Ahmed, el Gobierno chino simplemente está al fin abordando problemas de largo alcance.

A las empresas tecnológicas chinas "se les ha permitido salirse con la suya durante mucho tiempo", explica Ahmed. "Esto ha estado ocurriendo durante un tiempo, y el Gobierno esperó hasta que se acumularon amplias pruebas de que había que hacer algo".

Ahmed señala específicamente al sector de los préstamos abusivos, que ha dejado a muchos ciudadanos chinos en la ruina financiera.

La crisis de Evergrande es "el principio del fin del modelo de crecimiento de China tal y como lo conocemos" y la economía de todo el planeta cambiará

El sector se convirtió en una de las primeras víctimas de las medidas enérgicas en noviembre de 2020, cuando las autoridades financieras chinas introdujeron nuevas reglas de préstamo y suspendieron la esperadísima oferta pública inicial del gigante fintech Ant Group.

"Las personas que han estado observando de cerca esta industria durante los últimos años habrían dicho que este momento llegaría en algún momento", dice Xiaomeng Lu, director de Eurasia Group centrado en tecnologías emergentes, geopolítica y mercados.

"Pero el peso de la salida a bolsa de Ant ha sido muy dramático".

Desinflando una burbuja tecnológica

Lu también apunta que a mediados del verano, cuando el Gobierno anunciaba medida tras medidas, "muchos inversores se asustaron" y dijeron que se había vuelto imposible mantener muchos valores tecnológicos chinos debido al alto nivel de incertidumbre.

Esa tendencia, no obstante, duró poco más de un mes. "Luego algunos volvieron rápidamente", matiza Lu.

Si la economía de China sigue tambaleándose, no sólo caerá Pekín: el mundo entero se derrumbará con ella

Los expertos han señalado a Business Insider que es casi seguro que el Gobierno chino no está tratando de destruir a los gigantes tecnológicos del país, sino simplemente frenar sus peores efectos al tiempo que preserva la estabilidad.

"Quieren filtrar el tipo de inversión de capital loco", relata Lu. "Quieren deshacerse de ese tipo de burbuja tecnológica".

En general, la forma en que están redactadas muchas de las nuevas regulaciones tecnológicas de China "les parecería bastante bien a muchos estadounidenses", aventura Chorzempa.

Por ejemplo, el Gobierno chino emitió en julio unas directrices que obligan a garantizar a los repartidores una remuneración superior al salario mínimo, reflejando esfuerzos legislativos similares en lugares como Nueva York o España.

Pero al mismo tiempo, Chorzempa reconoce que las medidas enérgicas a menudo dan al Partido Comunista Chino un mayor control sobre la sociedad e introducen "normas más draconianas, que están diseñadas para asegurar que el partido mantenga un fuerte control sobre el poder".

Otros artículos interesantes:

Alibaba presenta uno de los chips más avanzados de China: "Un hito en el camino hacia la autosuficiencia de los semiconductores"

La versión china de TikTok lanza pausas de 5 segundos entre sus contenidos para mitigar la adicción de sus usuarios

Te recomendamos