Se busca al primer 'analista cardíaco del terror': ganará 1.100 euros por ver 13 pelis de miedo

'Poltergeist: Fenómenos extraños'.
'Poltergeist: Fenómenos extraños'.
Turner Entertainment
  • Una empresa financiera quiere descubrir si las películas de terror de grandes presupuestos tienen sustos más efectivos que las pelis de miedo de poco presupuesto.
  • Para averiguarlo, esta empresa busca al primer analista de frecuencia cardíaca en el género de las pelis de horror. Ganará 1.100 euros por ver 13 pelis del género en octubre.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Si eres una persona que adora ver películas de terror, quizás alguna vez has fantaseado con trabajar como crítico especializado, que te paguen por asustarte. Pues bien, la empresa financiera FinanceBuzz ha creado un trabajo muy parecido.

FinanceBuzz ha anunciado que busca a un amante del terror (o alguien que tenga ganas de pasarlo mal) para que vea durante el mes de octubre 13 películas de miedo. A cambio de explorar 13 pesadillas en forma de largometrajes, dicha persona se llevará 1.300 dólares (unos 1.100 euros).

Más allá de la viralidad del asunto, el objetivo del experimento es convertir al candidato en el primer analista de frecuencia cardíaca en el género de las pelis de terror. Es decir, tendrá que ver las películas con un Fitbit que mida su pulso. De este modo, FinanceBuzz sabrá cuáles fueron los filmes que más aceleraron literalmente su corazón.

"En homenaje a la llegada de la temporada del horror por excelencia, en FinanceBuzz nos morimos por saber si las películas de miedo de presupuesto elevado dan mejores sustos que las que tienen poco presupuesto", explica la compañía.

El participante tendrá que ver las películas entre el 9 y el 18 de octubre: Saw, La morada del miedo, Un lugar tranquilo Parte 1 y Parte 2, Candyman (no queda claro si es la película antigua o la recién estrenada), Insidous, El proyecto de la bruja de Blair, Sinister, Déjame salir, La Purga: la noche de las bestias, La noche de Halloween, Paranormal Activity y Annabelle.

Una de las características económicas de las películas de terror es que no suelen tener un presupuesto elevado. Eso las convierten en producciones muy rentables, y por eso no hay mes que no haya un estreno de este género en cartelera. Son una apuesta segura para las productoras.

"Para que una película logre ponerte los pelos de punta o mandarte a la cama con escalofríos no necesita usar efectos especiales punteros o monstruos generados por ordenador", explica FinanceBuzz. "Casi siempre, los sustos del terror dependen de su historia y no del presupuesto de la productora".

Posiblemente de las 13 películas la más cara sea Un lugar tranquilo Parte 2 con un presupuesto de 61 millones de dólares. Le seguiría su primera parte (17 millones) y La noche de Halloween (10 millones). A partir de estas 3 el presupuesto va bajando y bajando hasta llegar a cifras como los 60.000 dólares que costó El proyecto de la bruja de Blair o los 15.000 de Paranormal Activity.

'El proyecto de la bruja de Blair'.
'El proyecto de la bruja de Blair'.
Artisan Entertainment

Además de los 1.100 euros, el analista se quedará con el Fitbit y con un vale de regalo de 50 dólares para cubrir los gatos que puede suponer alquilar estas películas.

Los interesados tienen hasta el próximo 26 de setiembre para apuntarse y el candidato se anunciará el 1 de octubre. El formulario pide a las personas explicar cosas como cuáles son sus películas de miedo preferidas, si tienen experiencias especiales vinculadas a dicho visionado... Si estás interesado, debes vivir en Estados Unidos para formar parte de la selección.

Si no puedes apuntarte porque no vives en Estados Unidos, siempre puedes copiar la idea a FinanceBuzz y repetir el experimento con tus amigos en Halloween. 

Otros artículos interesantes:

25 grandes juegos de terror y miedo que no debes probar a solas bajo ningún concepto

13 grandes 'escape rooms' virtuales para vivir desde casa aventuras de terror, intriga, fantasía...

12 películas de terror tan perturbadoras que lograron desmayar a su audiencia (y que saliera por patas de las salas de cine)