Resuelto el misterio del Apolo 17: el bombardeo que sufrió la Luna hace 4.200 millones de años y que ayuda a calcular la edad de otros planetas

Apolo 11.
Apolo 11.

Reuters

  • En 1972, la misión Apolo 17 de la NASA alunizaba en el satélite terrestre, en la que sería la última misión tripulada a la Luna.
  • Ahora, tras 49 años del estudio de las rocas lunares, los investigadores han conseguido explicar qué sucedió en los primeros tiempos de la Luna.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La Luna es el único satélite que orbita alrededor de la Tierra y, aun así, ha sido visitado en pocas ocasiones, concretamente por la misión Luna 21, de la Unión Soviética, y la conocida Apolo 17, de la NASA.

En este último caso, se trató de la última misión tripulada a la Luna, enmarcada en una serie de 3 misiones dentro del programa Apolo de la agencial estadounidense, y que alunizó en el área de tierras altas y el valle de Taurus-Littrow, donde se pudieron encontrar rocas jóvenes y antiguas.

Lanzada el 7 de diciembre de 1972, contó con la presencia de Harrison Schmitt, el primer astronauta científico que llegaba a la Luna, con el objetivo de realizar estudios geológicos y muestreo de materiales, con un tiempo de permanencia en el satélite de 75 horas que dieron lugar a una cantidad ingente de muestras con un peso de 110,4 kilogramos.

De vuelta a la Tierra, Schmitt categorizó una muestra, la Roca de la Estación 8, como uno de los materiales únicos más importantes que se habían recolectado y, en ese entonces, fue cuando comenzó un misterio que ha durado 49 años.

El bombardeo que sufrió la Luna

Al recoger las muestras del Apolo 17, hubo un problema que ha durado hasta este mismo año: la colección de la cuenca del Mare Serenitatis –Mar de la Serenidad, por su traducción del latín– se confundió con la de Mare Imbrium –Mar de Lluvias, del latín–. Hasta ahora, este hecho había sido un quebradero de cabeza.

Sin embargo, un nuevo estudio publicado en Nature por investigadores de la Open University (Reino Unido) ha concluido que dichas rocas del Serenitatis se crearon a partir de un bombardeo por planetas y asteroides hace 4.200 millones de años, durante los primeros tiempos de la Luna. 

“Ha sido difícil establecer el vínculo exacto de las muestras con la cuenca del Serenitatis desde que se recuperó la colección del Apolo 17”, explicó Ana Černok, líder del estudio, a Forbes

9 teorías que rebaten la paradoja de Fermi y explican por qué la humanidad aún no ha contactado con vida inteligente de otros planetas

A pesar de su dificultad, el estudio de las rocas lunares y sus edades es de vital importancia para conocer, por ejemplo, las edades extrapoladas de planetas como Marte, Venus o Mercurio, ya que se extraen de dichas rocas.

"Analizar la densidad de los cráteres de impacto en las superficies planetarias es la única técnica para conocer sus edades de forma remota", agregó Černok. "Para comprender de manera integral la historia de la Luna, debemos centrarnos no solo en las más antiguas, sino también en las muestras que tienen menos de 3.000 millones de años porque están ausentes en el registro meteorítico y de Apolo". 

Como colofón, el estudio ha incidido en que el denominado Bombardeo Pesado Tardío –LHB, por sus siglas en inglés– podría haber durado más de lo que se pensaba, aunque solo se sabrá al extraer más material lunar, intención que Elon Musk y la NASA quieren conseguir en un futuro no muy lejano.

Otros artículos interesantes:

Rusia planea lanzar una nave espacial de propulsión nuclear que pueda viajar desde la Luna hasta Júpiter

Un ordenador que no se enciende desde 2009 podría ser la única forma de reparar el telescopio espacial Hubble de la NASA

SpaceX y la NASA lanzan calamares, limones, aguacates, ositos de agua y paneles solares a la Estación Espacial Internacional

Te recomendamos

Y además