Sam Altman, CEO de la desarrolladora de ChatGPT, prevé que la "brutal" escasez de chips de IA disminuirá el año que viene

Hasan Chowdhury,
Sam Altman, director ejecutivo de OpenAI (la desarrolladora de ChatGPT).
Sam Altman, director ejecutivo de OpenAI (la desarrolladora de ChatGPT).

Justin Sullivan/Getty

  • Gracias al auge de la inteligencia artificial, los microchips de Nvidia se han convertido en el bien más preciado de Silicon Valley este año.
  • Sin embargo, la escasez de chips podría remitir el año que viene, según Sam Altman. El jefe de OpenAI ha anticipado que pronto entrarán en el mercado nuevos rivales de Nvidia.

Sam Altman, CEO de OpenAI (la desarrolladora de herramientas de inteligencia artificial como ChatGPT o DALL·E), ha pronosticado que la "crisis brutal" provocada por la escasez de microchips que se necesitan para trabajar en IA va a remitir el año que viene.

El máximo responsable de OpenAI ha declarado al Financial Times que espera que la escasez de chips se reduzca a medida que entren en ese mercado nuevas empresas con ofertas que rivalicen con el bien más preciado de la inteligencia artificial en este momento: los populares procesadores H100 de Nvidia, que cuestan 40.000 dólares cada uno (unos 37.300 euros al tipo de cambio actual).

Compañías como OpenAI, que han estado a la vanguardia del auge de la IA generativa este año, han dependido de Nvidia para obtener procesadores de última generación, conocidos como GPU (tarjetas gráficas), que ofrecen la potencia de cálculo necesaria para que aplicaciones como ChatGPT funcionen eficazmente.

OpenAI ha contado con el respaldo financiero de Microsoft, que anunció una inversión multimillonaria en el fabricante de ChatGPT a principios de este año.

Ilustración sobre ChatGPT y OpenAI

El éxito de Nvidia en la venta de procesadores a empresas de inteligencia artificial ha sido tan grande este año que la compañía se ha convertido en miembro del selecto club de Silicon Valley que cuenta con una capitalización bursátil que supera el billón de euros

Al parecer, el fabricante de microchips se fijó un objetivo de producción de 500.000 GPU en 2023, pero pretende triplicar esa producción en 2024, hasta alcanzar al menos el millón y medio de unidades vendidas.

Durante la entrevista con el Financial Times, Altman ha asegurado: "La magia del capitalismo está haciendo de las suyas" y "a mucha gente le gustaría ser Nvidia ahora mismo". Entre las empresas que quieren competir con Nvidia se encuentran pesos pesados como Google o Microsoft, así como el especialista en chips AMD.

Aunque Nvidia ha desempeñado un enorme papel en la aceleración del auge de la IA este año, su CEO, Jensen Huang, se muestra precavido. Según ha publicado Fortune, en un evento organizado por The Harvard Business Review la semana pasada Huang afirmaba que "no existen las empresas que tengan la supervivencia asegurada".

OpenAI no ha respondido a la petición de declaraciones de Business Insider.

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.