Pasar al contenido principal

Sánchez tranquiliza a los empresarios una semana después de su acuerdo con Podemos y promete actuar "dentro de los márgenes financieros"

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno Borja Sanchez Trillo / Gettyimages
  • Sánchez se ha dirigido por primera vez a los empresarios después de anunciar su acuerdo para formar Gobierno con Podemos.
  • El presidente todavía en funciones defiende que sus políticas sociales serán responsables y se ejecutarán dentro de los "márgenes financieros".
  • Ha advertido que la lucha contra la precariedad y la protección de los trabajadores ni minará la economía ni entorpecerá la competitividad.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Pedro Sánchez ha interpelado por primera vez a los empresarios españoles desde que anunció su acuerdo para formar un Gobierno con Unidas Podemos, con quien mantiene diferencias en políticas económicas. El todavía presidente en funciones ha reivindicado algunas líneas del que será —si sale adelante la investidura— su futuro Ejecutivo.

"Una gestión responsable de la economía no es incompatible con mejorar la cohesión social y la cohesión territorial", ha advertido el mandatario socialista. Sánchez ha anunciado su compromiso a que las políticas sociales de su Gobierno se desplegarán "dentro de los márgenes financieros".

Lo ha hecho en una conferencia ante empresarios en la que ha presumido de los datos de crecimiento económico en España. Con todo, este mismo miércoles se ha conocido que Bruselas ha vuelto a advertir al Ejecutivo que se arriesga a incumplir los objetivos europeos de déficit y deuda.

En su comparecencia, Sánchez ha mostrado así su compromiso "con la disciplina fiscal y con los objetivos de estabilidad acordados de la Unión Europea, que formarán parte de los ejes vectores" de su gabinete. "Un Gobierno responsable puede tener una prioridad social muy marcada, como es evidente que tendrá, pero también trabajar dentro de los márgenes financieros", ha insistido.

"Además de esa disciplina fiscal, somos mayoría los que hoy compartimos que el crecimiento económico y la cohesión social van de la mano", ha apostillado, al tiempo que ha defendido que dicha cohesión implica "políticas de redistribución, subidas de salarios de trabajadores y trabajadores". Eso sí, "sin minar la competitividad de la economía".

También se ha referido a uno de los principales problemas del mercado laboral español. A juicio de Sánchez es "la precariedad laboral", aunque ha prometido que la protección de los trabajadores no deberá entorpecer "la capacidad adaptativa de las empresas".

Leer más: Qué ha llevado a Sánchez y a Iglesias a aceptar un Gobierno de coalición menos de 48 horas después de conocer los resultados del 10-N

Con respecto al sector público, Sánchez ha planteado que no limitará "las posibilidades del sector privado", sino que hará lo contrario: será quien "las retroalimente".

Sánchez ha hecho estas consideraciones en el marco de la VI Cumbre de la Empresa Familiar Europea, que ha tenido lugar este miércoles en Madrid.

Ha sido el primer mensaje que el presidente interino ha hecho a los empresarios después de que la semana pasada el político anunciara de forma sorpresiva haber alcanzado un preacuerdo para formar un Gobierno de coalición con Unidas Podemos.

Tras el anuncio de preacuerdo entre PSOE y Podemos, el Ibex cerró con una caída de ocho décimas en una jornada en la que los bancos firmaron bajadas más sensibles. Tras las elecciones, la patronal ya había dicho que prefería un gobierno moderado.

Y además